Ideal

Ihsanoglu, la última esperanza de la oposición turca

Ekmeleddin Ihsanoglu.
Ekmeleddin Ihsanoglu. / Ozan Kose (Afp)
  • perfil

  • El candidato, que defiende los intereses del Partido Republicano del Pueblo y del Partido de la Acción Nacionalista, tiene la difícil misión de enfrentarse al hombre fuerte del país, Recep Tayyip Erdogan

A sus 70 años, el académico Ekmeleddin Ihsanoglu tiene la complicada misión de enfrentarse en las elecciones presidenciales al hombre fuerte de Turquía, Recep Tayyip Erdogan, el máximo favorito.

Pero su elección como candidato para representar al Partido Republicano del Pueblo (CHP, socialdemócrata) y al Partido de la Acción Nacionalista (MHP), las dos principales formaciones de la oposición, no gusta a todo el mundo. En teoría los dos partidos quieren denunciar el "giro islamista" de Erdogan en un país oficialmente laico. Por eso la elección de este diplomático musulmán practicante no parece la más idónea para enfrentarse a una 'bestia' política que lleva diez años dominando la vida pública. Pero en el marco de tensión política que vive el país desde hace meses el CHP y el MHP apuestan por la moderación de Ihsanoglu, exjefe de la Organización de la Cooperación Islámica (OCI), frente al estilo agresivo de Erdogan.

"La razón por la que acepté esta candidatura es porque Turquía está abocada al caos. Hay polarización, división y conflicto. Esto es contra lo que luchamos", ha dicho Ihsanoglu. "Igual que un padre de familia reúne a sus hijos a la hora del desayuno, la comida o la cena, quiero reunir al os 76 millones de personas" del país, ha asegurado.

Indignación de los sectores laicos

La prensa de oposición se ha felicitado de la elección de este moderado frente a Erdogan, en el poder desde 2002. "Es una decisión táctica inteligente", asegura Murat Yetkin, del periódico en inglés 'Hürriyet Daily News'.

Sin embargo la candidatura de Ekmeleddin Ihsanoglu no gusta en los círculos más laicos de la oposición turca, que se han indignado con su nominación. Las críticas apuntan a su padre, Ihsan Efendi, que abandonó el país en 1924, durante el periodo de laicización de Atatürk, el fundador de la Turquía moderna y laica, para estudiar en una universidad religiosa de El Cairo. Pero Ekmeleddin Ihsanoglu insiste en que es un moderado y asegura que "la razón principal de los problemas del mundo musulmán viene de la asociación entre religión y negocios".

Tras un doctorado en ciencias obtenido en 1974 en Ankara, Ihsanoglu fundó el primer departamento de Historia de las Ciencias en la universidad de Estambul. Es autor de varios libros y fue profesor durante muchos años en universidades europeas como la de Múnich (Alemania) o Exeter (Gran Bretaña).

No fue hasta 2004 cuando se dio a conocer públicamente con su nominación como secretario general de la OCI gracias al apoyo del Gobierno de Erdogan, donde durante nueve años demostró sus dotes diplomáticas para acercar el mundo islámico al cristianismo. En 2013 tuvo su primer enfrentamiento con su rival de este domingo, cuando este acusó a la OCI de su "pasividad" frente al golpe militar que derrocó al presidente egipcio Mohamed Mursi.

Temas