Ideal

Negociadores colombianos parten a Cuba para salvar el diálogo con las FARC

Juan Manuel Santos
Juan Manuel Santos / EFE
  • El presidente de Colombia, Juan Manuel Santos, anunció la suspensión de los diálogos con las FARC en la madrugada del pasado 17 de noviembre

Una delegación del Gobierno colombiano, encabezada por el jefe negociador con las FARC, Humberto de la Calle, partió hoy hacia La Habana, sede de las conversaciones, con la voluntad de pasar "de la discusión a la acción" y promover un "desescalamiento" del conflicto que pueda salvar el diálogo.

"Hace meses que venimos discutiendo con las FARC medidas de desescalamiento. Es hora de pasar de la discusión a la acción", dijo De la Calle a los periodistas poco antes de subir al avión que trasladará a la delegación a Cuba.

El presidente de Colombia, Juan Manuel Santos, anunció la suspensión de los diálogos con las FARC en la madrugada del 17 de noviembre, horas después del secuestro del general Rubén Darío Alzate, quien fue liberado ayer domingo junto a un soldado y una abogada.

De la Calle viaja a La Habana con una delegación reducida que incluye solo al alto comisionado para la Paz, Sergio Jaramillo, y dos generales retirados que ya han ejercido de negociadores con la guerrilla, Jorge Humberto Mora (del Ejército) y Óscar Naranjo (de la Policía).

El jefe negociador consideró que la liberación del general Alzate "demuestra la fortaleza del proceso y la capacidad de superar obstáculos desde La Habana".

Por ello, añadió, estos acontecimientos "deben llevar a dar un salto hacia adelante", en referencia a una reducción en los enfrentamientos entre el Estado y las FARC.

"La superación de este obstáculo no debe ser un motivo solo para retomar las conversaciones sino para buscar su pronta terminación", enfatizó.

De la Calle agradeció una vez más el "extraordinario papel" desempeñado por los países garantes del proceso, Cuba y Noruega, en la resolución del secuestro de Alzate y sus acompañantes, así como en la otros dos soldados liberados el pasado martes.

Asimismo valoró el papel del Comité Internacional de la Cruz Roja (CICR), organismo que dirigió la entrega de los cautivos.

Y aunque consideró que al éxito "también contribuyó la presencia de comandantes de las FARC" que supervisaron la operación, criticó que la guerrilla divulgase imágenes en las que se ve a Alzate en actitud distendida con miembros del grupo subversivo.

En una de las polémicas fotografías, el general, que tiene a su cargo una unidad especializada en combatir a la guerrilla, posa junto a "Pastor Alape", negociador de las FARC en La Habana y líder del Bloque Iván Ríos, que le secuestró.

"Rechazamos enérgicamente cualquier uso por parte de las FARC de imágenes de esas liberaciones, eso está por fuera de lo acordado. (...) Si las FARC pide trato digno, también tienen que brindar trato digno", destacó.

De la Calle viaja con el objetivo de salvar el diálogo de paz que ya ha dado como resultado tres preacuerdos y se encontraba, en el momento de la suspensión, en el cuarto de los cinco puntos de la agenda pactada entre las partes, referido a las víctimas del conflicto armado.