Dos mendigos vierten sobre sus cabezas botes de pintura en una loca 'performance' en Granada

La iniciativa fue acogida con perplejidad y risas pero, sobre todo, atrajo la atención de cientos de objetivos y flashes

C. MORÁNGRANADA.
Los dos artistas, instantes después de derramar la pintura sobre sus cabezas. :: FOTO DEL LECTOR PEDRO ARIAS/
Los dos artistas, instantes después de derramar la pintura sobre sus cabezas. :: FOTO DEL LECTOR PEDRO ARIAS

Sólo los dos protagonistas de esta historia, dos vagabundos acostumbrados a dormir en plena calle, conocen las razones que les llevaron a empaparse de pintura en las mismas puertas de la iglesia de San Leopoldo, junto a los Jardines del Triunfo, en pleno centro de Granada. Quizá la culpa fue de las musas, quizá, del aburrimento... o, a lo mejor, de la primavera. Los artistas no dieron ninguna explicación. Dejaron que su explosiva actuación hablase por ellos. Ocurrió a última hora de la tarde del sábado y se convirtió en todo un espectáculo para los viandantes. La loca iniciativa fue acogida con perplejidad y risas, pero, sobre todo, atrajo la atención de cientos de objetivos y flashes. Nadie quería irse sin su recuerdo digital de la improvisada función.

La acción de los indigentes movilizó a varias patrullas de la Policía Local y a una cuadrilla de trabajadores de Inagra -la concesionaria de la limpieza de la capital-, que tuvieron que laborar durante un cuarto de hora largo para retirar las 'pinturas rupestres' del acerado. Y la cosa no quedo ahí. La concentración de 'gotelé' requirió horas después un nuevo repaso para borrar definitivamente las huellas del estropicio.

Mientras tanto, los 'lienzos andantes' se perdían Triunfo abajo cubiertos, de cabeza a los pies, por una plasta pringosa. Complicado acercarse a ellos para aplicarles la 'ordenanza de la convivencia'. Durante unos minutos de gloria, la calle fue suya.

Fotos

Vídeos