5 cosas que no sabías del jamón de Trevélez y que te encantarán

5 cosas que no sabías del jamón de Trevélez y que te encantarán

Su elaboración se lleva a cabo bajo unas condiciones muy distintas a las que encontramos en cualquier otra fábrica de jamones y embutidos industriales

IDEAL.ES

El jamón de Trevélez es uno de los manjares más populares de la provincia de Granada, por su calidad y su gran sabor. Y es que su elaboración se lleva a cabo bajo unas condiciones muy distintas a las que encontramos en cualquier otra fábrica de jamones y embutidos industriales. Prueba de ello son estas 5 cosas que hacen del jamón de Trevélez un producto muy especial:

1. Los auténticos jamones de Trevélez se curan de forma tradicional con condiciones totalmente naturales, gracias a los 1.700 metros de altitud con los que cuenta el municipio de Trevélez, ubicado en la falda del Mulhacén, en pleno Parque Natural de Sierra Nevada. Se trata de la villa más alta de España.

2. Un proceso tradicional que se lleva a cabo ya desde los orígenes del jamón de Trevélez, que algunos expertos sitúan en torno al año 1862, cuando la Reina Isabel II otorgó el privilegio de estampar el sello real en los jamones elaborados en Trevélez.

3. Sólo los jamones amparados por la IGP (Indicación Geográfica Protegida), concedida en el año 2005, pueden hacer uso del nombre “Jamón de Trevélez”.

4. Los jamones de Trevélez son de capa blanca, conservan la piel completa, y provienen de cerdos de las razas Landrace, Large-White y Duroc-Jersey, que se alimentan a base de piensos vegetales.

5. El periodo de curación oscila entre los 14 meses y los 24 y el proceso es totalmente artesanal y natural, puesto que no se emplean conservantes nítricos.

Fotos

Vídeos