30 registros en Alhendín y Granada en una operación internacional antidroga

Coches oficiales de Guardia Civil, y otros sin distintivos, durante la operación en Alhendín./IDEAL
Coches oficiales de Guardia Civil, y otros sin distintivos, durante la operación en Alhendín. / IDEAL

Hasta el momento se han practicado una veintena de detenciones relacionadas con la venta de marihuana en un operativo que sigue abierto y bajo secreto

M. V. COBOGRANADA

La presencia de agentes de la Guardia Civil en Alhendín fue más que notoria el pasado miércoles. Coches oficiales y otros sin distintivos policiales recorrieron diversos puntos del municipio en el que se practicaron numerosos registros domiciliarios para sorpresa de los vecinos. Según ha podido saber este periódico, este despliegue, así como otras actuaciones en la capital, y también en la vecina Málaga, forman parte de una macro operación internacional contra la droga. En concreto, para desmantelar puntos de cultivo y venta de marihuana.

La operación internacional está practicando registros, al menos, desde el pasado miércoles y ya se habrían realizado más de una treintena. En el decurso de los trabajos, liderados por la Guardia Civil, ya se han practicado veinte detenciones relacionadas con delitos contra la salud pública.

De momento, no han trascendido más datos concretos sobre esta operación policial, aún sin concluir. Sin embargo, la presencia de agentes de la Guardia Civil, sobre todo en el municipio de Alhendín, fue relevante. Según señalaron algunos testigos presenciales, además de la entrada y registro en determinados domicilios, los guardias llegaron a derribar paredes en busca de evidencias. Los mismos testigos apuntan a que algunas de esas actuaciones se centraron en una zona deprimida del municipio.

Aunque en esta localidad fue llamativo el despliegue policial, también se produjeron entradas y registros en la capital granadina y en la capital malagueña. Los veinte detenidos en el marco de esta operación de ámbito internacional no han sido los únicos de las últimas horas.

En Pinos Puente

La Policía Nacional informó en una nota de la detención en Pinos Puente de un hombre de 29 años, con antecedentes policiales, al que se le atribuye la titularidad de 4.770 plantas de marihuana que se encontraban en un invernadero mezcladas con otras especiales para camuflarlas. Los agentes tuvieron que usar la fuerza para entrar en el invernadero ya que en el momento de la intervención no había nadie en el interior de las instalaciones.

Una vez allí, encontraron una parcela de unos 4.500 metros cuadrados de extensión que se encontraba plantada en su práctica totalidad, mezclándose plantas de pimientos verdes, con la supuesta intención de camuflar y ocultar las 4.770 plantas de marihuana, que ya alcanzaban unos 100 centímetros de altura y estaban en avanzado estado de floración. Las investigaciones fueron llevadas a cabo por el Grupo de Pequeño Tráfico de Estupefacientes de la Brigada Provincial de Policía Judicial de Granada, que puso a disposición judicial al detenido como presunto autor de un delito de tráfico de drogas.

La Guardia Civil también informó ayer de la culminación de la operación Hortelano contra el cultivo ilegal de droga y la defraudación de fluido eléctrico, con la detención en Cájar de una pareja, 26 años ella, 34 años él, ambos con antecedentes policiales, por los delitos de defraudación de fluido eléctrico y contra la salud pública; y con la intervención de 960 plantas de cannabis sativa.

En esta operación, como en otras anteriores por los mismos motivos, se ha contado con la colaboración de los técnicos de la empresa Endesa.

En un chalé

Después de varios días vigilando un chalet de grandes dimensiones de los detenidos, los agentes de la Guardia Civil de Maracena confirmaron las sospechas que tenían sobre la posible existencia de una gran plantación de marihuana en su interior y solicitaron autorización judicial para realizar un registro domiciliario.

Al realizar la entrada los agentes descubrieron 960 plantas de cannabis repartidas entre diversas habitaciones del bajo de la vivienda y totalmente adaptadas para el cultivo de marihuana, además de gran cantidad de focos, varios aparatos de aire acondicionado y extractores de aire con filtro de carbono. Al igual que en otras ocasiones la vivienda contaba para el abastecimiento de electricidad con una acometida ilegal a la red eléctrica, por lo que se defraudaba fluido.

Fotos

Vídeos