El médico de Granada que está entre los 50 mejores de España

El doctor Rafael González posa en su consulta en la calle Melchor Almagro./Ramón L. Pérez
El doctor Rafael González posa en su consulta en la calle Melchor Almagro. / Ramón L. Pérez

El doctor Rafael González Maldonado ha sido reconocido como uno de los mejores 50 médicos de España por la sociedad médica Top Doctors

Antonio Sánchez
ANTONIO SÁNCHEZGranada

Rafael González Maldonado (Almuñécar, 1953) es uno de los tres mejores neurólogos de España y el único doctor granadino reconocido como uno de los cincuenta mejores galenos del país. González Maldonado, dedicado a la Neurología desde que obtuvo su título en la Universidad de Granada en 1978, destaca por la sencillez con la asume haber sido condecorado como una referencia nacional. «Este premio llega como un reconocimiento del resto de médico y de los pacientes. Les doy las gracias a ambos», afirma con cierta alegría contenida.

En su clínica de la calle Melchor Almagro pasa consulta desde hace varios años. Le avala una larga trayectoria profesional en el hospital Clínico, que dejó hace unos años para dedicarse a la actividad privada. Antes fue el responsable de Neurología en este centro sanitario durante catorce años en los que intentó salirse del guión que marca la sanidad pública para «humanizar» el trato con el paciente. Durante varios años ha compatibilizado su labor como médico público y privado con una labor docente en la Universidad de Granada y analiza sus tres trayectorias profesionales a IDEAL. «En la actividad pública se tiene muy en cuenta lo técnico, todo está protocolizado y se debe ser muy ortodoxo, mientras que en la privada, aunque los tratamientos no cambian, se puede dar un tratamiento más personalizado a los pacientes, que no se puede prestar cuando se tiene que ver a veinte personas en una mañana. Y luego está la comunicación, que es fundamental, y para eso está la Universidad. Al tener que sintetizar según el auditorio, la capacidad de comunicación es mucho mayor», desarrolla González Maldonado.

Sobre el premio recibido, González Maldonado lo 'achaca' a la una simbiosis entre la técnica y lo que requiere el paciente. Explica que por un lado cuenta con la formación y la experiencia que le han dado los cargos que ha desempeñado, pero por otro lado dispone de la capacidad de «llegar al paciente, como decía mi padre».

«En la actividad privada se puede dar un tratamiento más personalizado a los pacientes»

«El enfermo acude a la consulta a que le resuelvas un problema, no a que le digas lo listo que eres»

«Saber comunicar es fundamental para cualquier médico. Hay que 'llegar' al paciente»

Esta capacidad para transmitir del doctor González Maldonado es evidente a poco que se charla con él. Reconoce que le va en los genes -su padre era médico de familia en Almuñécar- y se repite a sí mismo y a sus compañeros de profesión que el paciente «acude a la consulta a que le resuelvas un problema, no a que le digas lo listo que eres con un diagnóstico». Y añade que con mucha frecuencia «se demanda más un tratamiento certero». «El paciente cada vez tiene más conocimientos, conoce lo que le pasa porque lo ha consultado en internet y desea un tratamiento individualizado, ajustado en días y dosis a él», argumenta.

La tecnología es una herramienta que González Maldonado considera fundamental para lograr un diagnóstico certero. Reflexiona que, incluso en la sanidad pública, sale rentable solicitar una resonancia magnética para un paciente que tiene jaquecas para evitar que acuda con frecuencia a urgencias. «¿Para que elucubrar con lo que pasa en el cerebro de una persona cuando con poco dinero lo puedes saber de forma clara? Y además sirve como tratamiento porque una persona que tiene jaqueca irá dos o tres veces al mes a urgencias para saber que le pasa cuando se le puede diagnosticar rápidamente con una resonancia. La mayoría de pacientes con jaqueca con una resonancia craneal hecha dejarán de ir a Urgencias», desarrolla el galeno.

Su tarea profesional la combina con la 'afición' de comunicar de forma práctica. Es autor de la trilogía de divulgación médica 'El extraño caso del Dr. Parkinson' (1997), 'El extraño caso de la mielina perdida' (1998) y 'El extraño caso del Dr. Alzheimer' (2000), pero además cuenta con diversos libros sobre su especialidad y ha publicado numerosos ensayos en revistas médicas internacionales. Su capacidad para escribir de forma directa y hacer accesible a toda la población enfermedades relacionadas con el cerebro le ha permitido convertirse en un médico de reconocido prestigio internacional que pasa consulta en Granada.

Fotos

Vídeos