Ideal

Al menos 52 muertos en una estampida en Etiopía tras disturbios con la Policía

  • Fuentes de la oposición elevan a más de un centenar el número de muertos y denuncian que la Policía empleó gas lacrimógeno y fuego real

Al menos 52 personas han muerto en Bishoftu, Etiopía, durante la celebración religiosa de Irrechaa -el equivalente al día de Acción de Gracias oromo- debido a una estampida, según ha confirmado la televisión estatal, EBC. Fuentes de la oposición elevan a más de un centenar el número de muertos y denuncian que la Policía empleó gas lacrimógeno y fuego real.

"Los actos malvados manejados por fuerzas irresponsables para con el pueblo y la cultura de los oromos han generado violencia durante una celebración con participación de oromos de todo el país y del extranjero", ha informado el gobierno regional de Oromia, según recoge la EBC.

Las autoridades aseguran que han "tolerado" y adoptado la "máxima precaución" y aún así "estas fuerzas han interrumpido las celebraciones en una falta de respeto al pueblo y a los Aba Gadas", los notables omoros considerados afines al Gobierno.

El gobierno regional destaca que las muertes se han producido debido a la estampida humana, no por acción de las fuerzas de seguridad "como informan ciertos medios de comunicación".

Fuentes de la oposición citadas por la agencia de noticias Reuters apuntan también a al menos 50 fallecidos, pero atribuyen lo ocurrido a la intervención de las fuerzas de seguridad.

Fuentes médicas han disparado esa cifra. Según el medio local Oromia Media Network, los hospitales de Bishoftu han confirmado que han recibido 120 cadáveres, a los que habría que sumar otros 175 fallecidos en hospitales de la capital del país.

Los disturbios han ocurrido durante la festividad religiosa de Irreecha, en la que la tribu Oromo expresa una vez al año su gratitud por los dones divinos, y donde efectúa reivindicaciones por sus derechos. "Necesitamos libertad" o "Necesitamos justicia" han sido algunas de las consignas de la protesta, que ha impedido la intervención de los notables oromos, considerados afines al Gobierno.

Según los testigos, varios helicópteros policiales estaban sobrevolando el festejo -considerado como la mayor celebración espiritual del continente- antes de que la Policía de a pie dispersara con tiros al aire y gases lacrimógenos a decenas de personas que aprovecharon el evento para realizar una nueva protesta. Los disparos acabaron provocando una estampida humana.

Más de 1.000 integrantes de la comunidad Oromo han muerto en las regiones de Oromia y Amhara en los últimos once meses, durante los que han sido objeto del acoso sistemático de las fuerzas de seguridad, según denuncian ONG como Human Rights Watch. Las protestas en Etiopía tras la publicación de uno de sus informes sobre la situación en el país generó unas protestas respondidas por la Policía con tal violencia que acabaron con las vidas de casi cuatrocientas personas.

"Durante años, Estados Unidos, Reino Unido y otros gobiernos influyentes básicamente han rechazado condenar públicamente las prácticas represivas del Gobierno etíope", ha declarado el investigador para el Cuerno de África de HRW, Félix Horne.

"Pero una estrategia de "diplomacia callada" se está viendo cada vez más limitada a medida que la situación de los Derechos Humanos en Etiopía retrocede y su respuesta de mano dura a las protestas predominantemente pacíficas está aumentando más ira y frustración", añadió.

Temas