La tardía vocación del exconcejal

José Luis del Ojo accede a la Audiencia Provincial de Granada en noviembre del 2010 para ser juzgado por prevaricación. /GONZÁLEZ MOLERO
José Luis del Ojo accede a la Audiencia Provincial de Granada en noviembre del 2010 para ser juzgado por prevaricación. / GONZÁLEZ MOLERO

La Rioja contrata como médico de familia a José Luis del Ojo, condenado en 2010 por prevaricación urbanística | El exedil de Ogíjares, con estrechos lazos con altos dirigentes del PP, retoma la profesión en un pequeño pueblo tras 30 años de carrera política

LUIS JAVIER RUIZGRANADA

En Cuzcurrita del Río Tirón tienen nuevo médico. Lo tienen, según informa el departamento de prensa del Gobierno de La Rioja, desde principios del 2017. Un contrato eventual de un año hasta el próximo diciembre con el que se ha cubierto la jubilación del antiguo galeno del municipio. Hasta ahí todo normal. Aparentemente. El currículum (el político y el judicial, ya que del médico no hay rastro) de José Luis del Ojo y su aterrizaje en el consultorio riojano desde Granada no casan con la definición de normalidad.

Aseguran en Granada que Del Ojo se puso la bata debió ser, valga la hipérbole, durante las prácticas de Medicina... y el próximo noviembre cumplirá 59 años. A eso añaden un historial político estrechamente vinculado a altos cargos del PP (andaluz y nacional) y una condena firme de siete años de inhabilitación por prevaricar en la adjudicación de obras municipales cuando era edil de Urbanismo en Ogíjares.

Su vida política arrancó en los años 80. Su historial dice que fue concejal de Armilla (donde también dirigió las riendas del PP local) y diputado tanto en la Diputación de Granada como en el Parlamento andaluz. Pero su salto a los titulares (y a los tribunales) llegó desde la concejalía de Urbanismo en Ogíjares, puesto que compatibilizó con el de diputado nacional al sustituir a Pilar del Castillo en el Congreso.

Arenas y Zaplana

Ese sería, digamos, su currículum formal, el de las tarjetas de visita que ha ido repartiendo. Detrás, aseguran quienes le conocen en profundidad, se esconde un político ambicioso -presunto hombre fuerte de Javier Arenas en la provincia en los noventa y principios de siglo-, al que nunca le faltó un cargo y que siempre soñó con presidir la Diputación de Granada, pretensión que le llevó a aterrizar como 'paracaidista' en Ogíjares. A ese vínculo con Arenas se sumó el que, gracias a su carácter jovial y divertido, fraguó con Eduardo Zaplana, su 'padrino' en el Congreso de los Diputados.

Al frente de la Concejalía de Urbanismo (2003-2006) recurrió a las encomiendas de gestión (artificio administrativo para adjudicar obras sin concurrencia previa) y al fraccionamiento de contratos hasta convertir el municipio en «una pequeña Marbella», recuerdan algunas fuentes locales. Él y no el alcalde -neófito en cuestiones políticas- mandaba en Ogíjares. Así, acabó desmembrando al PP local, que no ha vuelto a gobernar allí.

Todo explotó en octubre del 2006 con su dimisión como concejal (siguió en el Congreso para mantener el aforamiento y evitar que el caso recalara en un juzgado ordinario). Antes, este diario había destapado numerosas irregularidades en su gestión y su propio alcalde le denunció en la fiscalía. Poco después, el alcalde fue expulsado del PP tras afirmar que la dirección provincial de la formación se había «humillado a los pies de José Luis del Ojo» (enero del 2007). Fundó su propio partido y sigue gobernando Ogíjares.

Aquella denuncia llegó a principios del 2007 y la asumió el Supremo hasta que el aforado Del Ojo perdió esa condición y el caso regresó a Granada. Tras un polémico primer archivo de la causa, la Audiencia Provincial lo reabrió y le condenó en 2010 a 7 años de inhabilitación por un delito de prevaricación. El Supremo confirmó el falló. Aún inhabilitado, intentó regresar a la política y llegó a ser el 'número dos' del PP de Ogíjares. Ahora, está en Cuzcurrita...

Pero, ¿cómo acabó Del Ojo en La Rioja? Toda la explicación oficial la ofrece el servicio de prensa del Gobierno riojano, asegurando en primer lugar que «todos los contratos del Seris (el sistema riojano de salud) cumplen con la legalidad vigente». Más allá de la obviedad, abundan que «un profesional puede conocer que hay una plaza libre porque esta información la pueden tener las sociedades científicas, los colegios profesionales y los sindicatos». También hay 'padrinos'. «No es descartable que pudiera llegar a su conocimiento a través de una fuente personal», completan. En el PP granadino están sorprendidos con la noticia y dicen desconocer los vínculos.

«30 años sin bata»

Para contratar galenos, el Seris recurre a una bolsa de empleo en la que los candidatos deben inscribirse. Dicen desde el Ejecutivo que cuando tocó cubrir la plaza de Cuzcurrita «no había ningún profesional de Atención Primaria en la bolsa de empleo sin trabajar», algo frecuente. «El profesional al que nos referimos se apuntó a la bolsa de empleo», asegura la información del Gobierno pese a que el nombre de José Luis del Ojo no figura en los listados publicados en Internet.

Desde Granada señalan que lleva «30 años sin ponerse la bata» y que su última actividad profesional tras su abrupta salida del espectro político estaba vinculada al área comercial. Desde el gabinete de prensa insisten en que «no hay ninguna diferencia entre este contrato y cualquier otro del Seris y, por supuesto, el profesional cumple todos los requisitos necesarios para ejercer su trabajo en la Comunidad Autónoma de La Rioja».

¿Y Del Ojo? El Diario La Rioja, que pertenece a Vocento igual que IDEAL, ha intentando ponerse en contacto con él desde el pasado viernes. Tras una primera (y breve) charla, se excusó asegurando estar pasando consulta y citó a este medio para hablar dos horas después. Nunca contestó. Desde el pasado lunes, en el teléfono del consultorio de Cuzcurrita solo responde el contestador y si se opta por el teléfono móvil, la persona que responde -hombre y con acento andaluz- asegura no ser Del Ojo.

Fotos

Vídeos