Ideal

La presidenta de Corea del Sur será interrogada la próxima semana por la fiscalía

Un manifestante durante las protestas contra Park Geun-hye.
Un manifestante durante las protestas contra Park Geun-hye. / Efe
  • Si Park Geun-hye acepta, será la primera vez que un presidente surcoreano en ejercicio se somete a una sesión de este tipo

La fiscalía de Seúl tiene previsto interrogar esta próxima semana a la presidenta surcoreana Park Geun-hye, acosada por un escándalo de corrupción que involucra a una de sus confidentes, anunció este domingo la agencia Yonhap.

"Necesitamos interrogar a la presidenta el martes o el miércoles a más tardar", dijo una fuente de la fiscalía de Seúl citada por la agencia de prensa surcoreana, y agregó que le habían enviado ya una nota y esperaban una respuesta. Si Park acepta, será la primera vez que un presidente surcoreano en ejercicio se somete a una sesión de este tipo.

Mientras tanto, varios magnates de las principales empresas surcoreanas, incluidos el presidente de Hyundai y el vicepresidente de Samsung Electronics, han sido o serán llamados a declarar. El presidente de Hyundai, Chung Mong-Koo, y los de los grupos SK y Hanwha han sido interrogados entre el sábado y la mañana de hoy por los fiscales del Distrito Central de Seúl sobre las donaciones a dos asociaciones controladas por Choi Soon-sil, amiga de la presidenta. Los fiscales surcoreanos, que comenzaron tomando declaración al presidente de Posco, la mayor acería del país, según anunciaron ayer, planean llamar a declarar próximamente al vicepresidente de Samsung Electronics, Lee Jae-yong, al presidente del grupo Lotte, Shin Dong-bin, y al del grupo CJ.

La Fiscalía de Corea del Sur está interrogando a los empresarios sobre el encuentro que mantuvieron por separado con la presidenta Park en julio de 2015, antes de que hicieran las donaciones. Las firmas donantes, que incluyen a Samsung, LG, Hyundai y SK, aportaron en conjunto 77.400 millones de wones (61,2 millones de euros) a las fundaciones Mir y K-Sports.

Choi Soon-sil, fraude y abuso de poder

El escándalo, que estalló el mes pasado, implica a una amiga de la presidenta, Choi Soon-sil, detenida por fraude y abuso de poder. Esta consejera en la sombra está acusada de haber utilizado sus relaciones con la mandataria para obligar a grandes conglomerados industriales, como Samsung, a efectuar importantes donaciones a fundaciones creadas por ella, y utilizar luego el dinero para fines personales. También está acusada de haberse involucrado en asuntos de Estado, e incluso de haber tenido influencia en el nombramiento de altos cargos.

Park, por su parte, es sospechosa de haber ayudado a su amiga a obtener dinero para las mencionadas fundaciones, y de haber permitido que se ocupara de asuntos de Estado pese a no tener cargo oficial.

Manifestación masiva

El sábado, entre 260.000 personas (según la policía) y un millón (según los organizadores) salieron a la calle en Seúl para exigir su dimisión, en la mayor manifestación que se recuerda en Corea del Sur en cerca de tres décadas. Los cuerpos de seguridad informaron de 64 heridos leves, entre ellos cuatro agentes, y 27 civiles que fueron trasladados a hospitales, según recoge la agencia local Yonhap.

Unos 1.000 manifestantes reunidos a unos 200 metros de la Casa Presidencial surcoreana se negaron a dispersarse pese a que los organizadores dieron por finalizada la marcha a las 22.30 hora local (13.30 GMT) del sábado, y mantuvieron enfrentamientos con la Policía hasta primera hora de hoy. Veintitrés fueron trasladados a comisaría e interrogados.

"Park Geun-hye dimisión" fue la frase más coreada por los manifestantes y omnipresente en los carteles, globos y banderines desplegados en la marcha, la tercera protesta masiva en la capital en contra de la presidenta de Corea del Sur desde que se destapara el caso popularmente conocido como 'Choi Soon-sil Gate'.