Vinila Von Bismark: «¿Por qué no extender la solidaridad a todo el año?»

Irene López, Vinila, junto a su estudio de tatuaje.
/J.E.GÓMEZ
Irene López, Vinila, junto a su estudio de tatuaje. / J.E.GÓMEZ

La artista cree que la sociedad se ha alejado del espíritu fraternal de la Navidad

JUAN ENRIQUE GÓMEZ GRANADA

Prefiere el imperio de las sombras, la cara oculta de un mundo que intenta alejarse de la capa de luminosidad que imponen sectores sociales, políticos y económicos, por lo que tiene claro que la celebración de la 'Pascua' debería cambiar sus formas y sobre todo hacer realidad su espíritu de fraternidad pero no solo unos días de diciembre y enero, sino a lo largo de todo el año. Vinila Von Bismark, es el 'alter ego' de Irene López Mañas, la granadina que desde una inicial posición de DJ en la Industrial Copera, conquistó los escenarios con el grupo Krakovia, alternó con el punk y el swing junto a The Lucky Dados y se convirtió en la reina del nuevo cabaret, el 'burlesque', con espectáculos descarados y maravillosos como 'The Hole'. Ahora vuela en solitario con un nuevo disco 'Motel llamado Mentira' y ha hecho de Granada su residencia habitual, incluso tiene un taller de tatuaje llamado Amor de Madre. Esta Navidad está a punto de irse a México, implicada en dar a conocer su nuevo disco con el que girará en España a partir de febrero.

-Está ante un nuevo proyecto, alejado del cabaret y mucho más personal.

Deseo que todo el mundo tenga trabajo y felicidad, pero que la gente entienda la felicidad como la amistad y el amor, no solo porque se tenga dinero
Para mí, espero que este 'Motel llamado Mentira', sea un éxito, porque es un trabajo de autogestión en el que nos hemos implicado mucho.

-Es un trabajo en el que reúno muchas fases, es la idea de mostrar en cada canción un lugar o una etapa de mi vida. Son canciones escritas por mí, tanto música como letra. Tiene un sonido muy parecido a mis discos anteriores, pero abarca un poco más, mis estancias en México me han influido en cuanto a la música de aquellas tierras y tiene un punto granadino, con aires de la tierra, aunque no me atrevo a llamarle flamenco, eso es demasiado importante, le tengo mucho respeto. Tengo muchas colaboraciones, como la Mari de Chambao, Delafuente o Gurruchaga en el vídeo. Ya no canto en inglés, todo está en español, excepto un tema en un idioma que me he inventado.

«Tenía una muñeca, Nena Melena, a la que podías hacerle diferentes peinados»

-Esta Navidad está inmersa en la promoción de este nuevo disco, pero supongo que dejará un hueco para la familia, los amigos...

-No necesito que sea Navidad para intentar ver a los míos o a los amigos. Cada vez lo veo más como consumo y creo que no deberíamos esperar a estas fechas para ver a la familia. Hace unas semanas nos reuníamos y valorábamos esa unión, sin necesidad de fechas.

-¿No cree en la Navidad?

-Tendría que decir que no. No creo en la Navidad, al menos tal y como se entiende hoy en día, como una pauta temporal de conducta. No comparto esa euforia fraternal al dictado de la época y creo que sería necesario extender la solidaridad y ese sentimiento de amistad a todo el año, no sólo en unas determinadas fechas.

-¿Qué recuerdos tiene de su infancia?

-Recuerdo mucho el belén que ponían sobre la marquesina de entrada de una joyería en la calle Reyes Católicos, que ya no está y que creo que les robaron unas figuras. Me llamaba mucho la atención de pequeña, quizá por el tamaño y el lugar donde estaba. Recuerdo las navidades en Peligros, con la unidad de la familia, pero no como algo asociado a estas fechas, sino que ese sentimiento era permanente.

-¿Tenía algún regalo favorito?

-Sí. Yo tenía todo un fetiche, era la muñeca Nena Melena, a la que le podías hacer peinados, con el pelo como de alambre y podías cambiarle el peinado. Ya no se esperan los regalos como antes. Ahora se esperan 'iPhones' y no muñequitas.

-¿Cuál sería su música de Navidad?

-Me quedaría con una canción de The Doors que me parece muy ilustrativa para esta fecha y sus sensaciones: 'People are strange'.

-Ha decidido volver a Granada. ¿Se quedará?

-Venirme a la ciudad es lo mejor que he hecho últimamente. He ganado en calidad de vida y en todo. Esta es una ciudad maravillosa.

Fotos

Vídeos