Ideal

Seúl vuelve a llenarse de manifestantes para exigir la destitución de Park

Varios manifestantes por las calles de Seúl.
Varios manifestantes por las calles de Seúl. / REUTERS
  • Otra multitudinaria protesta contra la presidenta de Corea del Sur, ahora elevando su molestia al Tribunal Constitucional

  • Los manifestación estaba convocada por 1.500 organismos de la sociedad civil

La capital de Corea del Sur, Seúl, ha sido escenario este sábado otra vez de una multitudinaria protesta contra la presidenta del país, Park Geun-hye, si bien en esta ocasión el motivo que les ha reunido será exigir al Tribunal Constitucional la destitución efectiva de la mandataria.

Sin embargo, y horas antes de mostrar su enojo, varios partidarios de la presidenta también se han reunido para pedir su reincorporación a la rutina política del país. Así, los ciudadanos fieles a Park volvieron a juntarse por el centro de Seúl como ya habían hecho a mediados de noviembre.

La manifestación contra Park se ha efectuado por octavo fin de semana consecutivo, aunque tan solo la segunda desde que el Parlamento coreano aprobase someter a Park a un juicio político que terminará en destitución si el Constitucional así lo considera en los próximos 180 días.

Además, ha sido la primera en realizarse desde que el equipo legal de Park entregara en una respuesta por escrito al alto tribunal su reacción a las acusaciones formuladas en su contra, negando todos los cargos presentados contra ella.

Su defensa ha tratado de refutar, en un documento de 24 páginas, todos los cargos citados contra la mandataria en la moción de censura aprobada la semana pasada en el Parlamento nacional, y en la que los letrados afirman que no hay motivo para destituirla de su cargo.

A muchos opositores les enfadó que los abogados de Park alegaran que tal juicio político no tenía bases legales. "Esta es mi primera vez aquí, pero cuando oí su opinión contra la acusación presentada ante el Constitucional... desapareció cualquier pena que yo hubiera sentido antes por ella", dijo Roh Yi-young, un manifestante de 55 años.

Sus homólogos, convocados por un total de 1.500 organismos de la sociedad civil, habían previsto avanzar hasta ubicarse a unos 100 metros del Constitucional. Las últimas protestas de este tipo llegaron a congregar hasta 1,7 millones de personas. Además, además, que se celebre una manifestación convocada por grupos cívicos conservadores para mostrar su rechazo al 'impeachment' de Park.

El apogeo de la crisis gubernamental

Después de que la semana pasada aprobara la Asamblea Nacional el proceso de destitución de la presidenta, envuelta en un polémico caso de corrupción desde que fue detenida una de sus confidentes y amiga, el alto tribunal deberá debatir y en no más de 180 días tomar una decisión sobre su destitución. La legislatura ha presentado un total de 13 cargos contra Park: cinco violaciones a la Constitución y ocho delitos legales.

El partido conservador se enfrenta a su peor crisis tras salir a la luz la trama, que señala a la presidenta de permitir a su confidente interferir en asuntos del Estado −a pesar de que ésta no tenía ningún cargo dentro del Gobierno− para beneficiar a dos ONG de su propiedad, caso que también ha salpicado a los ejecutivos de varios de los conglomerados más importantes del país, entre ellos Samsung o Hyundai.

Pese a haberse disculpado públicamente ante el pueblo, el índice de aprobación de Park cayó a un mínimo histórico del 4 por ciento, según la compañía local de sondeos Gallup Korea.