Testigos vieron al padre de Anabel y al asesino de la niña forcejeando en el suelo

Y. H.GRANADA

En la investigación judicial abierta por el suceso protagonizado la semana pasada por el padre de Anabel, la niña asesinada hace 33 años en Huétor Santillán, hay al menos dos testigos ya identificados. Uno de ellos es el hijo del anciano, que tiene 71 años y que fue detenido tras la agresión pese a que asegura que fue el asesino de su niña quien le abordó para robarle. El otro, M.O., es otra persona que se encontraba también dentro del centro médico Adeslas cuando se escucharon «gritos y voces» en el exterior.

IDEAL ha tenido acceso a las actuaciones, que recogen las declaraciones prestadas hasta ahora. En el caso del hijo del septuagenario, sostuvo ante el juez que instruye el caso, el magistrado José Luis Ruiz Martínez, «que su padre no portaba navaja alguna», al tiempo que dijo desconocer «el origen» de este arma, «la cual vio que estaba tirada en el suelo».

El hijo del anciano se hallaba dentro del centro médico cuando sucedió todo junto al otro testigo, M.O., y al percatarse del revuelo «salió al exterior y fue cuando observó la escena». Vio que su padre se encontraba «tirado en el suelo decúbito supino, así como con una de sus manos sujetaba la mano del otro hombre, el cual se encontraba encima agrediéndole». Confirmó que no conocía de nada a aquel individuo, así como ratificó el delicado estado de salud de su progenitor, que «tiene casi perdida la visión de un ojo», una «naturaleza endeble y está enfermo».

Fue el pasado 13 de abril cuando el hijo del padre de Anabel compareció como testigo en el Juzgado de Instrucción número 9 de Granada, que ya ha citado para el próximo 8 de mayo al otro testigo. Este, «voluntariamente», hizo un acta «manuscrita» de declaración sobre lo ocurrido, y también observó a ambos implicados en el suelo.

Según consta en el atestado que elaboró la Policía Nacional al comparecer la Policía Local de Granada con el padre de Anabel como detenido, el anciano manifestó desde un primer momento a los agentes «que con la persona que había forcejado le había intentado robar momentos antes».

El personal del 061 que acudió al lugar de la agresión asistió allí mismo al asesino de la niña, que es un 'gorrilla' de la zona.

Fotos

Vídeos