La reordenación del mapa de autobuses de Granada no se activará hasta final de curso

La LAC y un bus de los rojos se cruzan en la Gran Vía./GONZÁLEZ MOLERO
La LAC y un bus de los rojos se cruzan en la Gran Vía. / GONZÁLEZ MOLERO

En el nuevo sistema habrá dos líneas que funcionarán a demanda, 'estirando' su recorrido cuando haya usuarios que cancelen el billete

M. V. COBO y ANTONIO SÁNCHEZGRANADA

El nuevo mapa de autobuses no empezará a funcionar hasta que acabe el curso escolar. Este miércoles se debatieron los últimos cambios añadidos a la propuesta del equipo de gobierno y Raquel Ruz, la edil de Movilidad, no quiso dar una fecha concreta. Sin embargo, según se desprende de un informe de Rober al que ha tenido acceso este periódico y confirmaron fuentes municipales, todos los cambios asociados al nuevo sistema de transporte urbano retrasarán esta modificación hasta final de curso, aproximadamente. Para poner en marcha las nuevas líneas y las modificaciones anunciadas por el equipo de Cuenca, serán necesarias varias semanas, por lo que está previsto que el cambio se haga a partir de que acaben las clases, que es también cuando se 'relaja' el tráfico en la ciudad.

En el Observatorio de la Movilidad celebrado este miércoles en el Ayuntamiento se presentaron también los nuevos cambios, que se han ido incluyendo tras la ronda que los responsables municipales han ido manteniendo con colectivos vecinales para 'pulir' la propuesta y adaptarse a sus peticiones.

En el citado documento remitido por Rober, se informa al Ayuntamiento de que serán necesarias al menos ocho semanas para renovar toda la información visible en la calle para que se corresponda con el nuevo servicio. Unas cinco semanas se requieren para generar los nuevos horarios, en los que se 'encajen' perfectamente todas las rutas con el personal de la empresa concesionaria. También son necesarias varias semanas para adaptar el sistema de cobro de las paradas y para renovar la información interior de los autobuses.

Los responsables de Rober comunican al Ayuntamiento que toda la remodelación va precedida de unas mediciones técnicas que se realizan con los vehículos recorriendo el trazado completo de la línea. Esta labor técnica no admite modificaciones, según apunta la concesionaria, por lo que no se puede iniciar hasta que está cerrado el mapa de autobuses, y son comprobaciones que se hacen antes de ajustar horarios y turnos de trabajo.

Además, la empresa concesionaria se muestra disconforme con la manera en que el área de Movilidad calcula los costes del servicio, que supondrán una rebaja con el nuevo sistema. Estas ocho semanas provocan que la reordenación se demore hasta el verano.

Cambios

En la reunión de este miércoles del Observatorio se compartieron las últimas modificaciones respecto a lo anunciado hace un par de meses. Entre las novedades se incluyen la fusión de las líneas N7 y S3 para recuperar el antiguo '8' por el Centro, el '5' viajará finalmente por Camino de Ronda de forma similar a como lo hace actualmente el SN5 y el N4 ampliará su recorrido para unir los barrios Albayda y Rosaleda.

Líneas 'a demanda'

En el Observatorio se ha avanzado también la propuesta de que se incorporen líneas que funcionen 'a demanda'. En concreto, se trata de las líneas N4 y C34. La primera de ellas tiene, en el nuevo mapa, un amplio recorrido por la Chana, que se 'estira' para llegar también hasta el edificio Apache. Para evitar que se recorran kilómetros en balde, el equipo del área de Movilidad ha propuesto un sistema 'a demanda'. Esto significa que se instalará una validadora en la parada, para que cuando haya algún usuario que esté esperando el bus, valide el bono en la calle, de forma que el autobús que vaya a pasar por la zona sepa que hay algún pasajero para recoger. El mismo funcionamiento se plantea para la línea C34, que llega hasta el Sacromonte. Así, se seguirá el mismo procedimiento en el barrio del Sacromonte, para que se recorran más o menos paradas en función de la demanda para 'estirar' o no el recorrido por Camino de Beas.

La columna vertebral del nuevo plan del transporte urbano presentado en febrero sigue siendo el mismo: la ampliación de la LAC (Línea de Alta Capacidad) de La Chana al Zaidín, que se fusionará con la SN4 y se llamará línea 4.

Frecuencias de paso similares a las que ha tenido la LAC

El área de Movilidad ya ha calculado las frecuencias de paso de las líneas de autobús y los últimos cambios, como la recuperación del '8', fruto de la fusión de las actuales N7 y S3. La nueva línea 4, que unirá Chana y Zaidín, tendrá la misma frecuencia de paso que la actual Línea de Alta Capacidad (LAC) -entre 5 y 6 minutos– en hora punta a pesar de que el número de kilómetros diarios será notablemente superior –se pasa de los 1.296 que hace ahora la LAC a 2.255–. La compensación para hacer 'sostenible' la ruta se producirá durante el resto del día, ya que el '4' pasará cada 12-13 minutos en hora valle a diferencia de lo que ocurre actualmente con la LAC, que se detiene en las paradas cada 7-8 minutos.

También saldrá ganando el SN3, que pasará a llamarse línea 3 cuando se produzca la reordenación. Actualmente en hora punta esta ruta que une los distritos Chana y Genil pasa cada 12-14 minutos y en hora valle lo hace cada 16-18 minutos. Con las nuevas líneas reducirá su frecuencia de paso a los 8-10 minutos en hora punta. El SN5, que será la línea 5, también mejora en hora punta y le recortará un minuto a la frecuencia de paso –de los actuales 11-13 minutos se pasa a 10-12–.

Fotos

Vídeos