«La Semana Santa y las fiestas del Corpus Christi se librarán de lluvia»

El exboticario se ha convertido en todo un referente del tiempo en Granada. / A. ARENAS

Antonio Baquero, tras el seguimiento de las cabañuelas y la luna de octubre, vaticina un 2018 «de vientos y precipitaciones varias»

ANTONIO ARENASGranada

Fiel a su cita con IDEAL, el farmacéutico y cabañuelista (exboticario del Camino Bajo de Huétor), Antonio Baquero Olmos, brinda sus pronósticos para el 2018. Predicciones que son fruto de sus observaciones de las cabañuelas directas y retorneras de agosto de 2017 que ha refrendado con la observación de la luna de octubre, de ahí que sus vaticinios se demoren respecto a los de otros cabañuelistas. «La luna de octubre ha tenido este año una especial influencia, ya que ha marcado agua en la mitad de sus cuartos y ha modificado incluso los pronósticos que dieron las cabañuelas de 2016 para este año. De tal forma que las lluvias caídas en noviembre y diciembre de 2017 no estaban previstas. Las ha marcado la luna de octubre de 2017, pues como dice el refrán «la luna de octubre siete lunas cubre y si llueve, cubre nueve».

Un invierno y primavera con agua y vientos

Un resumen general de Antonio Baquero Olmos apunta que 2018 tiene toda la pinta de ser un año de vientos y precipitaciones varias. Los meteoros, como fenómeno natural, ya sean de vientos, arena, agua, granizo, nieve, etc. nos harán su visita de una forma u otra todos los meses del año. La nieve se limitará los tres primeros y a los dos últimos meses de 2018. Tendremos un invierno y una primavera lluviosa y ventosa en general, aunque la Semana Santa y las Fiestas del Corpus Christi se librarán de lluvias, no así de los vientos. En verano será inestable con vientos y precipitaciones varias y el otoño ventoso y algo tormentoso.

Así mismo afirma que la sequía severa está condicionada por el año 2022 (según la alternancia de siete años más secos seguidos de siete años más húmedos). «Ahora estamos en un ciclo húmedo, que finaliza en el año 2021. Pienso que estos años que hemos pasado aparentemente secos, nos tienen que servir como ensayo para prepararnos y que los gobiernos tomen las medidas oportunas y aconsejen actuaciones. Habría que pensar seriamente que la cantidad de agua que llegue al mar sea la mínima y que el agua que recogemos en España se reparta por todo su territorio, utilizando las obras de ingeniería. El agua es de todos los españoles y de esta forma, España podría ser un vergel».

Intervención humana

También indica que este año las nubes han acudido a su cita pero no han descargado. Cuando le interrogamos acerca del motivo, responde que «es una pregunta que tiene para mí dos respuestas: una la evolución climática y la otra, que puede ser debida a la intervención humana en busca de sus propios intereses. Sobre la posible actuación de avionetas espanta nubes, estoy haciendo un estudio en las hemerotecas de los periódicos. Parece ser que echan sales como el yoduro de plata o dióxido de plomo. Creo que en unos meses podré explicar qué y el porqué de estas actuaciones».

A Antonio Baquero acuden muchas personas para preguntarle sobre las previsiones del tiempo de cara a bodas, celebraciones o qué fecha es la más apropiada para recoger la aceituna. «Incluso un cantautor granadino me preguntó el tiempo que iba a hacer un día determinado, cuatro o cinco meses después, porque iba a dar un recital al aire libre. Por cierto, le dije que ese día no llovía, pero haría viento. Así fue». Afirma que las Cabañuelas son «una ciencia empírica que ha funcionado desde la antigüedad, sólo con la observación. Ahora hay instrumentos de medida del tiempo con los que no se puede ni debe competir. Debemos tomar las cabañuelas como una tradición con gracia y cariño, con pensamiento positivo y no buscando el fallo».

Fotos

Vídeos