Ideal

Soldados estadounidense preparan ayuda para la ciudad de Amirli
Soldados estadounidense preparan ayuda para la ciudad de Amirli / REUTERS

El Ejército iraquí libera una nueva ciudad y evitar otra masacre del Estado Islámico

  • Amirli, a la que los yihadistas consideran una urbe 'apóstata' e infiel, llevaba dos meses y medio asediada por las milicias radicales

Las fuerzas iraquíes y kurdas lograron liberar la localidad de Amirli, de mayoría chií y asediada desde hace dos meses y medio por el yihadista Estado Islámico (EI), lo que hacía temer una masacre de civiles. Una fuente de la inteligencia militar iraquí, que pidió el anonimato, además de evitar un genocidio entre la población de mayoría chií de la ciudad, esta operación permitió al Ejército controlar una zona estratégica que une varias urbes y localidades importantes.

Otro objetivo de esta operación era evitar que los yihadistas suníes perpetraran una masacre entre la mayoría chií y turcomana que vive en Amirli, de unos 15.000 habitantes y a unos 200 kilómetros al norte de Bagdad, a la que consideran "apóstata", tal y como ya hicieron en otras ciudades con la minoría kurda yazidí. Desde hace más de dos meses, varias zonas en las periferias de Tuz, Suliman Bek y Amirli, todas ellas en la provincia de Saladino, al norte de Bagdad, permanecían en manos del EI.

Las fuerzas iraquíes recuperaron hoy durante la misma operación las poblaciones cercanas de Al Salam, Yankaya y Anyana, además de cuatro centros rurales. La fuente de la inteligencia militar destacó que la resistencia de la población local pudo impedir que los yihadistas invadiesen la ciudad, pese a las ofensivas que lanzaron para ocuparla, y resaltó que una de las batallas entre los combatientes del EI y los vecinos duró seis horas.

Agregó que las fuerzas iraquíes se basaron en el "elemento sorpresa" y en evitar desplazarse por las carreteras habituales que, según la fuente, estaban llenas de artefactos y minas. Añadió que durante esta operación, que empezó a primera hora local de hoy, la aviación iraquí, que apoyaba a las fuerzas terrestres, lanzó 20 bombardeos aéreos contra las posiciones de miembros del EI en las afueras de Amirli.

En la ofensiva militar de hoy murieron al menos nueve soldados y dos combatientes voluntarios y cerca de una treintena sufrió heridas, mientras que las fuerzas iraquíes mataron a 16 yihadistas y quemaron varios de sus vehículos. Mayid al Bayati, de 40 años y unos de los habitantes de esa localidad, informó a Efe por internet que la población local "celebró con alegría" el levantamiento del bloqueo a su ciudad, después de 80 días de resistencia.

Según Al Bayati, los vecinos, apoyados por la policía local y los soldados que se encontraban en la ciudad, se organizaron en brigadas armadas y frustraron seis intentos del EI para irrumpir en la población durante el bloqueo.

Cortes de luz y agua

"Los terroristas cortaron la electricidad y el agua a la localidad y suspendieron la cobertura telefónica", dijo Al Bayati, quien agregó que la fruta y la verdura no llegaron a la ciudad durante todo el tiempo que duró el bloqueo. Precisó que ante la escasez de agua varias familias cavaron pozos, pese a que las aguas subterráneas son saladas en esta región.

Asimismo, manifestó, hubo familias que se prepararon para matar a sus hijas para que no fuesen violadas por los combatientes del EI si llegaban a entrar en la localidad, llegando incluso a cavar algunas tumbas. Ayer, el portavoz del Pentágono, el contraalmirante John Kirby, informó en un comunicado de que también se efectuó, a petición de las autoridades iraquíes, una misión de lanzamiento de ayuda humanitaria, sobre todo alimentos y agua, en Amirli.

El 23 de agosto, el representante especial de Naciones Unidas para Irak, Nickolay Mladenov, pidió "medidas inmediatas para evitar una posible masacre de ciudadanos" en Amirli. Por otra parte, las tropas kurdas -"peshmergas"- llegaron hoy a controlar el 70 % de la estratégica localidad de Zemar, en el norte de Irak, donde entraron el sábado tras duros combates con los yihadistas.

Mientras, una unidad de las milicias kurdas sirias YPG abatió hoy a tres combatientes del EI en una emboscada cerca de la localidad de Barat, a 17 kilómetros al oeste de Sinyar, en la provincia norteña de Nínive. Hoy mismo, una fuente oficial turca informó de que 16.000 personas de la minoría yazidí procedentes de