ideal.es
Miércoles, 22 octubre 2014
sol
Hoy 7 / 12 || Mañana 5 / 9 |
más información sobre el tiempo
Estás en: > > >
¿Esto es Granada o Hollywood?

Cultura-Granada

¿Esto es Granada o Hollywood?

En la provincia hay una veintena de festivales, muestras y ciclos estables de cine

30.05.10 - 02:11 -
En Tuenti
CerrarEnvía la noticia

Rellena los siguientes campos para enviar esta información a otras personas.

* campos obligatorios
Cerrar Rectificar la noticia

Rellene todos los campos con sus datos.

* campos obligatorios
La última incorporación fue, el pasado marzo, la muestra Ópera Prima en Corto, organizada por dos jóvenes constituidos en asociación cultural que lograron arrancar aportaciones en especie de aquí y allá para llenar dos noches el Teatro Alhambra con la proyección de sus cortos y los de sus colegas. La lista de festivales, muestras y ciclos de cine de Granada es larga. Por orden de antigüedad, el Festival de Jóvenes Realizadores, que en 2010 cumple 17 años, Mujeres del Cine (10), Mirando Nosotras (8), Muestra de Cine Gay, Lésbico y Transexual (6), Cines del Sur (4) y, con 2 años, Retroback de Cine Clásico y Cine Solidario. Sin olvidar las 200 sesiones anuales que programa la Filmoteca de Andalucía, los ciclos de la Diputación (Cine Mudo, Cine e Interculturalidad) o los que ofrecen el Cineclub universitario, el Centro Cultural CajaGranada, la Fundación Euroárabe o el Parque de las Ciencias. También la provincia cuenta con sus propios encuentros, como el de Colomera 'Menos es más', que reivindica el cine hecho en los pueblos pequeños, el Festival Joven de Cortometrajes de Huétor Vega, la Semana del Corto de Huéscar o el Festival Artífice de Vídeo-cortometraje de Loja.
Y eso, en una provincia que ha cerrado salas comerciales en los últimos años. ¿Cómo se explica ese 'boom'? Obviamente, ninguno de estos festivales existiría sin la inyección de dinero público. Salvo Mujeres del Cine, una producción privada de La Fábrica Onírica con ayudas institucionales, todos los demás eventos son de promoción pública y casi todos reciben ayudas monetarias o en especie por parte de la Junta, el Ayuntamiento y la Diputación, en distintas proporciones. Los patrocinadores privados están siempre en segundo plano.
Población joven
También tiene su importancia el hecho de que en Granada residan 75.000 estudiantes -de ellos 10.000 extranjeros-, ávidos de citas lúdicas y culturales, especialmente si la entrada es gratuita o cuesta 3 euros.
José Sánchez-Montes, director de Cines del Sur, el festival más caro (850.000 euros), tiene otra teoría: en las salas comerciales no hay espacio para las películas independientes, de autor o, simplemente, europeas. «Ninguna sala programa nada que se salga de los cánones del cine comercial», subraya Sánchez-Montes. Y pone como ejemplo el triste sino del cine no norteamericano en Granada: 'La cinta blanca' de Michael Haneke, mejor película europea, Globo de Oro y Palma de Oro, se estrenó con retraso y duró un suspiro en la cartelera.
Con él coincide David López, director de Jóvenes Realizadores y Retroback. «El cine es el gran arte de nuestro tiempo y las salas, haya crisis o no, se siguen llenando. Las comerciales se llenan con grandes títulos, pero también el cine independiente tiene el beneplácito del público. Si la gente no pagase su entrada para ver algo que no se exhibe en las salas, los festivales se dejarían de hacer», argumenta.
El delegado de Cultura de la Junta de Andalucía en Granada, Pedro Benzal, aporta aún otra explicación: el veterano Festival de Jóvenes Realizadores y la Filmoteca de Andalucía, con 48 semanas al año de programación gratuita, «son la madre de estos nuevos festivales. Sin hacer la competencia a las salas comerciales, la Filmoteca ha creado un público cinéfilo, ha enseñado a ver cine». Y agrega, medio en broma, en una pulla sobre la muestra de cine clásico dirigida al concejal de Cultura Juan García Montero: «Retroback hacemos todas las semanas en la Filmoteca».
Granada en estado puro
¿Qué ocurriría si en vez de dispersar cientos de miles de euros en muchos festivales modestos, las instituciones concentrasen sus recursos y apostasen por menos eventos, pero de más calidad y más atractivos, incluso para los visitantes foráneos? Grandes festivales, como los de San Sebastián, Valladolid o Málaga, dan lustre a las ciudades que los acogen. Claro que en ellos se junta mucho dinero -6,5 millones de euros en el Zinemaldia, 3,2 en la cita malagueña y 3 en la Seminci-, pero también las voluntades de todas las instituciones y muchas empresas de la ciudad.
Un técnico de uno de estos eventos que prefiere no dar su nombre señala que en Granada se da actualmente una imposibilidad «orgánica» para unir a las instituciones en torno a un gran proyecto cinematográfico, ya que el PSOE gobierna la Junta; el PP, el Ayuntamiento e IU, el área cultural de la Diputación. Además, recuerda, en otras ciudades las administraciones se unieron a proyectos surgidos de la iniciativa privada, no al contrario.
Y los políticos parecen darle la razón. «No todos vamos a hacer el Festival de Cine de Málaga; eso ya lo hace Málaga», aduce Pedro Benzal. En su opinión, sería positivo apostar por un solo evento de la ciudad, con diferentes secciones, pero manteniendo los encuentros dedicados a temáticas muy concretas, como el feminismo, la homosexualidad, el voluntariado o la inmigración. «Si el año que viene en vez de ocho festivales tenemos doce, por mí, bien; pero, a mi juicio, con la crisis alguno se va a caer. Cada institución que haga lo que quiera, pero es verdad que nos estamos perdiendo hacer un gran festival entre todos. Y eso es Granada en estado puro», subraya el delegado en referencia a la dificultad para ponerse de acuerdo.
Lo mismo opina la diputada provincial Asunción Pérez Cotarelo: «Siempre que no tuviésemos que renunciar a la colaboración con las asociaciones y a las actividades en los pueblos (Circuito de Cine y Cinescuela, a los que se dedican miles de euros), hacerlo conjuntamente sería lo ideal». Sin embargo, añade, los desencuentros en la organización del Festival de Jóvenes Realizadores demuestran que eso sería «muy difícil».
García Montero disiente: «Es bueno que haya una oferta distinta: cada festival tiene su espacio y su razón de ser. Quizá el gran festival de Granada no es el de cine, sino el de música».
También es cierto que ninguno de los tres eventos más importantes se presta al 'glamour' de las estrellas del celuloide: Cines del Sur está dedicado a las desconocidas cinematografías de Asia, África y Latinoamérica; Retroback, a películas cuyos protagonistas son octogenarios o están muertos; y Jóvenes Realizadores, a cineastas noveles que ruedan con un puñado de euros.
«Nosotros consideramos humildemente que Cines del Sur se ha situado como un festival potente y jugamos en la misma liga que los de Huelva o Sevilla. Fuera de España tiene una entidad», afirma José Sánchez Montes.
Alfombra roja
Reconoce que su festival no tiene estrellas de papel cuché, pero sí grandes cineastas. «El director que ganó la Palma de Oro ha estado en Granada. La película de Chad que ganó el Premio Especial del Jurado en Cannes está invitado en la próxima edición. Jafar Panahi, el director recién excarcelado en Irán, fue el presidente de nuestro primer jurado y le vamos a hacer un homenaje. Abbas Kiarostami va a venir a dar unos talleres. Han estado Gael García Bernal y Omar Shariff... A Mohsen Makhmalbaf no te lo encontrarás en el 'Hola', pero es una gran figura del cine», argumenta. Él no es muy amigo del relumbrón: «La alfombra roja es bastante fútil: del Festival de Málaga se habla una semana y ya no se vuelve a hablar, porque es de consumo inmediato».
David López piensa que crear un «macrofestival» sería deseable. «Cuando vas al extranjero en nombre del festival de Granada, no saben de cuál estás hablando», asegura. Las dificultades, a su juicio, no proceden tanto de los roces políticos como de la disparidad de los actuales eventos. «Aparte de las temáticas, cada uno se dirige a una audiencia distinta: Retroback tiene un público más veterano, con más poder adquisitivo; Jóvenes Realizadores, mayoritariamente universitario; y Cines del Sur aúna a los estudiantes -aunque las fechas no son buenas- con gente mayor que quiere conocer el cine de autor internacional», explica el director.
Por otro lado, los pequeños se defienden de las fuerzas centrípetas. Ana Cabello, codirectora de la muestra Ópera Prima en Corto, la última en llegar, asegura que la oferta cinematográfica salpicada a lo largo de todo el año enriquece la vida cultural, en una ciudad hiperactiva en este terreno. «También es un motor económico», recuerda esta realizadora y voluntaria de Cines del Sur. Cada festival genera puestos de trabajo y actividad económica a su alrededor; si los recursos se concentran, se crea menos empleo.
Guadalupe Blanco, representante de la asociación Nos y responsable de la Muestra de Cine Gay, Lésbico y Transexual, asegura que, más que reunir esfuerzos, habría que dedicar más recursos a cada uno. «No es normal que los festivales de la ciudad los mantengan la Junta y la Diputación, mientras el Ayuntamiento sólo invierte en el Retroback y en el de Jóvenes Realizadores, que en los últimos años lo ha maltratado». La asociación de homosexuales ha pedido subvenciones al gobierno municipal, sin éxito. Ni siquiera logró la cesión del Teatro Isabel la Católica. «Nosotros también somos ciudadanos de Granada y pagamos impuestos. Pero el Ayuntamiento nunca consideró importante el festival», subrayó.
Menos alegría económica
La crisis económica ha venido a redimensionar algunos presupuestos desorbitados. Cines del Sur alcanzó el año pasado el millón y medio de euros y esta primavera tendrá que conformarse con poco más de la mitad. ¿Cómo lo hará? «Intentamos que la calidad no se resienta -apunta su director-, pero hay que reducir el número de películas y algunos espacios no los podremos abrir».
En el otro extremo, Ana Cabello cree que 3.000 o 4.000 euros -reunidos a base de «moverse» por la ciudad- dan para hacer «algo en condiciones»: una imprenta hace los carteles, un hotel cede habitaciones para invitados, un restaurante ofrece sus menús, una institución pone el premio... «Cuando un proyecto funciona, hay muchas empresas que se involucran», sostiene.
De todas formas, el año que viene ella y la otra mitad de la Asociación Garnata, Javier García, tienen intención de cobrar una entrada «simbólica» para evitar lo ocurrido en marzo, cuando decenas de jóvenes se quedaron a las puertas del Teatro Alhambra.
Pero seguro que en 2011 ya no son el festival de cine más joven de Granada.
TAGS RELACIONADOS
En Tuenti
¿Esto es Granada o Hollywood?
:: FOTOMONTAJE: (c) Kandor Graphics, S.L.
Descuentos
El blog de ideal.es sobre cine (o algo parecido... [+]
Videos de Cultura
más videos [+]
Cultura
Ideal.es

EN CUALQUIER CASO TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS:
Queda prohibida la reproducción, distribución, puesta a disposición, comunicación pública y utilización, total o parcial, de los contenidos de esta web, en cualquier forma o modalidad, sin previa, expresa y escrita autorización, incluyendo, en particular, su mera reproducción y/o puesta a disposición como resúmenes, reseñas o revistas de prensa con fines comerciales o directa o indirectamente lucrativos, a la que se manifiesta oposición expresa.