Con lágrimas pero desafiantes, supervivientes de la masacre en Florida vuelven a clase

Varios alumnos regresan a la escuela. / AGENCIAS

La matanza del Día de San Valentín ha generado un nuevo clamor por el control de las armas en EE UU, que dejan unas 33.000 muertes anuales

COLPISA/AFP

Llorosos, desafiantes y rodeados de mensajes de apoyo, flores y una fuerte presencia policial, los estudiantes volvieron este miércoles a su escuela en Parkland, Florida, donde un exalumno masacró a 17 personas hace dos semanas.

Los adolescentes entraron a la escuela Marjory Stoneman Douglas en esta ciudad al norte de Miami, amparados por docenas de policías y de equipos SWAT que se formaron en línea en las veredas para saludar a los estudiantes, cada uno, con un "buen día".

"No tengo miedo", dijo Sean Cummings, de 16 años. "Lo único es que es raro regresar después de todo lo que pasó". "Siento que estamos mejor protegidos que cualquier otra escuela pero da mucha impresión volver a ver a todo el mundo en este lugar y todos esos policías", dijo a la AFP.

Más información:

Cientos de vecinos y exalumnos saludaban a los estudiantes y los alentaban con carteles como "te amamos" y "estamos contigo". Una mujer le ofreció un abrazo a un adolescente y él le extendió los brazos.

"Hay personas de todas partes del mundo que se están comunicando con la gente de aquí, es feliz ver que gente de todas partes viene a ayudar una comunidad", dijo en su camino a la escuela Emily Quijano, de 16 años.

La matanza en este liceo ocurrió el Día de San Valentín a manos de un exalumno llamado Nikolas Cruz, de 19 años, quien había comprado legalmente un fusil semiautomático AR-15.

"Puede ser muy duro para ellos volver a clases", dijo la psiquiatra Nicole Mavrides, de la Universidad de Miami y parte del equipo de Ciencias del Comportamiento que desplegó terapeutas de duelo en Parkland.

"Pero hay que hacerles saber que nadie está esperando que a ellos se les haga fácil, hay que decirles que está bien que tengan miedo y está bien sentir rabia", dijo Mavrides a la AFP.

La masacre del Día de San Valentín ha generado un nuevo clamor por el control de las armas en el país, que dejan unas 33.000 muertes anuales.

#NeverAgain

Con el hashtag #NeverAgain, los sobrevivientes presionan a políticos en Washington y Florida para que restrinjan el acceso a las armas y prohíban la venta de fusiles semiautomáticos como el AR-15 que utilizó Cruz.

Durante años, el Congreso estadounidense ha estado paralizado en este tema, a pesar de que las encuestas muestran que la mayoría de los estadounidenses apoyan un control más estricto.

Pero la poderosa Asociación Nacional del Rifle (NRA) ejerce presión en Washington y financia políticos para garantizar que la libre venta y porte de armas, como los garantiza la Constitución, no sea amenazada.

Los legisladores republicanos -mayoría en los Congresos de Washington y Florida- son reacios a implementar reformas importantes en la venta de armas.

No obstante, algunos negocios ejercen presión. Varias compañías de alquileres de coches anunciaron que dejarán de dar beneficios a miembros de la NRA. Y, este miércoles, la tienda de deportes al aire libre Dick's Sporting Goods anunció que pone fin a la venta de fusiles semiautomáticos y que no venderá armas a menores de 21 años.

El presidente Donald Trump propuso armar y entrenar a algunos maestros para que supuestamente puedan defender a los niños en caso de un ataque.

Andrew Pollack, el padre de Meadow -quien murió a sus 18 años acribillada por Cruz-, acudió a la escuela en Parkland para abogar por esta idea.

"Voy a hacer que aprueben esta ley (...) Seré la cara del último padre de un niño asesinado", dijo a un grupo de periodistas frente a la Marjory Stoneman Douglas.

Debate

El Congreso de Florida discute esta semana varias medidas destinadas a limitar parcialmente el acceso a las armas, aunque ni éstas ni un plan del gobernador Rick Scott contemplan prohibir los fusiles semiautomáticos.

El martes, un comité de la cámara baja de Florida aprobó una propuesta de armar y entrenar a algunos maestros. Ésta será incluida como parte del paquete de medidas que discutirá el pleno esta semana.

"Si no quieres enviar a tu hijo a una escuela donde hay alguien armado, busca una escuela libre de armas", dijo Pollack. "Tengo un hijo vivo y lo voy a llevar a una escuela donde haya armas, para que esté protegido, porque vivimos en un mundo malvado".

Fotos

Vídeos