Sillar Baja, el pueblo sin cobertura

Un lugar idílico para quien busca desconectar pero un auténtico problema para quien tiene que estar conectado

JORGE PASTOR