Ideal

Antonio Cruz: "Quiero que mi obra llegue al lector, que se emocione"

Antonio Cruz: "Quiero que mi obra llegue al lector, que se emocione"
  • Tras 27 años como profesor en la Sagrada Familia, Antonio Cruz se lanza al mundo literario con una novela que toca, que rasga el corazón

Transmite mucho en la cercanía. Reconoce que es de lágrima fácil y muestra un mundo lleno de sentimiento en su primera novela, ‘La sed del corazón’, de la que afirma escribió por que le fluían las ideas, y para cerrar una etapa de su vida familiar y persona. Antonio Cruz, profesor de primaria en la SAFA de Alcalá la Real se estrena como escritor a lo grande. El próximo 20 de junio presentará su obra en el Palacete de la Hilandera de Alcalá la Real.

–¿Qué es ‘La sed del corazón?

– Es la necesidad que todos tenemos de que alguien nos quiera, de buscar nuestras propias raíces.

- ¿ Cuál es la idea principal de la obra?

- La idea principal es la muerte de un hijo. Hay dos cuestiones importantes en el libro; la primera parte es que en mi familia al principio de la guerra, un hermano de mi madre salió a juguetear por loas trincheras que había en la calle y le dispararon. Eso siempre había quedado enmarcado en mi casa. La segunda parte es que mi primer apellido es Cruz, y recuerdo que de pequeño, estando en la SAFA en Baena, el profesor de Geografía e Historia nos hablaba de que a los huérfanos los apellidos más comunes que se les colocaba eran Expósito, Cruz y España. Eso me dejó un poco intrigando el saber de donde prevenía mi apellido, y cuando me surgió la historia, pues aproveché para poner de relieve aquel problema que tuvimos en la familia con esta inquietud mía y cerrar esta etapa.

- ¿Podríamos decir que es una obra de carácter autobiográfico?

- Si pero ennovelecida. Tampoco ocurrió la muerte de mi tío como se redacta en el libro aunque el hecho principal sea ese. En cualquier libro el autor que diga que no hay cosas suyas miente; en torno a una cuarta parte son experiencias propias, otra cosa es que tu como autor no quieras dar el nombre, lo ennoveleces, le quitas matices....

- ‘La sed del corazón’ araña profundamente.

- Si lo araña, incluso escarba dentro. Es muy duro. La muerte de un hijo, el dolor de una madre. La duda de la adopción, la emigración, la guerra civil... Es un libro en el que predomina el dolor más que la alegría como tal. Toca muchos palos pero levemente, porque mi idea no era profundizar en esos detalles, mi intención total es que el lector sienta algo cuando lo leas.

- ¿Qué le gustaría que le dijese alguien que ha leído su libro?

- Que le ha emocionado. Es difícil mantener la emoción, la tensión en todas las páginas, pero pretendo que ‘La sed del corazón’ emocione a quien lo lea. Cuando lo llevé a la editorial, Pilar Sánchez, la dueña de Dauro me preguntó lo mismo, y mi respuesta fue la misma.

La segunda novela

- ¿Eres una persona muy sentimental’

- Pues si, yo soy de lágrima fácil. Me emocionan muchas cosa

- ¿La segunda novela?

- Si, en ello estoy. Esta si tiene estructura, con tres temas claros; un niño especial, una madre que sufre tratos vejatorios por su marido; una historia de amor entre una profesora y el chófer del transporte escolar; y la historia del abuelo. El niño es el que le va a da vida a los demás personajes. Juego con los sentimientos pero menos que con la primera.

-Como profesor, ¿le intentas transmitir ese amor por la lectura a sus alumnos?

- Si. Nosotros leemos mucho en clase, al menos un par de libros mensuales.

- ¿Pretende ser un profe que deje huella? Cómo le gustaría que le recordasen sus alumnos?

- Si claro, pero esto es como todo. Si que me gustaría que me recordasen como un profesor que ha luchado por ellos.

- ¿Cómo es Antonio Cruz como persona?

- Muy tranquilo, no me suelo alterar a no ser que me toquen las narices mucho. Tengo mucha paciencia, intento quitar antes de poner. Me gusta mucho leer, el fútbol, correr, mis palomos, el negocio de mis padres...

- ¿Eres maestro por vocación?

. Yo nunca me había propuesto estudiar nada, era más por mi padre que por mí. La primera idea de estudiar era psicología. Tengo un tío que es jesuita, me propuso que estudiara en Úbeda magisterio y como me daba igual pues me fui allí. Terminé la carrera y me vine aquí, trabajé en la residencia escolar y después en primaria, que es donde estoy ahora. Y estando aquí, con el paso del tiempo descubrí que me gustaba ser profesor.