TOC, la puerta falsa de la mente

Un centro de Monachil, referencia mundial para tratar este trastorno mental | Unos 60 afectados reciben terapia en las instalaciones de TOC Granada, que desarrolla las técnicas más punteras

Afectada de TOC se enfrenta virtualmente a sus miedos en el Centro Sanitario y Clínico de TOC Granada. / JORGE PASTOR
JORGE PASTORGranada

La historia comienza en 2001. Aurelio conoce el diagnóstico de su hijo: trastorno obsesivo convulsivo (TOC). «A partir de ese momento paso once años recorriendo España para encontrar un recurso para su recuperación, y realmente sólo encuentro sufrimiento y soledad; sólo dinero y clínicas a razón de diez mil euros al mes», recuerda contrito. Mientras tanto, mientras visitaba a médicos famosos, en 2005 Aurelio tomó la decisión de formarse en TOC. En 2012, cuando ya se consideraba preparado, José Carlos, su hijo, falleció. «Me quedé vacío, muerto sin estarlo». Aurelio López, empresario, necesitaba ilusionarse. «¿Por qué no crear en Monachil lo que no hallé para José Carlos y así ayudar a otros como él?», se preguntó. Y así comienza en solitario la Asociación TOC Granada. En principio, acogiendo a pacientes que se alojaban en su propio domicilio. Y en 2014, en unión con otros afectados. Ese año compró unos locales de 300 metros cuadrados en la calle Madrid para poner en marcha el Centro Sanitario y Clínico y posteriormente, en 2015, abrió la casa de campo para personas con TOC, con depresión y no totalmente funcionales, que necesitaban estar entre compañeros, psicólogos y terapeutas ocupacionales. Catorce habitaciones donde todos son especialistas en TOC, desde el cocinero hasta el recepcionista. «Nuestro buque insignia es la terapia integral intensiva para el TOC», comenta Aurelio, para lo cual se fijó en el 'modelo Minessota' que se emplea, por ejemplo, para los alcohólicos, «que sufren una adicción que también es obsesiva, como el TOC». Por una parte, terapias de seis horas semanales. Por otra, más de treinta talleres. Entre ellos, motivación, control de la ansiedad, habilidades sociales y equinoterapia. Y por último, la ayuda mutua constante de todo el grupo que reside en TOC Granada. «No es lo mismo estar solo que con veinte compañeros», asegura Aurelio. «Salen juntos, van juntos al cine o a la discoteca... no están aislados en su casa», agrega. El elemento clave es el cariño. Según Aurelio, «nada de esto sería posible sin cariño, mucho cariño».

Más información

De forma paralela, TOC Granada desarrolla otras muchas actividades como la defensa en los juzgados de los derechos laborales de los trabajadores con TOC o la impartición de charlas informativas para luchar contra los estigmas de esta patología de la mente. Aunque el gran evento es la organización anual de la reunión nacional de enfermos y familiares de TOC. La próxima será el 3 de febrero de 2018. En Granada se darán cita expertos internacionales como la canadiense Christine Purdon. A esta cita, que ya va por la sexta edición, la única de estas características que se celebra en el mundo basada exclusivamente en el TOC, asisten unas cuatrocientas personas. En el programa figuran testimonios de recuperados de TOC como ejercicio de motivación. Y es que más allá del ejemplo de Monachil y TOC Granada, Aurelio López afirma que en España falta una malla asociativa más amplia. De ahí que la estrategia en este cónclave se base en juntar a los que provienen de la misma comunidad autónoma, a fin de propiciar círculos de amistad y la creación de futuras asociaciones.

Entre las últimas iniciativas promovidas por TOC Granada, la firma de un convenio de colaboración con el Teléfono de la Esperanza. Un acuerdo que permite disponer de treinta y un locales en otras tantas ciudades de España para que todos esos grupos tengan un lugar donde reunirse. Además, se ha previsto la celebración de cursos para la formación en TOC del personal del Teléfono de la Esperanza y los voluntarios.

Otra de las terapias se basa en el distanciamiento con figuras.
Otra de las terapias se basa en el distanciamiento con figuras. / JORGE PASTOR

En honor a mi hijo

«Mi dinero me lo he gastado aquí, en honor a mi hijo», dice Aurelio, quien se muestra más que satisfecho con la evolución de TOC Granada en estos últimos tres años. Las cifras son abrumadoras. Hoy día hay sesenta TOC recibiendo terapias en Granada gracias a un plantel de veintiséis especialistas y voluntarios. Todo este entramado es sustentado por trescientos socios. Respecto a la potencial actividad asistencial, el pasado 2016 recibieron un total de 9.000 llamadas en las dos líneas que tienen disponibles y 6.000 correos electrónicos. En los dos últimos años han computado 150.000 accesos a sus webs. Grandes magnitudes que evidencian que el TOC no es, precisamente, ninguna anécdota. Se estima que en España hay unos 450.000 afectados.

«Su presupuesto es mil veces superior al corto, pero tenemos mil veces más corazón que ellos»

Todo evidencia, a juicio de Aurelio López, «la enorme necesidad de crear unidades de TOC públicas y de profundizar en su conocimiento e investigación. «Por todo ello, hago un llamamiento a los responsables de salud mental de las comunidades autónomas». «Todos unidos podemos hacer que los TOC tengan un día a día más funcional y sobre todo que sean más felices», comenta Aurelio, quien agrega que el factor emocional es fundamental a la hora del abordaje. De hecho, más allá de los conocimientos y la experiencia, una de las cuestiones que más pesa en la selección de los psicólogos de TOC Granada es precisamente éste, el corazón.

TOC Granada, que fija sus tarifas en función de la capacidad adquisitiva de los usuarios -desde la gratuidad hasta los 34 euros por hora-, ofrece tratamientos únicos en el mundo. Uno de ellos consiste en la exposición virtual a los propios miedos, monitorizando las respuestas a través de un sistema de sensores que aporta datos como la frecuencia cardiaca. Después la experiencia se llevará al plano real. Otra de las técnicas se basa en el distanciamiento con figuras que diferencia al TOC con sus pensamientos normales del TOC con sus pensamientos erróneos y que originan un sentimiento de culpabilidad. Para ello se les presenta un millar de caras y debe reconocer con cuál se siente identificada. Se clona la foto y se adapta en un maniquí para llevar a cabo 'caras a caras'.

«El paciente es consciente de su TOC y sufre mucho»

El Trastorno Obsesivo Compulsivo (TOC) es falsos mensajes, pensamientos o sensaciones que se mandan desde el cerebro. Al ser repetitivos e intrusivos generan dudas, miedos y ansiedades. El paciente es consciente de ello. «Por eso sufre mucho», explica Aurelio López, presidente de TOC Granada, con sede en Monachil. «Para aliviarse -comenta- realizan una serie de rituales tanto físicos como mentales». De ahí vienen los estigmas que se generan en gran parte de la sociedad. Respecto a las 'manías', no son estandarizadas. Cada TOC desarrolla algunas propias, lo que en ultima instancia complica el diagnóstico de la enfermedad.

Fotos

Vídeos