Soportújar instala una estatua de una bruja de siete toneladas de peso y tres metros de altura como reclamo turístico

El municipio celebra a lo largo de esta semana su IX Feria del Embrujo y sus fiestas de San Roque

RAFAEL VÍLCHEZSOPORTÚJAR

Soportújar ya posee a la entrada del pueblo, frente a la ‘Fuente de San Antonio’, otro reclamo turístico relacionado con la brujería: una enorme hechicera de más siete toneladas de peso y más de tres metros de altura elaborada por el escultor José Vera. El jueves, día 9 de este mes, se celebrará la ‘Noche de Brujas’, el concurso de disfraces, la queimada ritualizada para todo el público, el baile y la batucada de brujos africanos y hechiceros.

Aquelarres, voces corajudas, visiones, oráculos, curanderismo, hipnosis, quiromancia, telepatía, magos, bebedizos mágicos, afrodisíacos, ensalmadores, cartas, hechiceros, velas, calaveras y muchas más cosas. Soportújar celebra en estos días su IX Feria del Embrujo, creada por el alcalde José Antonio Martín para promocionar su pueblo alpujarreño. Centenares de personas venidas de fuera, la mayoría disfrazadas de brujas y brujos, se divierten un año más en este original, misterioso y llamativo evento que persigue la promoción del municipio y el divertimento.

La IX Feria del Embrujo comenzó el pasado el lunes día 7 de y finalizará el viernes día 11. El programa de actos y encuentros es muy amplio. Por ejemplo, el jueves día 10 se celebrará la ‘Noche de Brujas’, un concurso de disfraces, el apagón de luz, la presentación de la feria a cargo del alcalde, la degustación de queimada realizada por varios vecinos de Dúrcal, la batucada de brujos africanos y hechiceros, la velada musical con la Orquesta Amadeus, entre otras cosas. El viernes por la noche el grupo de teatro de mujeres de Soportújar pondrá en escena la obra ‘Quien te ha dado’. Como sucede cada año, miembros de la Guardia Civil de la Alpujarra y de Tráfico y Protección Civil de otros lugares colaborarán en la organización y labores de vigilancia de este evento que atrae a millares de personas.

Finalizada la Feria del Embrujo, tendrá lugar en Soportújar las fiestas patronales en honor a San Roque, el sábado y el domingo. Habrá también mucha marcha, dianas, misa, conciertos, deportes, procesión (el sábado por la tarde) veladas musicales, actividades para los más pequeños, entre otras cosas.

Hace muchos años a los hechiceros y ensalmadores de Soportújar se les rendía culto. Aquelarres, cercos mágicos, bebedizos… todo proliferaba al amparo de la ignorancia, cuevas, eras comunales y sombras nocturnas. Y no era sólo Soportújar el refugio de plebeyos. El propio Alfonso I ‘El Batallador’ confiaba en agüeros y adivinadores. Se dice también que Alfonso VI, antes de emprender la batalla de Zalaca, consultaba a rabinos para que le interpretaran sus sueños. Dicen que en Lanjarón también se le prestó culto a la brujería, principalmente, en el Tajo Colorado.

Varios siglos después Soportújar celebra la Feria del Embrujo para dar a conocer sus tiempos de brujería y promocionar el pueblo que estuvo muy relacionado con los hechiceros. La localidad de Soportújar es más visitada desde hace unos años gracias a la Feria del Embrujo y a los reclamos turísticos que ha puesto en marcha el Ayuntamiento como son: la Cueva del Ojo de la Bruja, el Centro Temático de la Brujería, la Era de los Aquelarres, la Caseta de las Brujas, la Fuente de las Brujas… El alcalde de Soportújar no para y cada año aporta más cosas en el casco urbano de su pueblo para rendir culto a la brujería. Gracias a su iniciativa y al apoyo del pueblo, la Junta, la Diputación y el Parque Protegido de Sierra Nevada, el pueblo de Soportújar es más visitado y conocido dentro y fuera de España.

Según el alcalde de Soportújar "la Feria del Embrujo para mi pueblo no es una fiesta más, sino que es la punta de lanza y más visible de un proyecto económico y turístico que cada año está ganando en calidad, que atrae cada día mayor cantidad de visitantes e inversiones que están ayudando a desarrollar nuestro municipio, generando empleo al mismo tiempo que mejoramos nuestras infraestructuras turísticas y en general nuestro municipio alpujarreño", terminó diciendo

La creencia en la existencia de brujas, es decir, en mujeres a las que se creía dotadas con medios extraordinarios para hacer pactos con el diablo, tener relaciones con él y gozar de poderes ocultos, dominó en Europa, principalmente en España, Alemania, Francia e Italia, desde el siglo XIII al XVII, aunque en otros países como Inglaterra e Irlanda, también vivieron intensas jornadas de procesos de brujería. Las brujas, realmente, tienen sus precedentes en las lamias de la antigua Grecia, las magas de Tesalia, las hechiceras de Roma y las striges de los latinos, francos y germanos. Desde 2015 Soportújar conservará el embrujo durante medio siglo en una cápsula del tiempo introducida en la pared de muro junto a la fuente de la Plaza de la Iglesia.

Merece la pena visitar Soportújar en cualquier época del año porque tiene mucho encanto. En el ‘Bar del Correillo’ y en el ‘Bar Romero’ se pueden saborear riquísimas tapas caseras con puro sabor alpujarreño y excelentes caldos de la Sierra de la Contraviesa y otras zonas. El ambiente es cercano, como en los tiempos de antes. Soportújar se encuentra situado a 945 metros de altitud sobre el nivel del mar. En su término municipal existe un interesante parque forestal situado en el Parque Protegido de Sierra Nevada. En 1950 Soportújar tenía una población de 837 habitantes. En 1975 apenas superaba las 200 y en 2016, hace un año, tenía 277 almas.

Existe la creencia que Soportújar, el pueblo tranquilo de los soportales y pasadizos y de la buena gente, ya estaba poblado en tiempos de los romanos. Siglos más tarde, tras la expulsión de los moriscos, el Rey Felipe II entregó Soportújar a 27 familias cristianas traídas de otras regiones españolas a las que les otorgaron la titularidad pública de casi todo el término municipal, que pasó a pertenecer al común de los vecinos.

Fotos

Vídeos