Ideal

La ONU dice que el veto de Trump es «ilegal» y avisa de que resta recursos para la lucha antiterrorista

Protestas contra Trump.
Protestas contra Trump. / Efe
  • Bruselas advierte al presidente estadounidense de que «garantizará que no haya discriminación» con los europeos de doble nacionalidad

  • El presidente de EE UU defiende la prohibición de viaje y asegura que no es agradable "buscar a terroristas"

El alto comisionado de la ONU para los Derechos Humanos, Zeid Ra'ad Al Husein, ha afirmado hoy que el veto temporal del presidente de EE UU, Donald Trump, a la entrada de ciudadanos de siete países de mayoría musulmana, es "ilegal", "malvado" y desperdicia recursos para la lucha contra el terrorismo. "La discriminación basada en la nacionalidad únicamente está prohibida por el Derecho Humanitario", señala Zeid en un mensaje de la red social Twitter de su oficina.

En la cuenta de la Oficina de Derechos Humanos de la ONU, el alto comisionado, el responsable de más alto nivel de las Naciones Unidas en reaccionar hasta el momento directamente al veto de Trump, recalcó que "el veto estadounidense es también malvado y desperdicia los recursos necesarios para una lucha antiterrorista adecuada".

Trump firmó el viernes una orden ejecutiva que suspende el programa de acogida de refugiados durante 120 días, con el fin declarado de revisar el procedimiento que se aplica y evitar la entrada de potenciales terroristas. Además, cierra las puertas del país a la mayoría de refugiados sirios por tiempo indefinido y suspende durante 90 días la obtención de visados en siete países de mayoría musulmana con historial de terrorismo.

El presidente estadounidense se ha reafirmado este lunes en su decisión, asegurando que no es agradable tener que "buscar a terroristas" antes de que entren en el país. "Solo 109 personas de 325.000 fueron detenidas y retenidas para ser interrogadas", ha señalado en un mensaje en su cuenta personal de Twitter, después de la ola de reacciones que la medida adoptada el viernes y que afecta a ciudadanos de Siria, Yemen, Irak, Líbano, Libia, Somalia e Irán ha suscitado tanto en Estados Unidos como más allá de sus fronteras.

El presidente ha defendido que "los grandes problemas en los aeropuertos" durante el fin de semana "fueron provocados por un apagón informático de Delta (Airlines), los manifestantes y las lágrimas del senador (Charles) Shumer". El senador demócrata fue uno de los que intervino en una multitudinaria protesta en Nueva York contra la orden ejecutiva de Trump.

En este sentido, el magnate ha sostenido que el secretario de Seguridad Interior, John "Kelly, ha dicho que todo va bien con pocos problemas". "Hagamos a Estados Unidos seguro de nuevo", ha insistido Trump. Así pues, Trump ha sostenido que "no hay nada agradable en buscar a terroristas antes de que puedan entrar en nuestro país". "Este (tema) fue una gran parte de mi campaña" electoral, ha recordado, para terminar llamando a "estudiar el mundo".

Este domingo, Kellyane Conway, una de las principales asesoras de Trump, también había defendido que la medida afectaba a un número muy pequeño de quienes viajan a Estados Unidos. "Solo ayer llegaron 325.000 personas del extranjero a este país a través de nuestros aeropuertos" por lo que las alrededor de 300 personas que habrían sido detenidas o que no habrían podido tomar su vuelo representan "el 1 por ciento", dijo. En declaraciones a la cadena Fox, sostuvo que era "un pequeño precio a pagar" en pro de una mayor protección de las fronteras estadounidenses.

Acnur pide a EE UU un cambio de actitud

Por parte de la ONU el sábado la Agencia para los Refugiados (Acnur) y la Organización Mundial de la Migración (OIM) pidieron a EE UU que mantenga "su larga tradición" de proteger a los que huyen de conflictos, pero evitaron criticar abiertamente la nueva política de restricción de entrada refugiados e inmigrantes al país. "Esperamos que EE UU continuará su claro liderazgo y su larga tradición de proteger a aquellos que están huyendo de conflicto y persecución", afirmaron las dos entidades en un comunicado conjunto.

Según fuentes de la ONU desde octubre pasado (coincidente con el inicio del actual año fiscal en Estados Unidos), las autoridades estadounidenses han admitido a 25.600 refugiados. En el año fiscal precedente (de octubre 2015 a septiembre 2016), EEUU recibió casi 85.000 refugiados, según datos de la Oficina de Población Refugiada de este país.

En los últimos años, EE UU ha sido uno de los países que ha admitido más refugiados para su reasentamiento, junto con Canadá, Australia y los países nórdicos. EE UU es igualmente el mayor contribuyente de la Agencia de la ONU para los Refugiados (ACNUR), que financió con casi 1.500 millones de dólares el año pasado, muy por encima de la Unión Europea (341 millones), Alemania (284 millones) y Japón (164 millones), que le siguen.

Bruselas garantiza que no haya discriminación

La Comisión Europea ha avisado a la Administración de Donald Trump de que "garantizará que no haya discriminación" a los ciudadanos europeos con doble nacionalidad derivada de la orden ejecutiva que veta la entrada en Estados Unidos de los ciudadanos de siete países de mayoría musulmana, algo que estudian sus servicios jurídicos. "Esto es la Unión Europea. Y en la Unión Europea no discriminamos en base a la nacionalidad, la raza o la religión, no sólo respecto al asilo sino en cualquiera de nuestras otras políticas", ha avisado en rueda de prensa el portavoz del presidente de la Comisión Europea, Margaritis Schinas, preguntado por la polémica orden ejecutiva presidencial y cómo responderá la UE en el caso de los europeos de doble nacionalidad que podrían verse afectados.

"Garantizaremos que no haya discriminación infligida en nuestros nacionales", ha dejado claro el portavoz comunitario, que ha indicado que los servicios jurídicos de la institución están analizando si la orden ejecutiva "tiene consecuencias para el viaje de los ciudadanos de la UE con doble nacionalidad". "Por ahora la situación no está clara", ha explicado, admitiendo que hay señales "conflictivas".

En cualquier caso, ha insistido en que la Comisión Europea tomará "todas las medidas necesarias" pero antes se tomará "tiempo para analizar esta orden ejecutiva y la manera en que está siendo aplicada para ver si puede tener un impacto" en los nacionales europeos con doble nacionalidad.

Aunque ha defendido el "modelo europeo de hacer las cosas" frente a la política de la nueva Administración estadounidense, Schinas ha dejado claro que Estados Unidos es "un socio estratégico de la UE" y su cooperación es importante "no sólo" a nivel bilateral "sino para la estabilidad del mundo" y ha rechazado que la UE dé marcha atrás en su invitación a Trump para venir a la capital belga lo antes posible.

Sigue en pie la reunión

"No hay planes para tal petición en Bruselas", ha dicho, preguntado si la UE se plantea dar marcha atrás en su invitación a Trump en respuesta a la orden ejecutiva como han reclamado ya miles de ciudadanos en Reino Unido. El portavoz comunitario no ha descartado que los líderes europeos discutan la polémica orden ejecutiva estadounidense en la cumbre informal que acogerá este viernes La Valeta, que estará centrada en la cuestión migratoria.

"Es una oportunidad", ha explicado, recordando que se trata de una reunión "informal" que les permitirá "abordar las grandes cuestiones de actualidad, notablemente la inmigración". "Efectivamente el contexto se presta para una discusión global de los diferentes enfoques", ha explicado Schinas, que ha insistido en que el modelo europeo difiere de plano con el estadounidense. Tampoco ha descartado que el Ejecutivo comunitario no aborde durante su reunión colegial esta semana.

El portavoz ha rechazado en todo caso entrar en "ningún tipo de negatividad" respecto a las polémicas primeras decisiones del presidente Trump tras su llegada a la Casa Blanca como el muro de separación con México o la posibilidad de recuperar la tortura y ha insistido en dejar claro que la UE desarrolla su "propia agenda política en áreas claves" con un enfoque "diferente".