Siete horas de rescate a diez bajo cero y de noche en el Veleta

Imagen del rescate, durante la madrugada del lunes. / IDEAL

Durante toda la noche, con temperaturas heladas y sufriendo la caída de piedras y témpanos de hielo. Así fue el rescate de cuatro personas que llevó a cabo el Sereim de la Guardia Civil durante la madrugada del lunes

José Ramón Villalba
JOSÉ RAMÓN VILLALBAGRANADA

Los agentes del instituto armado recibieron la llamada sobre las 00.30 horas del lunes y acabaron las labores de rescate sobre las 7.00 horas de la mañana. En medio, una dura jornada de rescate escalando una pared helada, con temperaturas de diez grados bajo cero y sufriendo la caída de piedras y témpanos de hielo.

Un alpinista que se encontraba junto a sus tres compañeros de actividad en la pared sureste del Veleta, en la conocida vía de alpinismo-escalada Fidel-Fierro. El único herido sufrió un accidente cuando escalaba, cayendo unos quince metros, lesionándose en pierna, costillas y cabeza. Los alpinistas habían realizado la escalada del 'Canuto del Veleta' y debido al estado de la nieve, habían ido a un ritmo demasiado lento, teniendo que ir encordados durante toda la actividad, lo que ralentizó en exceso su ritmo. Terminaron de escalar esta vía sobre las 22:30 horas del domingo, comenzando a escalar la 'Fidel Fierro' posteriormente. Debido al excesivo cansancio, sobre las 23:30 horas uno de los alpinistas perdió la adherencia con uno de sus crampones y sufrió una caída, lesionándose y no pudiendo continuar su ascensión.

Un equipo de cuatro especialistas en montaña de la Sección de Rescate en Montaña de la Guardia Civil de Granada rápidamente se dirigió hacia Pradollano, donde le recogió una máquina pisanieves y le dejó en las inmediaciones de la cima del Veleta, en su vertiente norte.

Tras instalar dos cuerdas, 'rapelaron' hasta los montañeros, ascendiendo uno a uno por ellas con gran dificultad hasta alcanzar la cima, soportando la caída de piedras y témpanos de hielo sobre su vertical debido al roce de las cuerdas sobre la pared.

Los efectivos del Sereim lograron sobre las 7.00 horas subir a los cuatro alpinistas a la cima, siendo evacuados en la máquina pisanieves hasta la Hoya de la Mora, donde tenían su vehículo particular. Uno de ellos, el único herido, fue trasladado posteriormente a un hospital de Granada para ser atendido de las lesiones sufridas por la caída de quince metros que sufrió. Los efectivos del Sereim y los alpinistas soportaron temperaturas de menos diez grados durante el rescate.

En las imágenes del rescate se puede apreciar cómo los agentes no sólo los sacaron de allí, sino que además les infundieron ánimos para superar el trance.

Fotos

Vídeos