Los vecinos de San Juan de Letrán entran a las casas para recoger sus cosas

Los vecinos de San Juan de Letrán entran a las casas para recoger sus cosas
RAMÓN L. PÉREZ

Policías y bomberos acompañan a una persona por vivienda para que retire en media hora lo imprescindible

JAVIER MORALES

Los inquilinos del edificio incendiado hace justo una semana ha podido entrar hoy, desde las nueve de la mañana, al inmueble ubicado en la calle San Juan de Letrán. Se trata de una medida excepcional aprobada por el juzgado que instruye el caso para que una persona por cada domicilio pueda pasar a recoger documentación, llaves, joyas y cualquier objeto de primera necesidad que entre en una caja que pondrá a su disposición el Ayuntamiento. Por seguridad, sólo han dispuesto de una media hora para inspeccionar cada una de las 35 viviendas.

Así se lo comunicaron ayer a los vecinos la concejal de Seguridad Ciudadana, Raquel Ruz, y el jefe de la Policía Local, José Antonio Moreno, durante una reunión que se convocó a las 13.30 horas en la comisaría ubicada en Huerta del Rasillo. Tal y como explicó la edil, Policía Local, Bomberos, Servicios Sociales y Urbanismo han trabajado conjuntamente para solicitar el permiso pertinente para que los propietarios puedan acceder, siguiendo un estricto protocolo por seguridad. El pasado jueves, los bomberos apuntalaron la estructura y retiraron algunos de los escombros, con el objetivo de evitar accidentes y facilitar esta entrada provisional.

«Vamos a dar una caja de tamaño medio a cada una de las familias, y solamente podrá entrar un representante, que pedimos que tenga condiciones físicas y psicológicas», resumió Ruz. «Queremos que quien entre sea alguien con fortaleza psicológica porque entendemos que puede ser un impacto importante». Al menos 25 de las 35 viviendas de este edificio están afectadas por las llamas, lo cual complica el acceso y la búsqueda de los objetos que se hayan salvado de las mismas, de ahí los dos ‘requisitos’ especificados por el Ayuntamiento. No funciona el ascensor y las escaleras están en malas condiciones –el fuego se extendió por el hueco desde la primera planta–, lo cual obstaculiza la operación. También aconsejaron a quienes vayan a subir que lleven un listado de los objetos a recoger.

Medidas de seguridad

Un bombero y un agente de la Policía Local han acompañado a cada uno de los propietarios que pasen al inmueble, que irán equipados con cascos, mascarillas y monos. Ayer trascendieron algunos datos del informe en el que han trabajado los técnicos del Área de Urbanismo que han inspeccionado el inmueble de San Juan de Letrán 3. Hasta hoy mismo, han sido los únicos, junto a los bomberos y la Policía Científica, autorizados por el juzgado para caminar por el interior. Según pudo saber IDEAL, la estructura no reviste daños de extrema gravedad, está hecha de hormigón reforzado y tiene protección antisísmica. No obstante, se practicará una prueba de resistencia para ver en qué medida afectó el calor del incendio al armazón.

Las viviendas más afectadas son las situadas entre la primera y la cuarta planta. Falsos techos, tuberías e instalación eléctrica han quedado totalmente devoradas por las llamas. Zonas comunes como los pasillos o la escalera están irreconocibles, pese a que desde la calle casi pasan desapercibidos los efectos del fuego.

Ayuda psicológica

El Ayuntamiento recordó ayer a los vecinos que está a su disposición para ofrecer ayuda psicológica y social. Una mujer de 73 años falleció al tratar de refugiarse en el cuarto de baño, mientras que 32 vecinos resultaron afectados por inhalación de humo y requirieron atención sanitaria. La mayoría de ellos han podido alojarse provisionalmente en pisos de familiares y amigos, un par de familias se hospedan en hoteles y otra en el hostal puesto a disposición de los propietarios por el Ayuntamiento.

Nadie marca plazos para que los vecinos puedan regresar a casa si se determinara que el edificio puede ser habitable. Una vez la investigación concluya cuál fue el punto de inicio y las causas del incendio –algunas sustancias que se analizarán en laboratorio y el comportamiento de las llamas hacen sospechar que pudo ser provocado–, las aseguradoras tendrán que valorar los daños.

El futuro del edificio y sus inquilinos será una incógnita hasta que finalice la investigación. Por el momento, un vehículo de la Policía Local –que mañana coordinará el dispositivo para la recuperación de los enseres– y dos agentes custodian día y noche el inmueble. El cordón policial se ha reducido y la puerta de la entrada al edificio está cerrada. Hoy se abre provisionalmente y los vecinos comprobarán por primera vez el estado de sus casas.

Fotos

Vídeos