Ideal

Dos niños matan a una niña de 15 años embarazada en Argentina

El momento en que Emilio es trasladado por la policía
El momento en que Emilio es trasladado por la policía / MINISTERIO SEGURIDAD
  • La chica comenzó a "perder mucha sangre" y fue trasladada en un efectivo de emergencia, pero finalmente "no se pudo hacer nada por ella" ni por el bebé

La Policía detuvo este jueves a dos menores en Argentina acusados de matar la pasada semana a una joven de 15 años, embarazada de cinco meses, de un disparo en la nuca después de que se resistiera a ser atracada cuando esperaba al autobús, confirmaron a Efe fuentes policiales.

El arresto de los jóvenes, de 14 y 15 años, se produjo después de que las fuerzas policiales llevaran a cabo seis operativos en distintas viviendas de las localidades de Esteban Echeverría y Lomas de Zamora (en el sur del cinturón urbano de Buenos Aires).

El suceso ocurrió el 17 de enero en las afueras de la ciudad porteña, en la localidad de Ingeniero Budge, cuando la joven, Jenifer Geraldine Trillo, iba a coger un autobús junto a su madre, de 46 años, para ir a hacerse pruebas ginecológicas.

Así sucedió

El fallecimiento de la menor se produjo "a raíz de un disparo de un arma de fuego a corta distancia", explicaron en su momento a Efe fuentes de la Fiscalía de Lomas de Zamora (término municipal que engloba a Ingeniero Budge), tras haber recibido los detalles de la autopsia de la víctima.

"Al parecer se trataría de un calibre chico y fue hecho casi apoyando el arma en la nuca de la persona fallecida", agregaron las fuentes. De acuerdo al testimonio que la madre relató el día de los hechos, dos hombres armados las asaltaron y amenazaron, pero la menor se resistió a ser robada y salió corriendo. Uno de los atacantes la persiguió y le dio varios culatazos con el arma y le disparó.

La madre no escuchó el tiro, por lo que en las primeras instancias de la investigación se desconocía si la causa de la muerte había sido solo el culatazo. Según informaron las fuerzas de seguridad de la zona, la adolescente comenzó a "perder mucha sangre" y fue trasladada en un efectivo de emergencia, pero finalmente "no se pudo hacer nada por ella" ni por el bebé.

El lugar donde ocurrieron los hechos se caracteriza por tener "varios robos con violencia a la semana", expresaron desde la comisaría más cercana al suceso, en la que consideraron "habituales" los hurtos violentos.