Ideal

Siete muertos, incluida una turista canadiense, durante un tiroteo en Jordania

Varios policías jordanos.
Varios policías jordanos. / AFP
  • Hay otras nueve personas heridas debido a este ataque contra una comisaría en Kerak

  • Los autores del asalto tuvieron 14 rehenes durante horas

Siete personas murieron este domingo durante un ataque perpetrado por hombres armados contra una comisaría y varios vehículos de la Policía, cerca de un lugar turístico en el sur de Jordania y según confirmó una fuente del servicio de Seguridad General, que luego confirmó en un comunicado que cuatro de los fallecidos eran policías, otros dos eran civiles jordanos y el otro una turista canadiense.

"Cuatro de las personas fallecidas son policías y la otra es una turista canadiense; y otras nueve personas resultaron heridas", indicaba esta fuente antes de conocerse las siguientes dos víctimas. "Los servicios de seguridad persiguieron a los hombres armados, que están rodeados en la ciudadela de Kerak", un lugar turístico situado a 118 kilómetros al sur de Ammán, añadió el servicio de Seguridad General.

Los autores del tiroteo mantuvieron al menos a 14 rehenes en el castillo de la ciudad, donde se habían atrincherado y están ahora rodeados por fuerzas especiales de la Policía jordana. Al menos una decena de asaltantes se encuentran en el interior del castillo, un importante punto turístico del sur del país, según fuentes de seguridad citadas por el medio jordano Al Ghad.

La mayoría de los turistas son de nacionalidad malasia, según las primeras informaciones. El ataque comenzó esta mañana en la cercana localidad de Al Qatrana, donde al menos un vehículo abrió fuego contra una comisaría y un coche patrulla antes de darse a la fuga en dirección al castillo, a unos 10 kilómetros al oeste, según ha confirmado el primer ministro del país, Hani al Mulki, en su cuenta oficial de Facebook. El castillo, levantado en el siglo XII y gran atractivo turístico de la ciudad, está ahora bajo la vigilancia de las fuerzas especiales jordanas.

El primer ministro jordano, Hani Mulqi, intervenía en el Parlamento en el momento de los ataques y explicó que "las fuerzas especiales y policías rodeaban a diez hombres armados que se habían atrincherado en la ciudadela de Karak". Jordania forma parte de la coalición internacional antiyihadista que bombardea al grupo Estado Islámico (EI) en Siria e Irak desde 2014. El reino ha llevado a cabo bombardeos aéreos contra los yihadistas y alberga en su territorio a tropas de la coalición. Ya en junio, un atentado suicida reivindicado por el EI le costó la vida a siete guardias fronterizos jordanos, cerca de sus límites con Siria.