Testigos del forcejeo en Pedro Antonio: «Escuchamos gritos y vimos mucha sangre»

Entrada de cochera donde ocurrió la agresión el pasado jueves. / J. M.

Aseguran que la Policía apenas tardó «un minuto» en aparecer para separar al hombre de 70 años y al asesino de su hija

R. I.

El pasado jueves, a las 11.50, los gritos de dos peatones sobresaltaron a los vecinos y comerciantes de la calle Pedro Antonio de Alarcón, a la altura del número 60. Un hombre de 70 años y otro con alrededor de 50, que algunos de los testigos identifican como un indigente que suele pasar por la zona, resultaron heridos en un forcejeo con arma blanca. Un día después trascendió que el 'gorrilla' asesinó en 1985 a la hija del hombre de mayor edad.

En ese tramo de Pedro Antonio de Alarcón se ubica un centro de salud privado que ocupa los bajos del número 60 y que suele ser el punto más concurrido de la calle a media mañana. Justo al lado está la entrada a la cochera donde ocurrió la pelea. Varios comercios tienen vista directa a este punto. Algunos de ellos son establecimientos de comida rápida que suelen estar cerrados a media mañana. También hay una inmobiliaria. Juanma, uno de sus trabajadores, escuchó la riña y se asomó a la puerta. «La policía vino rápido (...) Por aquí decían que fue el 'gorrilla' el que se había acercado al hombre mayor«, señala.

A través de las cristaleras de una farmacia que hace esquina con Emperatriz Eugenia, María y Esperanza fueron testigos de la agresión. «Estaba atendiendo a una mujer cuando vi a dos personas pelearse. No sabía que era con navaja ni nada, simplemente dos personas peleándose. Se cayeron al suelo y ya llegó la Policía. Llegó muy rápido porque estaban aquí muy cerca y los separaron. Había mucha sangre. Vimos un hombre con las manos cortadas y la cabeza totalmente cubierta de sangre y otro hombre mayor que lo separaron«.

Las dos trabajadoras de la farmacia corroboran que los testigos más cercanos explicaron que el 'gorrilla' intentó robar al anciano. «Se acercó y empezó a pedirle (dinero) y el hombre se cabreó y le sacó una navaja», señalan.

Algunos de los trabajadores del centro de salud acudieron a auxiliar a los heridos hasta la llegada de las dos ambulancias que trasladaron a ambos. Un médico especialista en vascular les atendió en plena acera.

Fotos

Vídeos