Ideal

La camiseta del hombre que mató a Bin Laden, una pieza de museo

Monumento del 11-S
Monumento del 11-S / REUTERS
  • estados unidos

  • El monumento a las víctimas del 11 de Septiembre abrió ayer una exposición dedicada al operación que acabó con la vida del líder de Al-Qaida

El Museo-Monumento Nacional 11 de Septiembre de Nueva York ha abierto este domingo una exposición en la que se incluyen varios objetos relacionados con la operación en la que murió el líder de Al-Qaida, Osama bin Laden, como la camiseta que llevaba el militar que disparó y mató al líder de la organización terrorista.

La exposición pretende "ilustrar los años de búsqueda, el hallazgo y la muerte de Usama bin Laden", por lo que expone la camiseta de uno de los miembros del comando de los SEAL de la Marina estadounidense encargado del asalto del 1 de mayo de 2011 a la casa de Abbottabad, en Pakistán, en la que se encontraba Bin Laden.

"La camiseta tiene una bandera estadounidense en la manga con los colores negro y marrón. La bandera está hacia atrás ya que en este tipo de camisetas militares se recuerda la época en la que el abanderado lideraba a los soldados que iban tras él durante la carga en batalla", explica el museo en un comunicado.

El museo no especifica que se trate de la camiseta del militar que mató a Bin Laden, sólo de un miembro del comando, pero el diario 'The New York Post' ha informado citando fuentes propias de que se trata de la camiseta del militar que disparó los tres tiros mortales contra Bin Laden.

En la exposición se incluye también una moneda militar conmemorativa de la misión con la inscripción 1 de mayo de 2011 por una cara y la X roja que significa que el objetivo, el líder de Al-Qaida, pudo ser tachado de la lista de criminales más buscados por Estados Unidos.

Además, se expone un ladrillo de la casa en la que murió Bin Laden, aunque este objeto ya se exponía desde la inauguración del museo, el pasado mes de mayo.

Críticas

La exposición de estos objetos ha sido ya criticada por algunos, como el periodista de 'Newsweek' Alexander Nazaryan, quien considera que "las cosas de Bin Laden -el ladrillo, la camiseta marrón y cualquier otra cosa- están fuera de lugar". "Suponen un cortocircuito para el dolor que recorre estas galerías", ha argumentado.

"Los buenos han ganado, dice triunfalmente. Se tardó un poco, pero tuvimos nuestra venganza y ahora podemos descansar. Pero este es un cierre barato y parece de mal gusto exhibir la prueba de nuestra victoria en lo que debería ser un espacio grave, para la reflexión silenciosa y la oración", ha añadido.

Sin embargo, el presidente del museo, Joe Daniels, ha recordado que la muerte de Bin Laden "es parte importante de la historia y tenemos la obligación de contarla". Esta exposición "permite a millones de visitantes tener ocasión de reconocer la extraordinaria valentía de los hombres y mujeres que tanto han sacrificado por este país aquí y en el extranjero", ha aopstillado Daniels.

Unas 900.000 personas han visitado el Museo del 11-S desde su inaguración en mayo, mientras que el monumento, situado encima, donde se encontraban las Torres Gemelas, ha recibido más de 15 millones de visitas desde su inauguración, en septiembre de 2011.

La inauguración del museo estuvo ya marcada por la polémica debido a la explotación comercial del atentado contra las Torres Gemelas con la instalación de una tienda de recuerdos dentro de las propias instalaciones.