Pinos Genil solicita ser declarada zona catastrófica por los efectos de la lluvia

Máquinas de la Diputación retiraron ayer tierras y piedras desprendidas de la ladera colindante con la carretera de Güéjar. /Alfredo Aguilar
Máquinas de la Diputación retiraron ayer tierras y piedras desprendidas de la ladera colindante con la carretera de Güéjar. / Alfredo Aguilar

Hay caminos cortados, viviendas amenazadas por la caída de rocas o por el deslizamiento de laderas, entre otros desperfectos

José Ramón Villalba
JOSÉ RAMÓN VILLALBAGRANADA

Las lluvias caídas en la provincia de Granada en los dos últimos meses han generado bastantes problemas en el municipio de Pinos Genil, sobre todo desde el pasado 17 de marzo cuando empezaron a registrarse deslizamientos de piedras y tierra de la ladera que corre paralela a la carretera que une Pinos Genil con Güéjar Sierra. Desde entonces hay caminos cortados en el núcleo urbano, con rocas como muestra la imagen de la derecha que se han quedado al filo de caer en el interior de una casa, o deslizamientos de laderas que amenazan con enterrar otro grupo de viviendas en la calle Estacada del Maestro.

El Ayuntamiento de Pinos Genil celebró ayer un pleno extraordinario en el que se informó de las gestiones efectuadas para solicitar a la Subdelegación del Gobierno que se declare zona catastrófica tras los efectos provocados por la lluvia en el municipio. También han pedido a Diputación que efectúe un estudio de los daños generados por las inclemencias meteorológicas y que colabore en la subsanación de todos los desperfectos, así como a la Junta de Andalucía.

«Nosotros, desde el Ayuntamiento de Pinos Genil, acometeremos las primeras intervenciones en cuanto cesen las lluvias, pero estamos muy limitados, no tenemos medios suficientes. Por eso es necesario que se involucren todas las administraciones con urgencia», señaló ayer el alcalde de Pinos Genil, Gabriel Gómez Mesa. El primer edil también pidió que «no se haga uso partidista» de estos problemas surgidos en el municipio, porque es el momento de «que todos arrimemos el hombro», sentenció.

«Tenemos mucho miedo»

Ana Gema Cejudo es una de las vecinas afectadas por los daños colaterales originados por la lluvia. Concretamente, es la dueña de la vivienda de la fotografía de la izquierda, amenazada con la caída de piedras desprendidas de una ladera anexa. «N. Así estamos desde el pasado 17 de marzo y nadie ha hecho nada aún para solucionar este problema. Es una vergüenza. Pasamos mucho miedo porque cada ruido o cada movimiento de tierra que hay creemos que son las rocas que van a caer y estamos cada dos por tres saliendo asustados fuera para comprobar si ha ocurrido algo o no. Queremos una solución ya, antes de que ocurra cualquier desgracia», denuncia.

Según el alcalde del municipio, entre las prioridades más urgentes estaría la vivienda amenazada por la caída de rocas, otro grupo de casas que ya en 2013 sufrieron el deslizamiento de una ladera, y el acceso existente por el interior del pueblo hacia Güéjar Sierra.

Las máquinas de la Diputación estaban ayer retirando piedras y barro de la carretera que une Pinos Genil con Güéjar Sierra.

Fotos

Vídeos