«Nuestra única función es que llegue el tren pero estamos dispuestos a ayudar con el soterramiento siempre que sea razonable»

Íñigo de la Serna recibió ayer a IDEAL en la estación de Antequera./ALFREDO AGUILAR
Íñigo de la Serna recibió ayer a IDEAL en la estación de Antequera. / ALFREDO AGUILAR

Íñigo de la Serna, ministro de Fomento | «Lo que no haré, por mucho que me fuercen, es ir a la Agencia de Seguridad Ferroviaria y decirle que se salte alguno de los pasos para reducir los plazos» de las pruebas

Quico Chirino
QUICO CHIRINOAntequera

Íñigo de la Serna se baja en la estación de Santa Ana de un Altaria a las 18.07, con algunos minutos de retraso. Eso con los 'ave' se supone que no pasa. Por la mañana ha acudido al consejo de ministros y otras reuniones oficiales y sobre la marcha regresará a Madrid, apenas una hora más tarde. El esfuerzo está justificado para asistir la escenificación del fin de las obras del AVE de Granada. La cita es en Antequera. En el andén, el alcalde granadino, Paco Cuenca, se adelanta para saludarle: «Me gustaría haberle recibido en mi ciudad». De la Serna le estrecha la mano y sigue el paso sin replicar. No hay mucho 'feeling'.

-El sexto ministro que pasa por las obras del AVE de Granada y el único que cumple un plazo. ¿Suerte o la excepción que confirma la regla?

-Es una cuestión circunstancial, nos tocaba entrar en una fase definitiva. Es cierto que quedan unas obras complementarias para acabar la ejecución global, pero no condicionan las pruebas. El 'tren laboratorio' ha hecho -por ayer- el circuito completo de ida y vuelta. No suele ser lo habitual.

-Entre esas tareas pendientes, ¿están resueltos todos los modificados? ¿Está la vía electrificada entera?

-Nos queda la parte de la vía del apartado de Loja, con el andén y el paso inferior; la pasarela peatonal de San Francisco; equipos de ventilación en túneles; refuerzo de erosión de algunos taludes; urbanización en el entorno de la estación; equipamientos de estaciones y centros de viajes en Granada... Pero ya iniciamos la primera parte obligatoria de las pruebas, de auscultación de la vía y condiciones de la plataforma.

-Pero las pruebas que han empezado tendrán un calendario...

-Hoy la pregunta del millón es cuándo va a empezar a funcionar el tren.

-No se la he hecho todavía...

-Como la doy por segura, mi contestación será la misma que en cualquier otro sitio. Hay una parte que le corresponde a Renfe y Adif. No se puede cuantificar, no tenemos la certeza de que se vayan a ir cubriendo todas las fases con éxito, son decenas y decenas de pruebas. Luego está la parte de los tecnólogos. Están las pruebas de la catenaria, que se hacen con posterioridad. A diferencia de las obras, aquí los protocolos no permiten simultanear todos los trabajos. Y después quedará la formación de los maquinistas. ¿Por qué no se forman antes? Pues porque solo cuando hay un porcentaje elevado certificado por la Agencia de Seguridad Ferroviaria es cuando se permite entrar al personal para recibir la formación y tiene que hacerse en estas vías. Conclusión: es un plazo que lleva bastantes meses.

-Pero habrá un margen aproximado. Un plazo que se haya manejado en circunstancias similares...

-No hay un plazo establecido y no voy a adelantar ninguno. Entiendo la preocupación. Vengo de una tierra -ha sido alcalde de Santander- en la que tenemos poca conectividad con el centro. La situación de Granada es excepcional. Lo que me comprometo es a acortar los plazos al mínimo posible en las fases que correspondan al ministerio.

-Y hasta que esto no suceda, ¿no circulará ningún tren comercial? ¿De ningún tipo?

-La puesta en marcha se hace de una sola vez. Nuestra previsión es que haya cuatro servicios a Madrid. Los tiempos que hemos dado de referencia, Madrid-Granada en torno a tres horas, todavía se pueden rebajar más. Hemos adjudicado el 29 de noviembre la redacción del proyecto para el 'bypass' de Almodóvar del Río, con un plazo de 12 meses. En el momento en que estemos con el 'bypass' los tiempos se acortarán. En concreto, el trayecto Sevilla-Granada pasará de tres horas y siete minutos a una hora y cuarenta y cinco.

-Ha dado un paso más con el anuncio para la elaboración del estudio informativo de la integración del ferrocarril en el capital: el soterramiento. ¿Hay líneas rojas en esa segunda fase?

-Lo que se vaya a hacer tiene que ser algo con criterio de eficiencia y sostenibilidad; olvidarnos de aquellos proyectos del pasado que han conducido a muchas ciudades a la frustración. Yo firmé uno con José Blanco para una integración de 670 millones en la mía y ahora hablamos de una integración de 188 millones. Lo que haya que hacer hay que hacerlo con unos buenos estudios de mercado, conociendo cuáles son las plusvalías reales, sin hacernos trampas a nosotros mismos y con un criterio de racionalidad. La única función del ministerio es que llegue el tren. Cualquier otra acción de integración en la ciudad depende del Ayuntamiento y de la comunidad autónoma. En principio, no estamos con un interés ferroviario de acometer estos procesos pero sí estamos dispuestos a ayudar siempre que vayamos a soluciones que sean razonables.

-Se han producido algunas críticas a que esta convocatoria sea en Antequera y no en Granada. ¿Por qué no ha sido en Granada?

-¿Por qué no se puede hacer en Antequera? Los vecinos de Antequera merecen el mismo respeto que los de Granada. A Granada ya he ido y a Antequera es la primera vez que vengo. Estoy encantado de ir a Granada las veces necesarias pero no entiendo por qué oponerse a que Antequera sea el centro de visita para iniciar la circulación en pruebas.

-Lo que pasa es que la que lleva casi mil días sin tren es Granada...

-Son polémicas estériles, salvo que uno tenga muchas ganas de polemizar. He invitado al alcalde de Granada a que participe y si encima sirve para que vuelva a arremeter contra este ministro... ¿qué quiere que le haga? Le estoy tratando con el máximo respeto y educación pero no consigo que esa actitud sea recíproca.

-Se termina simbólicamente ese aislamiento...

-(Interrumpe) Quiero ser muy sincero: hoy no se lleva a cabo ningún fin del aislamiento ferroviario, entramos en una fase muy importante, pero no es el fin del proceso. Ya me gustaría montar hoy en un tren comercial, pero eso no es posible ni lo va a ser en los próximos meses. Hemos hecho un gran esfuerzo.

-Reconociendo esa tarea, también en las decisiones anteriores alguien consideró que había que cortar el tráfico ferroviario en abril de 2015. También alguien debería dar una explicación...

-Desconozco cuáles fueron las motivaciones, que seguro que las hubo, pero no puedo opinar porque no las sé. En 2017 hemos sacado cerca de 11 expedientes relacionados con esta obra, entre modificados, complementarios... estamos ante una inversión de 1.652 millones de euros. Muchas ciudades en España todavía están muy lejos de que les llegue la Alta Velocidad. Me gustaría que no se haga política sobre la fase de pruebas. Lo que yo no voy a hacer, por mucho que me fuercen, es ir a la Agencia de Seguridad Ferroviaria y decirle que se salte alguno de los pasos que tiene que dar para reducir los plazos.

-¿La próxima vez que visite Granada vendrá en tren?

-Nunca se sabe porque puede que vaya la semana que viene. Granada es una tierra maravillosa y la visitaría todas la semanas.

-Para reunirse con el alcalde...

-Tengo mucho respeto institucional por todo el mundo. Con unos tengo más suerte y con otros menos. Tengo una buena relación con el 99,9% de los alcaldes de todos los signos. Voy a hacer un esfuerzo para que mi suerte cambie con el de Granada.

Fotos

Vídeos