Ideal

Corbyn intenta recuperar la confianza de los votantes laboristas a favor del 'Brexit'

Jeremy Corbyn, líder de los laboristas británicos.
Jeremy Corbyn, líder de los laboristas británicos. / Ben Stansall (Afp)
  • El líder del Partido Laborista británico ha defendido que su partido no considera que la libre circulación de personas en Europa sea "un principio fundamental"

El líder del Partido Laborista, Jeremy Corbyn, ha intentado recuperar este martes el apoyo de millones votantes laboristas mediante su primer discurso sobre el 'Brexit', en el que ha defendido que su partido no considera que la libre circulación de personas en Europa sea "un principio fundamental", en un intento de acercarse a los laboristas que votaron a favor de la salida de Reino Unido de la Unión Europea.

Corbyn ha dado este martes su primer gran discurso del año, con el que ha definido la que será su estrategia política en relación con el 'Brexit', más de seis meses después de que la mayoría de la población británica votase a favor de salir de la Unión Europea.

El líder laborista espera así poder silenciar a algunos de sus principales críticos, que alegan que su partido ha sido incapaz de ofrecer una alternativa lo suficientemente fuerte como para desafiar el plan de divorcio con la UE de la primera ministra, Theresa May.

Debido a la increíble bajada en popularidad que ha sufrido en los últimos meses, Corbyn ha intentado restaurar la confianza de miles de votantes que sienten que el Partido Laborista no está haciendo nada por calmar el miedo y la preocupación que les produce la inmigración.

"El Partido Laborista no se ha casado en ningún momento con la libertad de movimiento de los ciudadanos europeos, no lo considera un principio fundamental", reza el borrador del discurso de Corbyn, al que ha tenido acceso Reuters, y que ha pronunciado en la ciudad británica de Peterborough, donde la mayoría de la población votó a favor del 'Brexit'.

"El Partido Laborista apoya que se apliquen normas justas y que se gestione la inmigración de una forma razonable tras la salida de Reino Unido de la Unión Europea", ha añadido Corbyn.

Desde que asumió la presidencia del Partido Laborista, hace algo más de un año, Corbyn ha encontrado numerosas dificultades a la hora de imponer su marca personal en el partido, que lleva estando a favor de las políticas europeas durante más de dos décadas.

La victoria del 'sí' en el referéndum del pasado 26 de junio ha supuesto un duro golpe para los laboristas, que han perdido mucha credibilidad en comparación con el poder de movilización que el Partido Conservador ha demostrado en los últimos meses.

Corbyn, que se describe a sí mismo como un "laborista de izquierdas", ha criticado al bloque europeo en muchas ocasiones por actuar a favor de las grandes corporaciones. No obstante, siempre ha defendido la libertad de movimiento entre los ciudadanos europeos, uno de los pilares de la UE.

Los países del bloque ya han advertido a Reino Unido de que debe mantener sus fronteras abiertas a los ciudadanos europeos si quiere mantener su acceso preferente al mercado único europeo, que aúna a más de 500 millones de consumidores.

En una entrevista con BBC, Corbyn ha dicho que los votantes deberían ser capaces de reconocer "la enorme contribución a nuestra sociedad y economía" que suponen los inmigrantes procedentes de la UE. "El derecho a trabajar en nuestro país debería ser algo que se negocie previamente con mucho cuidado, y no puede ser dejado de lado hasta que sepamos que los términos a aceptar son el acceso al mercado único europeo", ha añadido.

Corbyn ha añadido en BBC que le gustaría ver cómo se implementa un techo de salario para los sectores más adinerados, con el objetivo de reducir la desigualdad de salarios que hay en el país. "No podemos vendernos como si fuéramos una especie de economía de rastrillo a las orillas de Europa", ha añadido.