Ideal

Obama promete justicia para millones de inmigrantes indocumentados

vídeo

Barack Obama. / Michael Reynolds (Efe) | Europa Press

  • El plan del presidente permitirá que cinco millones de padres de ciudadanos y residentes permanentes puedan quedarse temporalmente en EE UU, sin sufrir la amenaza de una deportación

  • Otros de los cambios afectarán al sistema actual de visas y permisos de residencia, con énfasis en emprendedores o estudiantes

El presidente de Estados Unidos, Barack Obama, ha denunciado en un discurso a la nación que el sistema migratorio del país "está roto" y ha anunciado acciones ejecutivas para reformarlo y conseguir que los inmigrantes indocumentados "salgan de las sombras y regularicen su situación ante la ley".

El plan de Obama permitirá que entre 4,5 y cinco millones de padres de ciudadanos y residentes permanentes puedan quedarse temporalmente en Estados Unidos, sin sufrir la amenaza de una deportación. El mandatario ha puesto énfasis en la necesidad de deportar a sospechosos de terrorismo, delitos violentos y miembros de pandillas, "pero no a las familias". "Hoy nuestro sistema de inmigración está roto y todos los saben", ha dicho Obama al inicio de su discurso, en el que ha denunciado el inmovilismo en torno a esta cuestión durante las últimas décadas. En este punto, ha rechazado las críticas de los republicanos, que dicen que su decisión de pasar por alto al Congreso y recurrir a acciones ejecutivas es equivalente a la "amnistía" para los inmigrantes irregulares.

En respuesta, el presidente ha afirmado que "la amnistía es el sistema de inmigración que existe hoy en día, gracias al cual millones de personas viven sin tener que pagar sus impuestos ni cumplir con las reglas del juego" y ha instado al Partido Republicano a debatir una reforma migratoria integral que la Cámara de Representantes, controlada por los republicanos, "ha bloqueado".

"Sigo creyendo que la mejor manera de resolver este problema es trabajar juntos para aprobar ese tipo de ley de sentido común. Pero hasta que eso ocurra, hay medidas que tengo la autoridad legal para tomar como presidente -los mismos tipos de medidas adoptadas por presidentes demócratas y republicanos antes que yo- que ayudarán a que nuestro sistema de inmigración sea más justo y más adecuado", ha apostillado.

Asimismo, Obama ha añadido que "durante más de 200 años, la tradición de acoger a los inmigrantes de todo el mundo ha dado a Estados Unidos una gran ventaja" e insiste en que con estas medidas va a hacer que sea "más fácil y más rápido" para los inmigrantes altamente cualificados, licenciados y empresarios "quedarse en el país y contribuir a su economía".

Medida para detener las deportaciones

El decreto de Obama para proteger de la deportación a los padres indocumentados de ciudadanos estadounidenses se aplicará a inmigrantes que han estado en el país durante al menos cinco años, tal y como venía avanzando la Casa Blanca. Estas personas deberán salir de la clandestinidad a través del registro y obtendrían una suspensión temporal de deportación y un permiso para trabajar durante tres años.

"Si usted ha estado en Estados Unidos durante más de cinco años; si tiene hijos que son ciudadanos de Estados Unidos o residentes legales; si se inscribe, se comprueba que no tiene antecedentes penales, y está dispuesto a pagar la parte de impuestos que le corresponde, entonces podrá pedir quedarse en este país de manera temporal sin temor a ser deportado. Podrá salir de la oscuridad y tener todo en regla", ha dicho.

De acuerdo los medios locales, esta acción ejecutiva indica que las solicitudes para pedir la protección de la deportación de padres de ciudadanos y residentes permanentes no podrán ser enviadas hasta por lo menos la primavera de 2015. "He visto la angustia y la ansiedad de los niños cuyas madres podrían ser enviadas lejos de ellos", ha añadido el presidente al justificar las medidas que adoptará su Ejecutivo, indicando a la vez que hace falta un debate "congruente, reflexivo y compasivo" que se centre en las esperanzas y "no en los miedos".

"¿Somos una nación que acepta la crueldad de alejar a los niños de los brazos de sus padres? ¿O somos una nación que valora las familias, y trabaja para mantenerlos juntos?", pregunta el presidente a los espectadores que han seguido su discurso, que ha sido emitido en 'prime time' a través de los principales canales de televisión estadounidenses.

En cualquier caso, ha dicho que se van a seguir concentrando recursos para aplacar las amenazas reales a la seguridad. "Pero con los criminales, no con las familias", ha reiterado. Así, el jefe de Estado ha apuntado que "a pesar de ser una nación de inmigrantes, Estados Unidos también es una nación de leyes" y, por lo tanto, ha destacado su compromiso por asegurar las fronteras del país norteamericano.

La seguridad en las fronteras

En su discurso en la Casa Blanca, Obama ha recordado que desde el principio de su mandato hizo lo que estuvo en sus manos para asegurar las fronteras del país. "Hoy en día, contamos con más agentes y tecnología desplegados para asegurar nuestra frontera sur que en cualquier otro momento de nuestra historia", ha aseverado.

En la que respecta a la seguridad fronteriza, Obama ha explicado que en los últimos seis años "los cruces ilegales de la frontera se han reducido en más de la mitad" y se encuentran "en su nivel más bajo desde la década de 1970", pese a que el pasado verano se produjese un "breve repunte" en la llegada de menores no acompañados.

Por otra parte, el presidente ha asegurado que de haberse aprobado la reforma migratoria que el Senado -con el apoyo de 68 demócratas, republicanos e independientes- mandó a la Cámara de Representantes "habría duplicado el número de agentes de la patrulla fronteriza", a la vez que ofrecía a los inmigrantes indocumentados un camino hacia la ciudadanía.

En este contexto, Obama ha insistido en denunciar la oposición republicana por bloquear su propuesta, que era -según repite- "un compromiso adquirido por el Gobierno con sus votantes-, y ha citado al expresidente George W.Bush, quien dijo que los inmigrantes "son parte de la vida de Estados Unidos", para incidir en la importancia de buscar acuerdos conjuntos que conviertan las medidas ejecutivas en leyes permanentes.