ideal.es
Miércoles, 22 octubre 2014
claros
Hoy 15 / 25 || Mañana 9 / 21 |
más información sobre el tiempo

SOCIEDAD

El Señor del cielo

El Cristo más alto del mundo mide como un edificio de 12 pisos y se acaba de inaugurar en Polonia. Levantado con donativos, no le faltan las críticas por su ostentación

13.11.10 - 02:20 -
En Tuenti
CerrarEnvía la noticia

Rellena los siguientes campos para enviar esta información a otras personas.

* campos obligatorios
Cerrar Rectificar la noticia

Rellene todos los campos con sus datos.

* campos obligatorios
Polonia ha vuelto a dar una nueva muestra de que es el territorio más católico de Europa. El país centroeuropeo alberga desde hace varios días el Cristo más alto del mundo, más incluso que el de Río de Janeiro. El Cristo polaco, que mide un total de 36 metros, mientras que el brasileño alcanza los 33, ha sido construido en una colina de unos 16 metros, en Swiebodzin, una localidad de 40.000 habitantes situada en el oeste de Polonia, relativamente cerca de Alemania.
Elevado como un edificio de 12 plantas, es blanco como el citado Pan de Azúcar y el Cristo de la Concordia de Cochabamba, en Bolivia. Pero, a diferencia de las dos estatuas latinoamericanas, posee una corona dorada de unos tres metros de altura. La construcción del Cristo polaco finalizó el pasado 6 de noviembre, cuando los últimos elementos de la obra, la cabeza y los brazos, fueron instalados con la ayuda de una grúa de grandes dimensiones que tuvo que ser enviada especialmente al lugar porque la maquinaria que se utilizó previamente para acabar los trabajos no tenía la potencia necesaria.
Según los responsables de la obra, el monumento pesa unas 440 toneladas. El artífice de esta construcción es el cura de la parroquia de la Misericordia Divina de Swiebodzin, Sylwester Zawadzki. El sacerdote católico polaco impulsó el proyecto hace cinco años, y pudo financiarlo gracias a donaciones privadas recaudadas en Polonia y en otros países. Antes, en el año 2000, quiso declarar a Cristo patrón de la localidad en acción de gracias, pero sus superiores no se lo aconsejaron.
En una primera etapa, el padre Zawadzki apostó por construir una mera estatua de jardín, pero después defendió la construcción de una obra de grandes dimensiones porque, según sus propias palabras, «el amor a Cristo es ilimitado». Los trabajos empezaron sin permiso de obras, pero el Ayuntamiento terminó dando el visto bueno, quizá porque, después de hacer números, se dio cuenta que podría rentabilizar la inversión del sacerdote.
Sylwester Zawadzki se encuentra muy feliz, y no ha dudado en decir a los medios polacos y extranjeros que lo han entrevistado que el Cristo de Swiebodzin «es la obra de mi vida. Mi primera vocación fue ser sacerdote. La segunda era construir esta estatua». Considera que esta obra religiosa será el más grande predicador de la fe del Viejo Continente y del mundo, porque, en su opinión, «Europa necesita predicadores como Cristo».
Pero su construcción no ha estado exenta de polémica en Polonia. Algunos ciudadanos creen que el país necesita obras más urgentes, como vías de comunicación modernas y a la altura del nivel medio de la Unión Europea, además de escuelas y hospitales. Para el sociólogo varsoviano Marcin Frybes, la edificación del Cristo en estos momentos de crisis y malestar social es «anacrónica. La fe es algo que se lleva en el corazón, y no hace falta tanta grandilocuencia. La Iglesia pudo gastarse el dinero que le ha costado la construcción de la estatua en ayudar a los más pobres».
Por el contrario, Jan Grosfeld, profesor en la universidad católica Cardenal Wyszynski de Varsovia, celebra la existencia del Cristo de Swiebodzin, porque es un símbolo del carácter profundamente católico de Polonia.
Detractores
Algunos detractores de la obra recuerdan que en otras partes del mundo existen monumentos religiosos más altos que el Cristo polaco, como el Buda de Lushan, en China, con 128 metros; el Buda Laykyun Setkyar de Myanmar (Birmania), de 116; y el Buda de Ushiku, en Japón, de 110 metros. Pero en general, los habitantes de Swiebodzin «están contentos, porque su ciudad será conocida en el mundo entero, y la existencia del Cristo puede ser buena para el turismo y la economía», explica un periodista del diario local Gazeta Lubuska. Gente como Marcin, propietario de un pequeño restaurante, que está «feliz como católico y ciudadano de Swiebodzin porque dignifica a nuestro municipio, lo hace más atractivo».
Para la señora Elzbieta, una ama de casa de 67 años, «la estatua es lo más bonito que le ha ocurrido a esta ciudad en los últimos años». De una cosa no hay duda, el Cristo de Swiebodzin alegrará a muchos corazones.
TAGS RELACIONADOS
En Tuenti
El Señor del cielo

A diferencia de los Cristos de Río de Janeiro y Cochabamba, el polaco está rematado por una gran corona. :: KACPER PEMPEL/REUTERS

Descuentos
Videos de Costa
más videos [+]
Costa
Ideal.es

EN CUALQUIER CASO TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS:
Queda prohibida la reproducción, distribución, puesta a disposición, comunicación pública y utilización, total o parcial, de los contenidos de esta web, en cualquier forma o modalidad, sin previa, expresa y escrita autorización, incluyendo, en particular, su mera reproducción y/o puesta a disposición como resúmenes, reseñas o revistas de prensa con fines comerciales o directa o indirectamente lucrativos, a la que se manifiesta oposición expresa.