Ideal

Corea del Norte renueva su desafío a EE UU con más pruebas de misiles

Corea del Norte renueva su desafío a EE UU con más pruebas de misiles
/ Afp
  • Pyongyang acumula desde abril ocho lanzamientos del Musudan de los que solo uno, efectuado en junio pasado, se ha considerado un éxito completo después de que el proyectil alcanzara una altitud de 1.400 kilómetros

Corea del Norte realizó el segundo lanzamiento fallido en una semana del misil de medio alcance Musudan, lo que se interpreta como un desafío directo a EE UU a la espera de que la ONU dicte nuevas sanciones contra el régimen de Kim Jong-un.

Tras un primer lanzamiento hace cinco días en el que el proyectil explotó poco después de despegar, el Ejército Popular norcoreano lo intentó de nuevo hoy sin éxito desde el mismo lugar, un aeródromo cercano a la localidad de Kuson al nordeste del país, según informaron las fuerzas armadas de Corea del Sur y EE UU.

En ambos casos los dirigentes norcoreanos han tratado de poner a prueba el Musudan, un misil de medio alcance que con un rango estimado de entre 2.500 y 4.000 kilómetros podría poner en su punto de mira las bases estadounidenses de Okinawa (Japón) y Guam (EE UU) en el Pacífico.

Corea del Norte acumula desde abril ocho lanzamientos del Musudan de los que solo uno, efectuado en junio pasado, se ha considerado un éxito completo después de que el proyectil alcanzara una altitud de 1.400 kilómetros.

EE UU condenó "enérgicamente" la prueba de misiles de esta jornada al considerar que viola las resoluciones impuestas por el Consejo de Seguridad de la ONU, mientras Corea del Sur y Japón también expresaron su rechazo, y China, sin salirse de su línea habitual, pidió contención a las partes.

La insistencia de Corea del Norte en poner a prueba este misil de medio alcance de fabricación local apunta, según los expertos, directamente a EEUU. "Tener a tiro las bases de Okinawa y Guam es para Corea del Norte toda una prueba de éxito y poder militar frente a Estados Unidos", explicó a Efe el analista político surcoreano Shim Jae-hoon en Seúl, que considera que Pyongyang trata de "presionar a Washington para sentarse en la mesa de negociaciones".

Aunque Pyongyang ya posee otros misiles de medio alcance, el Musudan plantea un desafío adicional: como se dispara desde lanzaderas móviles, en caso de conflicto sería prácticamente imposible detectar su lanzamiento con antelación y tomar medidas preventivas. Por otra parte, el nuevo lanzamiento fallido se produjo pocas horas antes de comenzar el tercer debate entre los candidatos a la Casa Blanca, una coincidencia irrelevante para algunos expertos aunque, según otros, un claro mensaje del régimen norcoreano a EE UU.

Tras los continuos fallos en las pruebas del Musudan, los expertos creen que Corea del Norte seguirá realizando lanzamientos en los próximos meses hasta perfeccionar su técnica y finalmente desplegar el modelo operativo.

Los continuos avances de Pyongyang en tecnología de misiles vienen generando fuertes preocupaciones en la comunidad internacional, ya que están estrechamente vinculados al cada vez más rápido desarrollo de su programa atómico.

En su última prueba nuclear del pasado 9 de septiembre, Corea del Norte aseguró haber probado con éxito cabezas atómicas ajustables a proyectiles, lo que de ser cierto multiplicaría el poder destructivo de su amplio y variado arsenal de misiles, incluidos los Musudan cuando estén listos.

Todo esto se produce en un momento en el que el Consejo de Seguridad de la ONU tiene pendiente redactar una nueva resolución para sancionar a Corea del Norte por su quinto y más potente ensayo nuclear.

Además, se teme que Corea del Norte lleve a cabo próximamente el lanzamiento de un cohete espacial, algo que ya ha hecho hasta en tres ocasiones y que es considerado un peligroso ensayo de misiles de largo alcance capaces de llegar a territorio continental estadounidense.

El régimen de Kim Jong-un alimentó hoy de nuevo esta posibilidad al asegurar que persistirá en su objetivo de "conquistar el espacio al poner en órbita más satélites", según un comunicado de la agencia espacial norcoreana, que no aportó detalles más concretos. Expertos estadounidenses evaluaron esta semana, tras analizar recientes fotografías satelitales, que existe cierta actividad en la base espacial de Pyongyang, aunque consideraron poco probable que vaya a producirse de forma inminente un nuevo lanzamiento de este tipo.