Olivos de la edad de Cristo

Olivos de la edad de Cristo

En el municipio alpujarreño de Órgiva abundan los olivos milenarios del tiempo de los romanos

RAFAEL VÍLCHEZ

Han visto pasar reinados, guerras y culturas. Han aguantado heladas y seguías y sobrevivido a generaciones de hombres. Órgiva posee centenares de olivos milenarios en fincas de particulares. No existe en otro lugar tantos olivos tan longevos según los expertos. Más de 70 generaciones de familias le han sacado fruto a estos magníficos y gigantescos ejemplares. Existe una ruta en Órgiva para poder contemplar un gran número de olivos, algunos con unos troncos que superan los dos metros y medio de diámetro.

Dice una leyenda que cuando una persona se acerca a un olivo milenario lo primero que tiene que hacer es tocarlo con los brazos extendidos al máximo durante unos minutos para que le transmita una parte de su energía. La magnificencia de muchos árboles hizo a los seres humanos venerarlos. Los anillos de sus troncos señalan su edad y como ha sido el periodo que han vivido.

Un vecino de Órgiva, Antonio González Gómez, más conocido por ‘Antoñico el del Palomar’, posee en sus fincas olivos milenarios. <<Aquí en este paraje rural de Benizalte y en otras zonas de Órgiva existen olivos muy longevos. El olivo más grande que linda con mi cortijo pertenece a la familia Gonzales Robles y tiene 1.600 años de vida, según me dijeron unos expertos que vinieron por aquí varias veces para analizarlo y realizar unas comprobaciones en su laboratorio con varios trozos de cascara del troco. Yo también tengo olivos milenarios. A uno, el más grande, cuando tenía todo su ramaje le recogía cada año unos 400 kilogramos de aceituna de la variedad picual>>, señaló.

El olivo (olea europea) es un árbol que pertenece a la familia botánica Oleaceae, y dentro de esa familia es la única especie con fruto comestible. Ciertos historiadores indican que el olivo procede de Persia, otros creen que es del valle del Nilo, y otros del valle del Jordán. Sin embargo la mayoría de los entendidos en esta materia creen que procede de la antigua Mesopotamia. En la Península Ibérica se fechó la existencia del olivo desde tiempos prehistóricos, al encontrarse huesos de aceituna en los yacimientos neolíticos de El Garcel. Durante la dominación romana, Hispania tenía ya un considerable número de olivos dando fruto.

El cultivo del olivo en España se vio notoriamente incrementado especialmente en el Valle del Guadalquivir, durante los ocho siglos de civilización hispano-árabe. Los árabes introdujeron sus variedades en el sur de España e influyeron en la difusión del cultivo hasta el punto de que los vocablos castellanos de aceituna, aceite o acebuche, tienen raíz árabe. Por ejemplo, la palabra aceite proviene del árabe (al-zait) que significa jugo de aceituna. En la actualidad, el país del mundo que más olivos tiene es España seguido a gran distancia de Grecia e Italia.

En Órgiva abundan olivos de los tiempos de Cristo. La edad de estos árboles se refleja sobre todo en lo retorcido de sus troncos. En la ruta de los olivos de Órgiva se localizan ejemplares que tienen más de 2.000 años de vida. La ruta de los olivos centenarios de Órgiva se ha convertido en uno de los principales reclamos turísticos de la zona. El aceite de oliva que producen los olivos jóvenes y menos jóvenes de Órgiva es superior y de gran calidad.

Temas

Órgiva

Fotos

Vídeos