Ideal

Islandia vuelve a permitir los vuelos sobre el Bardarbunga

El volcán Bardarbunga mantiene en alerta a Islandia.
El volcán Bardarbunga mantiene en alerta a Islandia. / Arni Saeberg (Afp)
  • Una pequeña erupción del volcán obligó a las autoridades a decretar la alerta roja

  • En 2010, un fenómeno similar en el Eyjafjallajökull paralizó el tráfico aéreo europeo durante varias semanas al extenderse la nube de ceniza por todo el continente

Islandia ha reabierto el tráfico aéreo sobre el volcán Bardarbunga después de haberlo cerrado durante unas horas por una erupción del volcán Bardarbunga que ha avivado el recuerdo del caos vivido en los aeropuertos europeos en 2010 por la erupción del Eyjafjallajökull.

El escenario catastrófico era sólo una hipótesis, ya que el Bardarbunga no expulsaba ceniza. Hace cuatro años, la ceniza del Eyjafjallajökull provocó el mayor cierre del espacio aéreo vivido en Europa en tiempos de paz, con la cancelación de más de 100.000 vuelos en un mes y más de ocho millones de pasajeros bloqueados.

El Instituto Meteorológico islandés, que vigila la actividad volcánica, elevó a "rojo" su máximo nivel de alerta para los vuelos sobre el volcán Bardarbunga, pero a mitad de la jornada ha vuelto a bajarlo a "naranja". Durante este intervalo, todos los aeropuertos islandeses permanecieron abiertos, ha indicado en su web Isavia, gestor de los aeródromos, y el tráfico aéreo no se ha visto entorpecido.

Sin peligro

El Bardarbunga, un inmenso volcán situado bajo el mayor glaciar del país, que se eleva hasta unos 2.000 metros, está considerado como suficientemente peligroso para amenazar, si entra en erupción, el tráfico aéreo en el norte de Europa y en el Atlántico Norte.

"Se inició una erupción volcánica (...) justo después de medianoche (0.00 GMT)", ha indicado Protección Civil en un comunicado. Esta no se situó al mismo nivel del cráter, sino un poco más al norte, al nivel del Holuhraun, un campo de lava en el centro de la isla, muy alejado de las zonas habitadas.

La erupción fue "accidental", consecuencia de la actividad en el interior del volcán, ha señalado el geofísico Magnus Tumi Gudmundsson en la televisión pública Ruv. "El sistema de radares no ha detectado por ahora ninguna ceniza volcánica (...) La sacudida sísmica debido a la erupción es débil, lo que indica una erupción efusiva sin actividad explosiva significativa", agrega la nota.

En una "erupción efusiva", el volcán expulsa lava de la que la mayor parte se queda en la superficie del volcán. Puede transformarse en erupción explosiva, en la que se emiten cenizas, o detenerse, en un plazo de tiempo que no es posible predecir.

La fisura provocada por la erupción "tiene 900 metros de largo y se encuentra a 5 kilómetros del glaciar", bajo el que se encuentra el Bardarbunga, ha apuntado Protección Civil.

La actividad del Barbarbunga comenzó el 16 de agosto, provocando cientos de seísmos diarios desde entonces. El sábado pasado, el nivel de alerta para la aviación ya fue elevado a "rojo", puesto que los científicos temían una erupción, y rebajado al día siguiente a "naranja", al no haberse producido.

Islandia tomó de nuevo las máximas precauciones en la madrugada de este viernes, estableciendo la prohibición de volar en un amplio perímetro que incluía el aeropuerto de Akureyri (norte), pero la zona fue reducida al confirmarse que se trataba solo de una erupción efusiva, y finalmente se ha retirado la alerta roja.