Alertan contra el nuevo objeto cotidiano usado por el ISIS para ocultar explosivos

Un total de 29 personas resultaron heridas cuando un explosivo detonó en la mañana del viernes en un vagón del metro de la estación de Parsons Green

R.I.

Mark Rowley, de la Policía Metropolitana, ha confirmado que se están llevando a cabo varias líneas de investigación para tratar de localizar al autor o autores del atentado, que fue reivindicado por el Estado Islámico. Para ello, han pedido a los ciudadanos que les faciliten imágenes y vídeos del momento.

La policía antiterrorista está ahora examinando la bomba que se empleó. Los expertos afirman que, si hubiera detonado adecuadamente, podría haber acabado con la vida de decenas de personas.

"Fue más una detonación prematura que otra cosa. Podría haber sido mucho peor. Podría haber matado a muchas personas", explica un experto en terrorismo a Daily Mail.

El artefacto, de fabricación casera, se realizó con un cubo de pintura lleno de explosivos y luces de Navidad que se cree que sirvieron como detonador. Al parecer, el ISIS anima a sus seguidores a emplearlas en las guías para hacer bombas que publican en Internet.

Los oficiales han comparado el dispositivo con los que se utilizaron en los atentados fallidos del 21 de julio. "Cuando vi el cubo ardiendo parecía el mismo artefacto que los del 21 de julio", afirma uno de los policías.

Dentro de la bomba, también encontraron un temporizador. Esto indica que el terrorista dejó el explosivo dentro del tren y después se bajó. Además, los investigadores creen que pretendían que la bomba estallara en otras estaciones más concurridas como la de Paddington o Nothing Hill.

Fotos

Vídeos