El Salón del Cómic se 'granadiniza'

La cantidad y calidad de los Cosplayers disminuyó respecto a ediciones anteriores de la feria

MIGUEL Á. ALEJOGRANADA.
Participantes en el taller de globopenes organizado por Altair en el Salón del Cómic. :: M. ÁNGEL ALEJO/
Participantes en el taller de globopenes organizado por Altair en el Salón del Cómic. :: M. ÁNGEL ALEJO

Con una jornada más tranquila, la decimoséptima edición del Salón Internacional del Cómic de Granada echó ayer el cierre. La asistencia de público a esta última edición ha sido aproximadamente como en citas anteriores y los responsables de los stands de venta se han ido relativamente contentos, a pesar de los tiempos de crisis económicos que vivimos. Comic21 y Escuela Arte Granada fueron los canalizadores de esta última jornada del encuentro dedicado al géneros del cómic con diversas sesiones, en las que hubo firmas de ejemplares por parte de los autores asistentes, y actividades relacionadas con el género.

La Asociación Altair de Motril ha sido la canalizadora de la mayoría de actividades de mayor acogida, con talleres de fieltro, hama y el de gritos, y por supuesto como los más participativos. Uno de los talleres organizados por este colectivo fue el de 'globopenes', o sea el uso de la llamada globoflexia para elaborar formas lo más similares a un pene.

0,99 euros cuesta el último número de 'FQF'. No es casualidad este precio porque con el céntimo que te devuelven, puedes utilizarlo de ficha para jugar a la modalidad que han creado del conocido juego de la oca. Genial fanzine granadino que siempre se ha convertido en una publicación para conocer al aficionado, al cómic y al manga especialmente. Ha sido el único fanzine que se ha vendido en este encuentro a 'viva voz', como antes se vendían los periódicos, con el uso de los llamados voceros.

El número de cosplayers este año ha sido menor tanto en calidad como en cantidad, aunque algunos siempre tienen la imaginación suficiente para hacerse disfraces a un bajo coste ante los tiempos de escasez económica que corren. Las exposiciones de Lolita Aldea y la de Comic21 han sido las más visitadas, y ahora ambas iniciarán un periplo por otros encuentros comiqueros.

Un salón que ha valorado el poder resurgente de las revistas y del producto nacional, con solo la presencia de dos autores invitados de fuera de nuestras fronteras. Una línea a seguir, dar más relevancia a autores andaluces, reduciendo el número de artistas foráneos. Ante la continuidad de la situación económica se intuye que la próxima edición del salón servirá para divulgar a un mayor número de autores nacionales y locales. Granada, en ese sentido, es uno de los grandes centros generadores de creadores de cómic.

Fotos

Vídeos