Ideal

La ONU retira a cuatro funcionarios por bailar con guerrilleras de las FARC

  • La organización ha señalado que este comportamiento es «inapropiado» y que «no refleja los valores de profesionalidad e imparcialidad de la misión» tras la emisión de un polémico vídeo

La ONU ha retirado a cuatro integrantes de la misión que debe controlar el desarme de las FARC en Colombia, por considerar que tuvieron una conducta inapropiada durante una fiesta de fin de año de la guerrilla, informó este jueves la entidad.

Miembros de la misión de la ONU bailaron con guerrilleros de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC, ma rxistas) durante el festejo de fin de año en un punto temporal de concentración de rebeldes en el norte del país, cercano a Venezuela, según imágenes difundidas el domingo por medios locales.

"Concluidas las investigaciones sobre las circunstancias" de lo ocurrido "la Misión de la ONU en Colombia ha tomado la decisión de separar de su servicio a tres observadores presentes en la ocasión y a su supervisor directo", indicó en un comunicado.

Estos funcionarios, cuyas identidades y nacionalidades no fueron reveladas siguiendo normas de confidencialidad de las Naciones Unidas, "ya no trabajarán para la Misión de la ONU en Colombia y regresarán a sus países de origen", explicó a AFP una portavoz de la entidad.

El lunes, la misión de la ONU en Colombia había criticado que dos de sus miembros hubieran bailado con insurgentes en la fiesta de Nochevieja cerca del corregimiento de Conejo, municipio de Fonseca (La Guajira). "Este comportamiento es inapropiado y no refleja los valores de profesionalismo e imparcialidad de la Misión", señaló entonces, advirtiendo que se tomarían medidas. Tras las pesquisas, se determinó que fueron cuatro los involucrados en conducta inadecuada, apuntó la vocera.

La Misión de la ONU, integrada por observadores internacionales no armados, retieró este jueves "su determinación de verificar con total imparcialidad los compromisos de las partes sobre el cese al fuego y de hostilidades y la dejación de armas" de las FARC, tras la firma en noviembre del acuerdo de paz que pone fin a medio siglo de conflicto.

El gobierno de Colombia había mostrado el miércoles su preocupación por lo ocurrido, en una carta dirigida al secretario general adjunto para Asuntos Políticos de la ONU, Jeffrey Feltman. La guerrilla, que estima tener unos 5.700 combatientes, se agrupa en sitios aledaños a las 26 zonas donde, en un plazo máximo de seis meses, deberán desarmarse y regresar a la vida civil, bajo supervisión de la ONU.

Para estas labores, la Secretaría General solicitó al Consejo de Seguridad el despliegue de 450 observadores internacionales, de los que 280 ya llegaron al país. Estaba previsto que los miembros de las FARC estuvieran concentrados antes del 31 de diciembre en esos lugares, pero su llegada a las llamadas Zonas Veredales Temporales de Normalización (ZVTN) se ha visto postergada por problemas de infraestructura.