El TSJA, «preocupado» por la demora de la sentencia del 'caso Alhambra'

Imagen de archivo de una de las sesiones del juicio . /IDEAL
Imagen de archivo de una de las sesiones del juicio . / IDEAL

Abogados confirman «la desazón y el desánimo» de sus clientes, que se enfrentan a penas de prisión y en diciembre llevarán un año aguardando el fallo

YENALIA HUERTASGRANADA

Dicen que una justicia lenta no es justicia. El medio centenar de acusados del 'caso Alhambra' ya va camino de trece años esperándola. A la larga instrucción de la causa, que llegó a juicio en septiembre del año pasado tras más de una década de investigación judicial, hay que sumar los once meses que llevan aguardando los procesados para conocer si finalmente son o no condenados. El propio Tribunal Superior de Justicia de Andalucía, Ceuta y Melilla (TSJA) está «preocupado» por la demora del fallo, según han confirmado a IDEAL fuentes del alto tribunal andaluz. La resolución debe ser dictada por el tribunal de la Sección Segunda de la Audiencia Provincial de Granada y redactada por el magistrado designado ponente.

Otras fuentes judiciales consultadas por este diario indicaron que, si bien el asunto es complicado tanto por su «compleja instrucción» como por el número de acusados y el volumen de las actuaciones, «no es normal» que se esté retrasando tanto la sentencia. Es más, indicaron que lo lógico es que hubiera estado puesta «en el trimestre siguiente» a la finalización de la vista oral.

Se inició en 2005 y llegó a superar los 60.000 folios

La instrucción del ‘caso Alhambra’, en el que se investigó un presunto fraude en la venta y control de entradas al monumento, duró casi una década y ocupó más de 60.000 folios. Para guardar sus tomos hubo que habilitar una habitación específica en los juzgados de la Caleta. La investigación judicial, en la que jugó un papel fundamental la Policía Autonómica, la llevó el que fuera titular del Juzgado de Instrucción número 6, Miguel Ángel del Arco, ya jubilado. El caso parece estar condenado al retraso, pues mientras estaba instruyéndose hubo informes periciales que tardaron cuatro años en emitirse por su complejidad. El magistrado llegó a tener a 77 personas imputadas –por entonces todavía se llamaba así a los investigados– pero después archivó la causa para 27 de ellas al no existir acusación. Finalmente, se sentaron 50 personas en el banquillo, 45 de ellas acusadas por el fiscal. En su mayoría eran trabajadores del recinto, junto a guías turísticos y dueños de agencias. Se piden penas de 4 y 9 años de cárcel.

El 'caso Alhambra', consistente en un presunto fraude en la venta de entradas y control de accesos al conjunto monumental de la Alhambra y el Generalife, quedó visto para sentencia el 20 de diciembre del año pasado, tras tres meses de enjuiciamiento y unas 40 sesiones. El juicio arrancó el 15 de septiembre por delitos de apropiación indebida, falsedad y daños al patrimonio histórico.

Algunos de los abogados del caso confirmaron ayer que «la desazón y el desánimo» se apoderaron hace ya tiempo de sus clientes. Los acusados están lógicamente cansados de esperar un fallo que determinará su futuro personal. Uno de los letrados de esta macrocausa es Vicente Tovar, que ha representado a cuatro de los guías acusados. Ayer dio fe de que sus patrocinados están «totalmente desanimados» ante la duración del proceso.

«Entiendo que es un juicio difícil y que la sentencia lo es también, pero hay que pensar en que hay un montón gente pendiente de entrar en la cárcel o no», señaló el jurista, quien conoce mejor que nadie la dinámica de la justicia y los tiempos que manejan los jueces, dado que es un magistrado en excedencia. «La gente sobre la que pesa una acusación tiene una enorme incertidumbre», recordó el letrado, para quien el retraso, no obstante, «no suele estar tanto en los jueces como en el sistema». En su despacho, sólo han tenido un caso en el que se haya tardado tanto en dictar sentencia. Fue un accidente laboral que se enjuició en Palma de Mallorca.

Más intranquilidad

Conforme pasan los meses va aumentando la intranquilidad de los más de 40 acusados por este presunto fraude. Y es habitual, como confirmó Tovar, que los procuradores se acerquen por Plaza Nueva, donde se halla la Audiencia, para preguntar si está la resolución o cuándo se prevé. Por su parte, el fiscal del caso, Luis Salcedo, rehusó hacer declaraciones al respecto y se limitó a decir: «Sin comentarios».

Las fuentes consultadas recordaron que otros casos de grandes dimensiones se llevaron también su tiempo, como el 'caso Malaya'. Sólo el juicio, que sentó en Málaga en el banquillo a más de 90 personas por presunta corrupción urbanística en Marbella, abarcó dos años. La sentencia tardó más de uno.

Fotos

Vídeos