Ideal

La ONU deja de alimentar a 1,7 millones de refugiados sirios por falta de fondos

Familia siria acogida en Líbano.
Familia siria acogida en Líbano. / ACNUR (M. Hofner)
  • Tanto el Programa Mundial de Alimentos como Acción Contra el Hambre reclaman a los países que actúen ante la llegada del invierno

El Programa Mundial de Alimentos (PMA) anunció este lunes que ha suspendido la ayuda alimentaria a más de 1,7 millones de refugiados sirios por problemas presupuestarios. El PMA necesita inmediatamente 51 millones de euros para asistir durante el mes de diciembre a los sirios refugiados en países vecinos. Desde el inicio del conflicto en Siria ese organismo ha ayudado a más de 1,8 millones de sirios en Líbano, Jordania, Turquía, Iraq y Egipto, pero ya no hay más dinero en las arcas. La directora ejecutiva del PMA, Ertharin Cousin, destacó que sus operaciones en la región están en una necesidad crítica de financiación ya que muchos de los compromisos de los donantes siguen sin cumplirse. En caso de llegar la financiación requerida, el PMA podría reanudar de inmediato su labor a través de un sistema de cupones electrónicos que permite a los beneficiarios la compra de comida en negocios locales.

Por su parte, la oficina del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados (Acnur) hizo un llamado urgente a la comunidad internacional para que apoye la labor del PMA. «El invierno es una estación extremadamente difícil para los refugiados sirios y la suspensión de ayuda alimentaria en esta coyuntura crítica va a ser devastadora e impactará a decenas de miles de ellos», apuntó el Alto Comisionado de la ONU para los Refugiados, Antonio Guterres.

Preocupación ante el invierno

En el mismo sentido se pronunció Accción contra el Hambre. "Lamentablemente, esto decisión no nos sorprende, ya que la comunidad humanitaria viene advirtiendo desde hace tiempo de la falta de financiación. Según las Naciones Unidas, solo se han cubierto el 51% de las necesidades para 2014. Si se producen más recortes, más refugiados se verán afectados. Una situación muy preocupante ante la inminente llegada del invierno", señala Jean-Raphael Poitou, responsable de la organización para Oriente Próximo.

Esta decisión también afectará directamente a los proyectos de Acción contra el Hambre en Líbano, donde se ha venido distribuyendo vales de alimentos a 190.000 personas, en colaboración con el Programa Mundial de Alimentos. La ONG cree que esos recortes van a afectar a los más vulnerables. Se espera que las familias reduzcan el número de comidas diarias así como la cantidad de alimentos, lo que puede conducir a la desnutrición, especialmente a los niños menores de 5 años.

Además de beneficiar directamente a los refugiados sirios, los vales alimentarios tienen también un impacto directo en los mercados locales en países como el Líbano, donde los refugiados representan hasta el 25% de la población total. En los últimos cuatro años, más de 3,2 millones de refugiados sirios se han visto obligados a huir a los países vecinos desde el inicio del conflicto. Se prevé que esta cifra aumente en los próximos meses debido a la inestabilidad de la región. Asimismo, otros 10 millones de personas que dependen de la ayuda alimentaria están también en situación de inseguridad alimentaria.