El vallado de la muralla de la Alberzana impedirá aparcar a partir del verano

Los vecinos llevan años con denuncias sobre la situación alegal de un aparcamiento que amenaza a la muralla./ALFREDO AGUILAR
Los vecinos llevan años con denuncias sobre la situación alegal de un aparcamiento que amenaza a la muralla. / ALFREDO AGUILAR

Cultura permite al Ayuntamiento de Granada realizar la intervención prevista en etapas, dada la precariedad financiera de las arcas municipales

Javier F. Barrera
JAVIER F. BARRERA

La muralla de la Alberzana debe su nombre a las plantaciones de naranjos que en época nazarí existieron en sus inmediaciones. Formó parte de la extensa muralla del Albaicín, construida para proteger al inmenso barrio extramuros formado por la población que emigraba hacia la capital del único reino musulmán que quedaba en la península. Ahora tiene dos caras. Una de ellas ha sido restaurada hace un par de años y cuenta con premios de arquitectura.

Es una delicia. En este tramo se conserva la puerta de San Lorenzo, llamada así en época cristiana por su cercanía con una iglesia desaparecida. Constituye uno de los seis accesos que tuvo esta muralla, aunque fue tapiada en el siglo XVI y permaneció oculta hasta 1983, cuando fue redescubierta. Es una de las joyas secretas de la ciudad de Granada.

La otra cara de la muralla de la Alberzana es, como el día lo es a la noche, un caos. Es un aparcamiento pirata que amenaza a la propia muralla y tiene todas sus protecciones tiradas por el suelo. Las denuncias de ruidos, de basuras, de inseguridad para los peatones, se acumulan desde hace meses.

Esta situación, sin embargo, parece haber llegado a su fin o, al menos, tiene sus días contados. El concejal de Urbanismo del Ayuntamiento de Granada, el socialista Miguel Ángel Fernández Madrid, explica que «la situación existente en la muralla de la Alberzana y su entorno está ya en trámites de ser solucionada». Aunque no se compromete con las fechas, «porque es una cuestión de burocracias y se mete el mes de agosto por medio», sostiene que «lo normal es que a partir de verano ya no se pueda aparcar en su entorno». Será entonces cuando, aconseja, «el Ministerio de Cultura puede empezar los trabajos de rehabilitación y la adecentación de la zona, que está completamente deteriorada».

Fernández Madrid desgrana que «estamos recibiendo ofertas de la licitación para hacer el trabajo de clausura del aparcamiento ilegal en la Alberzana». Recuerda que su antecesora en la Concejalía de Urbanismo, Isabel Nieto, «pidió permiso a la Delegación de Cultura de la Junta de Andalucía para cerrar la zona del aparcamiento. El resultado es que Cultura dio su autorización atendiendo a una actuación integral, pero resulta que en estos momentos dicha intervención se va de precio».

La solución fue que, «como no tenemos ahora dinero para la intervención al completo, le pedimos a Cultura que nos autorizara el cierre por fases del aparcamiento de manera que, en un primer momento, se intervendrá para que no entren los coches y, en una segunda, la mejora del espacio público». ¿Que dijo Cultura? «Cultura nos ha autorizado realizar esta intervención por fases», responde Fernández Madrid.

Plazos y licitación

Respecto a los necesarios plazos de actuación, el concejal de Urbanismo comenta que «estamos ahora en proceso de licitación y de pende de Contratación de forma que, en cuanto se resuelva, se actuará». «Por lo que me dicen los técnicos en Contratación -añade el edil- este mismo mes, si se dan prisa, se adjudicará del tirón y en septiembre estará todo listo y terminada la obra».

En cualquier caso, hay algo más que claro. Puede que incluso este mismo mes de julio desaparezca el aparcamiento pirata de la muralla de la Alberzana, pero lo que sí es fijo es que ya no se podrá a aparcar a partir del verano.

Fotos

Vídeos