Un proyecto piloto en Granada pretende mejorar la calidad de las aguas subterráneas para su consumo

La Diputación de Granada impulsa esta iniciativa, que supone una inversión de casi un millón de euros y que cuenta con el respaldo de la Unión Europea a través del Programa LIFE

EFEGRANADA

Un proyecto piloto impulsado por la Diputación de Granada junto a las Universidades de Granada, Aalto de Finlandia y la empresa Construcciones Otero pretende mejorar el tratamiento de las aguas subterráneas destinadas al consumo humano de la localidad de Torre Cardela.

El objetivo de esta iniciativa, denominada "Ecogranularwater", es solucionar problemas ambientales como la presencia de nitratos u otros compuestos orgánicos en los acuíferos.

El proyecto se presentó en septiembre de 2016 en la convocatoria de proyectos LIFE 2016, enmarcado en el área prioritaria "Medio Ambiente y eficiencia en el uso de los Recursos", en la temática específica de "Industria del agua", donde están proyectos que desarrollan tecnologías para el tratamiento del agua de consumo humano.

El pasado 29 de mayo de 2017 se firmó el acuerdo de subvención entre la Diputación de Granada y la Comisión Europea, con un presupuesto total de 995.000 euros, de los cuales 546.113 euros serán aportados por la Unión Europea.

En la presentación del proyecto, la diputada de Asistencia a Municipios y Medio Ambiente, María Ángeles Blanco, ha destacado la importancia de mejorar la calidad del agua subterránea.

Asimismo, ha manifestado su apoyo a esta iniciativa que busca demostrar la viabilidad de una tecnología sostenible y de bajo coste, que dará la oportunidad de trasladarlo a otros pueblos de la comarca y de la provincia.

El proyecto se desarrollará como experiencia piloto en Torre Cardela, municipio de la comarca granadina de los Montes Orientales, donde según la alcaldesa, Concepción Moreno, existe un gran problema de nitratos en el agua del municipio con la que se abastece la población.

El agua apta para el consumo humano debe presentar una concentración de nitratos por debajo de los 50 miligramos por litro.

Para poder cumplir este límite máximo, muchos municipios, entre ellos Torre Cardela, utilizan sistemas de desnitrificación basados en la ósmosis inversa, algo que la alcaldesa ha calificado de "muy costoso" y que supone un rechazo de agua del 20 %, dato muy elevado teniendo en cuenta que este es un pueblo donde hay poca cantidad de agua.

La tecnología propuesta en el proyecto, que comenzó el 1 de septiembre de 2017 y concluye el 31 de octubre de 2020, está basada en la utilización de sistemas biológicos para la eliminación de nitratos, fosfatos y otros contaminantes del agua subterránea, algo en lo que trabajará durante todo el periodo el Instituto de Aguas de la Universidad de Granada.

Se espera que el coste energético se reduzca en un 70 % y el de mantenimiento en un 50 % respecto a los sistemas utilizados actualmente.

El proyecto integra acciones como el diseño y la instalación de la planta piloto de tratamiento del agua subterránea, con acciones de seguimiento y análisis, que permitirán demostrar el adecuado funcionamiento de la misma y el alcance de los objetivos planteados.

Está previsto también un amplio plan de comunicación y difusión del proyecto y sus resultados, así como actuaciones de promoción de la replicabilidad de la tecnología en otros territorios a nivel europeo que presentan problemas de contaminación del agua por nitratos y otros compuestos.

Fotos

Vídeos