Ideal

Muere el rey Bhumibol de Tailandia, el monarca más longevo del mundo

Bhumibol Adulyadej, rey de Tailandia.
Bhumibol Adulyadej, rey de Tailandia. / Pornchai Kittiwongsakul (Afp)
  • El soberano, que tenía 89 años de edad y accedió al trono en 1946, será sucedido por el príncipe heredero Maha Vajiralongkorn, de 63 años

El rey de Tailandia, Bhumibol Adulyadej, ha fallecido este jueves a los 88 años en un hospital de Bangkok donde se encontraba ingresado desde hace más de un año, ha informado la Casa Real en un comunicado.

En el comunicado se precisa que el monarca murió a las 15:52 hora local (08:52 GMT) en el Hospital Siriraj de la capital tailandesa. Bhumibol, que era el decano de los jefes de Estado del mundo tras 70 años en el trono, expiró después de ser sometido el sábado a una hemodiálisis para drenar líquido en su cerebro, lo que le provocó una acusada bajada de tensión.

"El equipo de médicos hizo todo lo posible pero su estado de salud se deterioró", indica el comunicado, que agrega que el soberano murió en paz. El primer ministro, Prayut Chan-ocha, declaró un año de luto oficial, durante el cual todos los funcionarios deberán vestir de negro, y ordenó que todos los edificios oficiales arrien la bandera a media asta durante un mes.

"La muerte de Bhumbiol Adulyadej es una gran pérdida, este día quedará gravado en la memoria de los tailandeses", dijo el primer ministro en un mensaje televisado minutos después de que se hiciera oficial el anuncio de su muerte.

Dolor en los súbditos

Tras anunciarse el deceso, se produjo una explosión de dolor entre los cientos de súbditos que se habían congregado ante el centro médico donde permanecía ingresado el soberano.

La última aparición pública del monarca fue el pasado 11 de enero, cuando realizó durante algunas horas una visita al palacio real de Chitralada. El estado de salud de Bhumibol es un asunto muy sensible en el país debido a la ley de lesa majestad, que castiga con entre 3 y 15 años de cárcel los insultos contra la familia real.

Bhumibol, en el trono desde 1946, es el único rey que ha conocido la mayoría de los tailandeses, que lo tenían como un ser casi divino, símbolo de unidad y guía de la nación.