ideal.es
Miércoles, 22 octubre 2014
claros
Hoy 14 / 31 || Mañana 16 / 31 |
más información sobre el tiempo
Estás en: > > >
Tesoros bajo el mar andaluz

GRANADA

Tesoros bajo el mar andaluz

El Grupo de Patrimonio Histórico de la Guardia Civil alerta sobre la gran cantidad de barcos hundidos en las costas andaluzas y sobre su necesidad de protección

02.04.12 - 01:05 -
En Tuenti
CerrarEnvía la noticia

Rellena los siguientes campos para enviar esta información a otras personas.

* campos obligatorios
Cerrar Rectificar la noticia

Rellene todos los campos con sus datos.

* campos obligatorios
El patrimonio subacuático andaluz es impresionante. Según un reciente informe del Grupo de Patrimonio Histórico la Guardia Civil, existen multitud de barcos hundidos en nuestras costas. Las riquezas que alberga el fondo marino son incalculables, por lo que la Benemérita pide a los poderes públicos que establezcan «mecanismos útiles para garantizar su protección».
Ha sido a raíz del tesoro descubierto por Odysseys de la fragata española Las Mercedes, hundida por los ingleses cuando transportaba una importante cantidad de monedas y lingotes de oro y plata de la Corona española y de particulares, cuando el Gobierno parece haberse dado cuenta de la importancia de los pecios hundidos en nuestras aguas. El importante contencioso que ha mantenido con esta empresa 'buscatesoros' y que al final ha podido rescatar España, ha marcado un antes y un después en la búsqueda de los tesoros hundidos. El caso del Odysseys quedará marcado para siempre en la historia de la navegación al sentar jurisprudencia sobre quién debe ser el dueño de un tesoro hundido. Si en un principio se tenía claro que sería para aquellos que lo encontraran, un juzgado americano ha dado la razón a España al reclamar ese tesoro, que era de la Corona española, por muchos años que llevara debajo del agua.
El caso ha estado rodeado de secretos y comenzó cuando en un juzgado de la Línea de la Concepción se presentó una denuncia de una asociación, Nerea Subacuática, contra la empresa Odyssey por conductas de contrabando y delitos contra el patrimonio histórico. Para el Estado y para la propia Junta, esta era una vía fundamental ya que permitía la posibilidad de exigir responsabilidades penales por delito contra el patrimonio histórico. En más de una ocasión se planteó la posibilidad de pedir una orden internacional de detención, lo que en la práctica, hubiera limitado el movimiento de los responsables del Odyssey que no se habrían podido mover. Al final esta medida no se adoptó por las presiones existentes. La entonces consejera de Cultura de la Junta de Andalucía, Carmen Calvo, alertó al Ministerio de Cultura de los movimientos de esta empresa en aguas andaluzas, que en un principio habían obtenido el permiso para rescatar un barco inglés, según dijeron. El Ministerio contestó que había autorizado las prospecciones en aguas de Sotogrande y Algeciras, «dada la extremada sensibilidad que existe sobre este asunto y lo delicado de la situación». El caso ocasionó un conflicto diplomático entre los estados de España, Reino Unido, Panamá, Gibraltar y Estados Unidos. Según los informes que tiene la Guardia Civil, Reino Unido, parte contratante del Odyssey, fue cooperadora en la fuga del tesoro a través de Gibraltar, donde, se supone, aún queda parte de dicho tesoro que ha tenido que devolver la empresa 'buscatesoros'. Durante los diez años que ha durado dicho caso (desde 1998 a 2007) no se ha podido detener las prospecciones que llevó a cabo el Odyssey. «Todos los estamentos eran conscientes de lo que se estaba produciendo, dejaban notas escritas pero no se atrevían a actuar por la importancia diplomática del caso», dice el informe de la Guardia Civil. En estos años, si hay alguna actuación que destacar, es la del Centro de Arqueología Subacuática, que se manifestó como auténtico azote contra el expolio.
El informe de la Guardia Civil lleva el título de 'La riqueza de la Mercedes, un hallazgo y un expolio de cine». El mismo resulta minucioso y tremendamente ilustrativo. En él se expone que esta empresa, convertida en multinacional, cuenta con múltiples especialistas en historia naval, como Victoria Stapels, que vive en Sevilla, a los que paga por determinar coordenadas y la carga de los buques. Fue esta experta quien facilitó los datos a Odyssey sobre la fragata Mercedes y el tesoro que llevaba.
Actualmente hay una tensión por gestionar el patrimonio subacuático. La Armada mantiene que como se trata de buques de guerra pertenecen al Ejército español y deben gestionarlo en exclusiva. Por el contrario, la comunidad autónoma andaluza mantiene que al tratarse de patrimonio subacuático en nuestras costas, es competencia de la comunidad autónoma.
La exposición en Granada
Aún no se sabe qué pasará con el tesoro de La Mercedes. El destino final se estudiará y no se ubicará en un único lugar, según ha señalado el ministro de Educación, Cultura y Deporte, José Ignacio Wert. «No podemos pensar en un destino único», ha afirmado el ministro. Desde que estuvo claro que España había ganado la batalla contra la empresa estadounidense Odyssey por la propiedad del tesoro, comenzaron a escucharse peticiones para la ubicación final de las más de 600.000 monedas de oro y plata recuperadas.
La alcaldesa de Cartagena, Pilar Barreiro, ha considerado que su ciudad es la más adecuada para acoger el tesoro ya que es la sede del Museo Nacional de Arqueología Subacuática.
Y la Junta de Andalucía ha anunciado que solicitará al Gobierno una parte del tesoro para depositarlo en alguno de los museos de la comunidad autónoma. Por lo pronto, el responsable del Parque de las Ciencias de Granada, Ernesto Páramo, ha dirigido una carta al director del Museo Naval, Gonzalo Rodríguez González-Aler, en el que le muestra su deseo de que parte del tesoro de Las Mercedes sea expuesto en Granada, concretamente en el Parque de las Ciencias. «No nos ha dicho que sí pero tampoco que no. Su carta de respuesta ha sido muy esperanzadora ya que se pone a mi disposición para colaborar en todo lo que esté en su mano», dice Ernesto Páramo.
Páramo ha justificado su petición precisamente porque uno de los documentos que aportó España en el juicio contra el Odyssey fue la carta que dirige el teniente de navío granadino Pedro Afán de Rivera a Carlos IV en la que explica cómo fue aquella batalla en la que se perdió a La Mercedes y en la que pide un resarcimiento de su situación personal, ya que quedó cojo y manco y «toda la maquinaria trastornada», según explica en su misiva al monarca español.
Pedro Afán de Rivera fue el único oficial que quedó vivo tras la voladura del Nuestra Señora de las Mercedes, desastre que provocó el naufragio en el que fallecieron 249 marineros y en el que 51 supervivientes fueron hechos prisiones. El navío provenía del puerto de Callao en Lima, Perú, e iba cargada con oro, plata, telas de vicuña, quina y canela, según los registros históricos.
En ese documento que ahora ha sido rescatado y que se encuentra en el Archivo General de la Marina Álvaro de Bazán, hace una pequeña crónica de lo que sucedió aquel día. Al parecer, el granadino estaba embarcado en otra fragata cuando recibió la orden de que transbordara a Las Mercedes para la travesía que partió de Perú con el tesoro en monedas de otro y plata que iban a la Hacienda real y particulares.
TAGS RELACIONADOS
En Tuenti
Tesoros bajo el mar andaluz
Descuentos
Ideal.es

EN CUALQUIER CASO TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS:
Queda prohibida la reproducción, distribución, puesta a disposición, comunicación pública y utilización, total o parcial, de los contenidos de esta web, en cualquier forma o modalidad, sin previa, expresa y escrita autorización, incluyendo, en particular, su mera reproducción y/o puesta a disposición como resúmenes, reseñas o revistas de prensa con fines comerciales o directa o indirectamente lucrativos, a la que se manifiesta oposición expresa.