Tiempo de purificación e iluminación

El párroco de Lanjarón inicia la Cuaresma con una misa y la imposición de las cenizas

El párroco de Lanjarón, Antonio Jesús Heredia Cortés, al pie del altar mayor con el recipiente de las cenizas que ayer Miércoles de Ceniza fueron impuestas en la frente de los fieles, y junto a la imagen del Corazón de Jesús que durante 40 días estará colocada en este lugar./Rafael Vílchez
El párroco de Lanjarón, Antonio Jesús Heredia Cortés, al pie del altar mayor con el recipiente de las cenizas que ayer Miércoles de Ceniza fueron impuestas en la frente de los fieles, y junto a la imagen del Corazón de Jesús que durante 40 días estará colocada en este lugar. / Rafael Vílchez
RAFAEL VÍLCHEZLANJARÓN

El sacerdote titular de la iglesia de Lanjarón, Antonio Jesús Heredia Cortés, celebró la santa misa cantada el Miércoles de Ceniza con motivo del inicio de la Cuaresma. Durante la liturgia tuvo lugar la imposición de las cenizas en la frente de los fieles “para recordar que nuestra vida en la tierra es pasajera y que nuestra vida definitiva se encuentra en el Cielo”. El alcalde de Lanjarón, Eric Escobedo, también asistió a la santa misa.

Según Heredia Cortés “la Cuaresma es un tiempo de oración, penitencia y ayuno. Cuarenta días que la Iglesia marca la conversión del corazón. La Iglesia invita durante cuarenta días a vivir el tiempo de Cuaresma para preparar el corazón de la vida cristiana y celebrar la pasión, muerte y resurrección de nuestro Señor Jesucristo. Y para ello, durante cuarenta días nos vamos preparando y existen tres claves que nos dan: ayuno, oración y limosna, que son tres maneras de poder vivir el tiempo de Cuaresma para prepararnos para vivir la Semana Santa”.

El párroco de Lanjarón siguió diciendo que “con la celebración de la santa misa el Miércoles de Ceniza hemos iniciado el camino cuaresmal este año acogidos con la mirada del Sagrado Corazón de Jesús, ese corazón abierto que nos ayuda a amar al mundo como Jesús lo amó. Y la ceniza nos recuerda que no somos nada y que al final todos los seres humanos se convertirán en polvo. Muchas veces las personas nos creemos que somos importantes, lo tenemos todo y nos creemos superiores a los demás y la Cuaresma y la ceniza nos invitan a saber que todos somos iguales y que estamos aquí de paso para construir un mundo de iguales para hombres y mujeres en igualdad de derechos y condiciones”.

En otro orden de cosas, Antonio Jesús Heredia Cortés (con raíces en Lanjarón y Órgiva) dijo que “seguramente el Semana Santa voy a presentar en Lanjarón mi segundo libro, que todavía carece de título, compuesto por pensamientos, poemas, valores del reino de Dios… El dinero que se recaude con la venta de los libros se destinará también a la reparación del suelo del templo parroquial de Lanjarón. Los dos meses que estará en obras la iglesia (desde mediados de mayo a mediados de julio) las celebraciones eucarísticas serán en la Casa de las Hijas de la Caridad”.

El entrañable y admirable Antonio Jesús Heredia Cortés es un sacerdote integrado en la comunidad social y civil de Lanjarón. Es un hombre cercano que escucha y aconseja. Este pastor de la iglesia de Lanjarón tiene entrañas de misericordia y muestra ternura y compasión por los enfermos y ancianos. Es un ser piadoso de recogimiento interior y preocupado por los que más padecen y sufren, entre otras buenas y eficaces cosas.

Fotos

Vídeos