Rebelión en la Escuela de Idiomas

Concentración ante la Delegación de Educación, este jueves. / Ramón L. Pérez

Un grupo de alumnos plantea una huelga y pide el traslado a un barrio más seguro | Denuncian sustracciones de coches y motos, pinchazos de ruedas, intimidaciones o tirones de bolsos en las inmediaciones

Jorge Pastor
JORGE PASTORGranada

Ocurrió el pasado 30 de noviembre, a las ocho menos cuarto de la tarde. Una alumna de la Escuela Oficial de Idiomas (EOI) se disponía a arrancar su vehículo para regresar a casa. De repente un individuo abrió la puerta del coche y le quitó el cinturón de seguridad, mientras que otro ocupaba el asiento del copiloto. Le instaron a salirse. «Me puse a gritar pidiendo ayuda, pero me dijeron que no lo hiciera por mi bien», comentó. Estos dos sujetos atracaron después una gasolinera en Jun. Este suceso ha colmado la paciencia de los matriculados en la EOI que, ante la posibilidad de que cualquiera de ellos pueda ser la próxima víctima, han decidido rebelarse. Según aprobaron ayer en asamblea -hoy habrá otra-, se declaran en huelga, no harán por lo pronto los primeros exámenes del curso y además han planteado un calendario de movilizaciones. La primera, el próximo 21 de diciembre.

De hecho, el alumnado de la EOI Granada se ha concentrado este jueves en la Delegación de Educación para intentar trasmitirle al delegado, Germán Gonzalez, los problemas que tiene la sede.

Piden que la sede de la EOI, que fue trasladada el pasado mes de septiembre desde el instituto Francisco Ayala hasta un edificio de la Zona Norte, en la calle Merced Alta, se sitúe en un barrio más seguro de la capital granadina. Y es que en este primer trimestre hay constancia de que se han producido, al menos, un tirón a un bolso de una profesora, el robo de una motocicleta, roturas de componentes de los automóviles como espejos retrovisores y pinchazos de ruedas y varios episodios de intimidación relatados por los afectados en la reunión de este martes.

Pero las razones para solicitar nueva ubicación para la EOI van más allá. Según Paca Moya, representante en el Consejo Escolar, hay deficiencias en el transporte público que llega hasta la EOI, tan sólo la línea N5, «que en dos ocasiones ha quedado interrumpida cuando el autobús es apedreado o tiroteado en las zonas cercanas». Hay personas que tienen que coger hasta tres buses y tardan casi una hora y media. También denuncian problemas en el propio inmueble que, según comentan los representantes del alumnado, no está adaptado para la enseñanza de los idiomas debido a la reverberación en algunas aulas y el ruido procedente de la calle Merced Alta (cuatro carriles) que dificulta la escucha de audios y la expresión oral. Se han producido también dos apagones tras saltar los plomos. «La climatización es muy precaria, a lo que hay que sumar la aparición de goteras», refirió Paca Moya.

Ahora lo que está por ver es la respuesta de la administración. Por lo pronto, según ha confirmado la Policía Nacional, no se ha producido un incremento ni de denuncias, ni de avisos ni de hechos delictivos en este punto de la ciudad. Es decir, la presunta conflictividad, que es la que determina la puesta en marcha de planes específicos de vigilancia, no aparece en ningún registro oficial. Por otra parte, la Subdelegación del Gobierno ha mostrado su disposición para mantener una entrevista con el delegado de Educación, Germán González, que por ahora tampoco ha cursado ninguna solicitud para abordar este tema con el subdelegado Francisco Fuentes y los responsables de las fuerzas del orden.

Respecto a la mayor frecuencia del bus N5, fuentes municipales han señalado que la Rober no ha constatado una mayor demanda, por lo que tampoco tendría sentido plantear un refuerzo de ese servicio.

La Junta descarta el traslado tras intervenir en el edificio en verano

El delegado de Educación, Germán González, ha descartado el traslado de la sede de la Escuela de Idiomas. Y ha recordado que, según se acordó con el claustro de profesores, este verano se acometieron intervenciones consistentes en asegurar el acceso a Internet, pequeñas obras de reordenación de espacios y la biblioteca. Respecto a la realización de futuras mejoras, como el cierre de los porches para habilitar aulas y aumentar la oferta, González explica que lo primero es que haya presupuesto, para lo que fija el horizonte de «antes de que acabe la legislatura». También se ha mostrado dispuesto a reunirse con Subdelegación, «de quien es competencia el tema de la seguridad».

Fotos

Vídeos