Las recetas para que Granada cree empleo

De izquierda a derecha, Antonio Garamendi (Cepyme), Gerardo Cuerva (CGE), Juan Rosell (CEOE) y Javier González de Lara (CEA). /RAMÓN L. PÉREZ
De izquierda a derecha, Antonio Garamendi (Cepyme), Gerardo Cuerva (CGE), Juan Rosell (CEOE) y Javier González de Lara (CEA). / RAMÓN L. PÉREZ

CEOE y Cepyme niegan que exista una España a dos velocidades, mientras que los presidentes de la CEA y la CGE inciden en la necesidad de converger

Antonio Sánchez
ANTONIO SÁNCHEZ

La celebración del 40 aniversario de la Confederación Granadina de Empresarios reunió ayer en la capital a los principales responsables de la patronal en España y Andalucía junto al ministro de Hacienda y Función Pública, Cristóbal Montoro. La cara visible de los empresarios en España, Andalucía y Granada, además del presidente de las pymes, se dieron la mano en la sede de la CGE e IDEAL aprovechó el encuentro para conocer las recetas que Granada necesita para crear empleo después de que 2017 terminara con un descenso del paro de 15.100 personas, pero sólo un aumento del trabajo de 8.500 granadinos.

El más crítico con las cifras fue Juan Rosell, presidente de la CEOE: «En el cuarto trimestre de 2017 se produjo un descenso de 50.800 personas ocupadas, una caída superior a la registrada en el mismo periodo de 2016 que indica que los resultados del cuarto trimestre de 2017 de la EPA reflejan que se ha moderado la tendencia positiva del mercado laboral. Por tanto, hemos de reforzar las políticas y las reformas en favor de la competitividad, esencial a la hora de que se mantenga o aumente la creación de empleo». El presidente de Cepyme, Antonio Garamendi, detalló que la necesidad de «profundizar» en la reducción del nivel de paro, ante un contexto cíclico de ralentización de la actividad económica, «implica el mantenimiento de un marco político y regulatorio estable y la profundización en las reformas estructurales para avanzar en la flexibilización de las condiciones en las que operan las empresas». El presidente de la Confederación de Empresarios de Andalucía (CEA), Javier González de Lara, consideró positivos los datos de la EPA del pasado enero ya que siguen anunciando «que estamos en el camino correcto y nos permiten reafirmarnos en la necesidad de continuar reivindicando el papel esencial de la empresa y su competitividad en la generación de empleo». Gerardo Cuerva, por su parte, argumentó que los datos muestran «que estamos logrando reducir el paro en Granada. La tasa sigue siendo muy alta, pero es la menor de los últimos ocho años y el descenso en los últimos 12 años ha sido considerable. Aparte, es interesante subrayar que si bien hay un cierto estancamiento del sector servicios, que habrá que valorar en los próximos trimestres, hay sectores, como la construcción y la agricultura, que están creciendo».

«Tanto Andalucía como Granada presentan enormes avances en sectores primordiales como son los servicios y el turismo» Juan Rosell / Presidente de la CEOE

«Venimos de una profunda crisis y nos está costando mucho recuperar los niveles de ocupación y de empleo» Antonio Garamendi / Presidente de Cepyme

Los representantes de las empresas no creen que el empleo haya crecido a un menor ritmo que la riqueza a pesar de que el dato del cuarto trimestre del Producto Interior Bruto (PIB) muestra que España ha cerrado su año de mayor riqueza –por encima de 2008, cuando empezó la crisis–. «Se ha creado y se está creando empleo. Sin embargo, es necesario crear más. Nuestra tasa de paro es todavía elevada, así que debemos seguir ahondando en reformas estructurales que impulsen la actividad económica y ayuden a la competitividad de nuestras empresas y de la propia España», explicó Juan Rosell. Antonio Garamendi consideró que el crecimiento económico «de los últimos años se ha traducido en creación de empleo en mayor medida que en etapas anteriores de nuestra historia económica. El problema es que venimos de una profunda crisis, que ha tenido un alto coste en destrucción de puestos de trabajo y nos está costando mucho recuperar los niveles de ocupación previos a la misma». Javier González de Lara manifestó que el crecimiento sí se ha reflejado en el empleo. «Resulta complicado comparar ambos escenarios, porque 2008 era el momento culmen de una senda ininterrumpida de crecimiento exponencial y los datos de hoy se corresponden a una situación de un periodo inicial de un proceso de recuperación económica, que evidentemente aún no ha madurado», argumentó. Gerardo Cuerva, por su parte, consideró que la EPA «muestra que sí se ha creado empleo. Incluso hay quienes apuntan que las cifras del paro han sido mejor de las esperadas en el año, precisamente porque el crecimiento del PIB ha sido superior al previsto. Por tanto existe una relación. Otra cosa es que los nuevos modelos productivos, menos intensivos laboralmente, vayan a ir impulsando crecimientos económicos que se traducirán en crecimientos del empleo menores a los de hace una década, por ejemplo».

«Resulta complicado comparar 2008 y 2017. Los datos de hoy se corresponden con el inicio de un periodo de recuperación» Javier González de Lara / Presidente de la CEA

«Los nuevos modelos, menos intensivos laboralmente, van a ir impulsar crecimientos que se traducirán menos en el empleo» Gerardo Cuerva / Presidente de la CGE

Los empresarios nacionales desecharon la idea de una España a dos velocidades con Andalucía, y Granada en particular, en el vagón de cola, mientras que los responsables de la CEA y la CGE incidieron en la necesidad de converger con España. Rosell expresó que cada comunidad y cada provincia «tienen sus peculiaridades, sus fortalezas y sus debilidades. Y tanto Andalucía como Granada presentan enormes avances en sectores primordiales como son los servicios y los relacionados con el turismo, infraestructuras, nuevas tecnología, industria o construcción, entre otros». Garamendi opinó que no cree que exista «una España a dos velocidades. Si es cierto que hay algunos territorios en nuestro país que necesitan mayor apoyo e inversiones en áreas estratégicas. Y para ello trabajamos desde las organizaciones empresariales». Para González de Lara es evidente que la aspiración de Andalucía «es converger y ello nos obliga a crecer más rápido que aquellos que están delante de nosotros. Es una aspiración legítima y necesaria, que en nuestra opinión requiere de mecanismos que nos permitan avanzar aún con mayor celeridad». Gerardo Cuerva, por su parte, argumentó que cuando se usa el términos dos velocidades «parece que hablamos de que hay una voluntad política de desarrollo desequilibrado; es obvio que eso no ocurre. Ahora bien, Granada ocupa de los últimos lugares en términos de empleo y es evidente que nuestra provincia y nuestra comunidad no avanzan al mismo nivel que lo hacen otros lugares de España. El reto de Granada, es cambiar el entorno y las diferencias históricas para competir en igualdad».

Futuro de la provincia

Las organizaciones empresariales aseguraron que la provincia cuenta con su respaldo para avanzar. Juan Rosell destacó que entre los objetivos de la CEOE está «representar y defender los intereses generales y comunes del empresariado en la sociedad, la libre competencia, propiciar el desarrollo económico sostenible y fomentar y defender el sistema de iniciativa privada, la economía de mercado y la libre empresa. En concreto, con los empresarios de Granada tenemos una relación constante y muy fluida». El presidente de Cepyme, Antonio Garamendi, expuso a nivel local que desde las organizaciones empresariales de ámbito nacional «apoyamos las iniciativas que nuestras organizaciones miembros, en este caso la CGE, llevan a cabo para defender los derechos y las demandas específicas de las empresas de su territorio». Javier González de Lara explicó que la labor de la CEA «es fundamentalmente proactiva. Nuestra tarea no es el ejercicio de la oposición política o el mero análisis teórico, sino ser propositivos, defendiendo y gestionando los intereses de las empresas. Por ejemplo, en el caso de Granada hemos identificado los proyectos prioritarios para esta provincia como la construcción de la línea eléctrica Caparecena-Baza o el impulso al proyecto del acelerador de partículas». Por último, Gerardo Cuerva destacó un papel «doble» para por un lado «defender los intereses de nuestras empresas; pero en segundo lugar procurar que el territorio sea competitivo en términos de impuestos, de regulación, de infraestructuras. El ejemplo de las infraestructuras se entiende fácilmente: si una provincia no dispone, por ejemplo, de las infraestructuras eléctricas adecuadas –como es el caso del Norte de Granada– obviamente esa zona se va a quedar descolgada».

Fotos

Vídeos