Los transbordos gratis entre bus y metro no llegarán, al menos, hasta el mes de enero

Decenas de usuarios esperan en una parada del metro./RAMÓN L. PÉREZ
Decenas de usuarios esperan en una parada del metro. / RAMÓN L. PÉREZ

En octubre, los autobuses de la capital perdieron 122.506 viajes y el Ayuntamiento ya ha reducido la frecuencia de cinco líneas ante la menor demanda

M. V. Cobo
M. V. COBOGranada

El Ayuntamiento de Granada y la Junta de Andalucía están pendientes aún de firmar el convenio que permitirá que los usuarios de la capital puedan hacer transbordos gratis al metro. El escrito, por el que la ciudad recibirá una cantidad de dinero que compense la caída de viajeros de los autobuses urbanos, está en manos de la asesoría jurídica del gobierno andaluz, según reveló ayer la concejala de Movilidad, Raquel Ruz. «Querían afinar dos cuestiones sencillas, pero llevan con él un mes y ya lo hemos reclamado a la Consejería de Fomento», explicó ayer Ruz a este periódico. La edil confía en que se pueda incluir, aunque sea como punto de urgencia, en el orden del día del pleno de noviembre, que se celebra el próximo viernes. También tendría que pasar por el consejo de administración del Consorcio de Transportes Metropolitano. Y, una vez aprobado el acuerdo, hay que contratar a una empresa que se encargue de adaptar las máquinas canceladoras para que distinga a los usuarios que proceden de las líneas de la capital, un sistema que necesita unas ocho semanas, entre la tramitación y los trabajos. «Es una cuestión muy importante la de los transbordos, estamos insistiéndole al consejero y a la delegación de la Junta en Granada pero, en cualquier caso, al menos hasta enero no podrán ser gratuitos», explicó ayer la concejala Ruz a este periódico. Además de esta explicación sobre la negociación de los transbordos, a preguntas de IU en la comisión de Movilidad, Ruz ofreció datos sobre el efecto que la puesta en marcha del metro está teniendo en la red de autobuses.

Un 4,64% menos

Durante el mes de octubre, el primero completo de actividad del metro, los autobuses de la capital perdieron un 4,64% de viajeros. Registraron 122.506 viajes menos, sin contar los transbordos, respecto a octubre de 2016. Esto pueden suponer alrededor de 110.000 euros menos de ingresos en billetes.

Para adecuar la oferta a la demanda, la ciudad ya ha reducido la frecuencia de cinco líneas que coinciden con el servicio que ofrece el metro. Se trata de la LAC y las SN2, SN3, N3 y C3. La reducción en las frecuencias supuso, durante el mes de octubre, que se redujeran 50.333 kilómetros, lo que equivale a unos 250.000 euros de ahorro. En el caso de la LAC, la frecuencia en horas punta pasó de ser cada cuatro minutos a ser cada cinco, mientras que en horas valle pasó de ocho a nueve minutos de frecuencia.

La edil explicó que en un par de semanas se convocará un Observatorio de Movilidad para proponer a grupos políticos y representantes sociales los cambios que se prevén en el sistema de transportes de la capital, entre los que se incluyen la propuesta del PSOE de 'estirar' la línea LAC. «Haremos una propuesta, avalada por los técnicos, pero queremos que sea consensuada; no vamos a caer en el error de imponer un modelo que genere rechazo», resumió la concejala. La semana próximo se abordará de forma monográfica la movilidad del Albaicín en otra cita del Observatorio.

Fotos

Vídeos