Ideal

Quince detenidos por el atentado suicida que ha causado 14 muertos en Turquía

vídeo

El autobús que ha sufrido el ataque en Turquía. / Reuters

  • La explosión se ha producido en los alrededores de la universidad de Erciyes. Los fallecidos son militares que tenían permiso para salir del cuartel durante el día

Quince personas han sido detenidas como supuestos implicados en el atentado suicida con coche bomba en el que han muerto hoy 14 militares en la ciudad turca de Kayseri y que ha dejado también 55 heridos, doce de ellos en estado grave.

Así lo anunció el ministro de Interior turco, Süleyman Soylu, quien especificó que las autoridades conocen ya la identidad del autor material del ataque contra un autobús de transporte urbano en el que viajaban muchos soldados que salían de permiso. "Que nuestro pueblo tenga por seguro que castigaremos el terrorismo", aseguró el ministro.

El presidente de Turquía, Recep Tayyip Erdogan, atribuyó a los grupos rebeldes kurdos la autoría del atentado. "Queda totalmente claro el objetivo esencial de la organización terrorista separatista y de sus tácticas y los blancos de sus ataques: es bloquear Turquía, meterle palos entre las ruedas, dispersar su fuerza y energía", denunció el jefe del Estado.

Las autoridades turcas definen como "organización terrorista separatista" a la guerrilla kurda del Partido de los Trabajadores del Kurdistán (PKK), calificada también como terrorista por la Unión Europea y Estados Unidos.

El vicepresidente del Gobierno turco, Numan Kurtulmus, fue aún más directo y atribuyó directamente la autoría al PKK. Kurtulmus señaló que el tipo de explosivo utilizado en el ataque en Kayseri es parecido al del atentado del sábado pasado en Estambul, en el que murieron 44 personas y cuya autoría se atribuyó los Halcones de la Libertad de Kurdistán (TAK), un grupo radical escindido del PKK.

Según las autoridades turcas, el autobús, un vehículo de transporte urbano civil, fue atacado cuando efectuaba una parada cerca del campus universitario de Erciyes, en una avenida en la que se halla también un complejo de cuarteles militares. Al ser sábado, no había estudiantes en la zona y el tráfico era escaso, por lo que la explosión afectó principalmente a los viajeros del autobús.

Los militares -soldados rasos o suboficiales- tenían permiso para salir del cuartel durante el día, explicó el ejército en un comunicado. Según esta fuente, también podría haber víctimas civiles.

Desde el verano de 2015, con la reanudación del conflicto kurdo y los combates en Siria, Turquía ha sido víctima de una serie de atentados atribuidos al grupo Estado Islámico (EI) o al Partido de los Trabajadores del Kurdistán (PKK) y a sus grupos afiliados.

En junio, 47 personas murieron en un triple atentado suicida en el aeropuerto internacional de Atatürk de Estambul, en un atentado atribuido al EI. En el sudeste del país, en Gaziantep, 57 personas perdieron la vida en agosto en un atentado suicida durante una boda kurda, un ataque cuya autoría también se achacó al EI.

El 10 de octubre de 2015, 103 personas fallecieron en un doble atentado suicida en la principal estación de trenes de Ankara, durante una manifestación prokurda. Este atentado, el más mortífero perpetrado en Turquía, también se atribuyó al EI.

Por otra parte, el país se recupera de un fallido golpe de Estado el 15 de julio, que según las autoridades turcas fue orquestado por el predicador Fethullah Gülen, exiliado en Estados Unidos y que desmiente estas acusaciones.

Tras la intentona golpista, el gobierno turco lanzó una purga masiva que fue más allá de la búsqueda de los supuestos golpistas, alcanzando sectores prokurdos y medios de comunicación.

El doble atentado del 11 de diciembre en Estambul iba dirigido contra los policías que se encontraban cerca del estadio de fútbol del Besiktas. Fue reivindicado por los Halcones de la Libertad del Kurdistán (TAK), un grupo radical vinculado al PKK. Tras este atentado, el presidente Erdogan prometió que Ankara lucharía "hasta el final contra esta maldición que es el terrorismo".